General   Fundación para la Diabetes

Nefroprotección en diabetes: de la ‘travesía en el desierto’ a los efectos más allá del control de la glucosa de los nuevos fármacos hipoglicemiantes

Compartir: 
  • Enfermedad renal diabética, la principal causa de inicio de tratamiento sustitutivo renal en España
  • En los próximos años se prevé un aumento significativo de la prevalencia de enfermedad renal diabética, en sus diferentes estadios
  • La prevención de la enfermedad renal crónica, o el retraso en su progresión, un objetivo ineludible en el tratamiento de las personas con diabetes

Martes, 23 de junio.- Enfermedad renal y diabetes no solo van de la mano, sino que se establece una
estrecha y perniciosa interrelación entre ellas. La enfermedad renal en la diabetes mellitus (tanto el desarrollo de albuminuria como la disminución del filtrado glomerular) se asocia con un peor pronóstico vital, mayor riesgo cardiovascular y de progresión a enfermedad renal terminal, que precisa tratamiento sustitutivo renal en estos pacientes.


De hecho, la principal causa de inicio de tratamiento sustitutivo renal en el mundo occidental, y también en
España, es la enfermedad renal diabética; y, es más, se prevé que la prevalencia de enfermedad renal
diabética en sus diferentes estadios aumente en los próximos años, como consecuencia del envejecimiento
de la población y el aumento de la obesidad.

Hacer de la necesidad virtud

Por lo tanto, “necesitamos tratamientos que retrasen y/o eviten la progresión de la enfermedad renal en esta población, pues a pesar de un óptimo control de los diferentes factores de riesgo, el riesgo residual sigue siendo actualmente elevado”, resalta el Dr. Aleix Cases, de la Universitat de Barcelona y que participa hoy en una mesa redonda sobre enfermedad cardiorrenal y diabetes que tiene lugar en el marco del XXXI Congreso Nacional de la SED (que se está celebrando de forma virtual desde el domingo).