Retos   Fundación para la Diabetes

Kilian Meyer - La diabetes no es un freno para alcanzar su sueño

Compartir: 

Kilian Meyer tiene 16 años, vive en Barcelona y tiene diabetes tipo 1. Además, es piloto de automovilismo y compite tanto a nivel nacional como internacional. “A los 5 años me subí por primera vez en un kart y a los 7 ya estaba compitiendo en el campeonato de Cataluña. Ahí empezó todo. Una historia marcada por buenos y no tan buenos momentos, como todo en la vida”.

Kilian cuenta así su experiencia con la diabetes: “tras encontrarme mal unos días, me diagnosticaron diabetes tipo 1 en diciembre de 2015. Esto me obliga a medirme el nivel de glucosa varias veces al día y a pincharme insulina; sin embargo, estas situaciones las veo como retos y no como obstáculos”.

Desde la perspectiva de sus 16 años, afirma: “desde que me diagnosticaron diabetes no ha sido fácil adaptarme, pero cada día la entiendo y convivo mejor con ella”. Su objetivo en la vida es competir, lo que le ha llevado a lo alto del podio en 2018. Y la diabetes nunca ha sido un impedimento: “nunca he tenido que renunciar a nada en el mundo del automovilismo, aunque tengo claro que para alcanzar mi sueño de Fórmula 1 debo esforzarme el doble. A pesar de ello, no creo que haya que tener barreras ni impedimentos para conseguir lo que uno se proponga, aunque siempre hay momentos difíciles que se han de superar para llegar a tus metas. Me he impuesto límites a los hábitos alimenticios, pero ninguno relacionado con el deporte o con la vida en general”.

Estos límites forman parte de la rutina vital de Kilian, lo que ha terminado por convertirlo en un buen conocedor sobre cómo gestionar la diabetes. En este sentido, afirma: “en relación al deporte, intento hacer el máximo posible, pero también tengo que ir a la escuela, así que intento conseguir un equilibrio entre ambas actividades, para no descuidar ninguna”.  Y con respecto a la alimentación: “procuro comer lo más sano posible, lo que conlleva eliminar al máximo los alimentos con mayor cantidad de azúcar. Normalmente tomo dos piezas de fruta al día como mínimo y antes de hacer deporte suelo tomarme un batido para no tener ningún problema en la actividad”.

Pero Kilian no está solo en su aventura; su familia ha sido su gran apoyo, dentro y fuera de la pista: “mis padres me han ayudado mucho a lo largo de mi vida, pero en el campo profesional mi padre me ha ayudado más, ya que él también ama este deporte y comprende mejor los sacrificios que se deben hacer”.

Su reto para 2019 es conseguir el Campeonato de España de Fórmula 4, sin olvidarse de su formación, donde persigue el máximo posible. Kilian expresa así su meta: “me gustaría llegar a la máxima competición de automovilismo y es por lo que trabajo y lucho cada día. En 2018 ya tuve un primer acercamiento, compitiendo en tres Grandes Premios. Allí conseguí dos podios y tres cuartas plazas. Ahora el reto es mayor, no solo en lo deportivo, sino también en lo profesional”.

En una profesión tan arriesgada como la suya, no hay muchos pilotos con diabetes; Kilian conoce a uno que está en su misma situación y que acudió a él para consultarle las dudas que surgen de manera inevitable tras el diagnóstico: “estuvimos hablando, intercambiando ideas e intenté ayudarlo lo máximo posible”.

Desde la Fundación para la Diabetes, sentimos que ejemplos como el de Kilian son absolutamente necesarios para que las personas con diabetes, con independencia de su edad, sean capaces de adoptar las pautas, basadas en una vida saludable, que conducen al bienestar, evitando consecuencias negativas.

Kilian afirma que “vivir con diabetes me ha dado la oportunidad de desarrollar aptitudes como la autodisciplina, esfuerzo, dedicación y la capacidad de no rendirme jamás”.

Este futuro campeón de Fórmula 1 sabe que hay muchos niños que, al igual que él, conviven con la diabetes, y pensando en ellos, afirma: “el primer consejo que daría a niños con diabetes sería el de hacer deporte, ya que ayuda a tu bienestar y además consigue que te puedas pinchar menos. Además, les diría que no dejen de luchar por los sueños que tienen”.

Él está llegando al suyo a gran velocidad y ha demostrado que la diabetes puede ser una gran compañera de equipo.

 

Puedes conocer más sobre Kilian Meyer y seguir su carrera en el mundo de la Fórmula a través del siguiente enlace: https://www.kilianmeyer.com/