Prevención   Fundación para la Diabetes

Sunstar GUM: "Una mala higiene bucal puede provocar complicaciones en la diabetes"

Compartir: 

Actualmente, más de 442 millones de adultos en el mundo padecen diabetes*. En España, se diagnostican unas 1.000 personas al día. Con motivo del Día Internacional de la Diabetes, SUNSTAR GUM, especialista en salud bucodental, explica la relación existente entre diabetes y enfermedades de las encías. Las personas que viven con diabetes son de 1.5 a 3 veces más propensas a desarrollar las enfermedades de las encías y a la vez una mala salud oral puede derivar en complicaciones para los pacientes.

Actualmente, más de 442 millones de adultos en el mundo padecen diabetes*. En España, se diagnostican unas 1.000 personas al día. Con motivo del Día Internacional de la Diabetes, SUNSTAR GUM, especialista en salud bucodental, explica la relación existente entre diabetes y enfermedades de las encías. Las personas que viven con diabetes son de 1.5 a 3 veces más propensas a desarrollar las enfermedades de las encías y a la vez una mala salud oral puede derivar en complicaciones para los pacientes

 

Barcelona, 14 de noviembre de 2019. – La diabetes aumenta sin freno y hoy en día 1 de cada 11 personas la padecen, llegándose a registrar 442 millones de personas en el mundo, una cifra que se ha multiplicado por 4 desde 1990. En España, son más de 1.000 casos al día los que se detectan, unos 40.000 al año. Se calcula que cerca de la mitad de los afectados por diabetes no saben que la padecen. Estos datos cobran protagonismo hoy, Día Internacional de la Diabetes, y es que no seguir una adecuada rutina de higiene bucodental puede provocar enfermedades periodontales. Asimismo, estas pueden afectar a la salud sistémica.

La diabetes y las enfermedades periodontales (o enfermedades de las encías) son patologías inflamatorias muy comunes entre las personas y están íntimamente relacionadas. Las personas que viven con diabetes son de 1.5 a 3 veces más propensas a desarrollar enfermedades de las encías, una patología muy desconocida para la mayoría. Se sabe que la periodontitis, la forma agravada de enfermedad de las encías, es la sexta complicación de la diabetes. Por su parte, quien padece periodontitis es más propicio a desarrollar complicaciones relacionadas con la diabetes, además de que puede tener efectos negativos en el control glucémico.

Actualmente, hay de una amplia evidencia científica sobre esta relación bidireccional existente entre ambas enfermedades y es que un mal control del azúcar en sangre hace que sea más difícil mantener una buena salud oral porque propicia una mayor acumulación de bacterias. Por otro lado, una mala salud oral puede complicar el control de la diabetes y aumentar el riesgo de otras complicaciones relacionadas con la enfermedad.

¿Qué es la enfermedad de las encías y cómo incide en la diabetes?
Las enfermedades periodontales, gingivitis en su forma más leve y periodontitis en su complicación más severa, ocurren cuando la placa dental se acumula alrededor de las encías y los dientes, causando irritación, inflamación y sangrado durante el cepillado, y mal aliento después del cepillado.

El tejido de las encías que está afectado abre la puerta a las bacterias que forman la placa dental, facilitando que se extiendan al resto del cuerpo a través del torrente sanguíneo. La presencia de bacterias en el cuerpo desencadena una respuesta inmune que aumenta la resistencia a la insulina, hace que los niveles de azúcar en sangre sean más difíciles de controlar y provoca complicaciones asociadas.

Por su parte, la diabetes produce un aumento de bacterias patógenas generando inflamación en las encías. Es muy importante que las personas con diabetes conozcan la importancia del cuidado de su salud bucodental y periodontal, así como la forma de detectar los primeros signos de tener alguna enfermedad periodontal, que son:

  • Sangrado o enrojecimiento de las encías.
  • Mal aliento
  • Hipersensibilidad al frío
  • Movilidad o separación de los dientes
  • Percepción de alargamiento de los dientes
  • Pérdida de dientes
  • Presencia o antecedentes de abscesos en las encías
  • Acumulación de placa bacteriana o sarro alrededor de los dientes.