Su privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros que permiten el funcionamiento y la prestación de los servicios ofrecidos en el Sitio web, así como la elaboración de información estadística a través del análisis de sus hábitos de navegación. Al pulsar en Aceptar consiente expresamente el uso de todas las cookies. Si desea rechazarlas o adaptar su configuración, pulse en Configuración de cookies. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

  • Cookies necesarias Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.
  • Cookies de estadística Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.
  • Cookies de marketing Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes
Niños y adolescentes   Fundación para la Diabetes

Rechazo

Menos frecuente pero, a su vez, más peligroso es el que los padres desarrollen un gran resentimiento hacia la enfermedad y, por extensión, hacia quien la padece. 

Esto se traduce en actitudes inconscientes de rechazo, abandono y descuido hacia el niño

Los padres

Tienden a relacionarse con sus hijos como si estos fueran adultos como ellos. 

Encuentran en el "hacerlos independientes" el bálsamo que calma el sentimiento de culpa por estar tan atareados o "desganados" para el seguimiento de la diabetes. 

A veces está disfrazada por expresiones tales como “él ya sabe hacerse sus cosas”. Tienden a relacionarse con su hijo como si fuese un adulto, escudándose en “la importancia de darle responsabilidades”. 

También es posible que unos padres adopten una posición de alejamiento y de independencia de sus hijos porque crean que ésta es la mejor manera de tratarlos y de obtener los mejores resultados educativos. 

Se da sobre todo en el cónyuge masculino que, generalmente está menos implicado en el cuidado de la diabetes de su hijo/a.

¿Por qué?

Además de lo mencionado arriba, también puede tratarse de una interpretación equivocada de la protección. Algunos padres tienden a colocarse en el otro extremo, pretendiendo conseguir que sus hijos sean autosuficientes y aprendan a vivir sin ellos. 

Este fenómeno se ha dado frecuentemente en familias en las que el acceso de la esposa al mundo laboral no se ha visto acompañada por una mayor dedicación del esposo a la educación de los hijos, tarea ésta que tradicionalmente la cumplía la mujer. 

Se da en personas muy atareadas, parejas jóvenes e inmaduras o con hijos no deseados o en padres desbordados por no saber enfrentar adecuadamente la diabetes.

 

Sección realizada por: Iñaki Lorente Armendáriz | Psicólogo  
Ilustraciones: Lucrecia Herranz