General   Fundación para la Diabetes

Los vasos sanguíneos de los adolescentes obesos, diabéticos o hipertensos envejecen más rápido

Compartir: 

Los adolescentes que padecen obesidad, diabetes tipo 2 o hipertensión tienen un mayor riesgo de envejecimiento prematuro de los vasos sanguíneos, en comparación con aquellos que no padecen estas enfermedades, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) y que ha sido publicado en el 'Journal of the American Heart Association'.


A esta conclusión han llegado tras analizar durante cinco años, a 141 adolescentes con peso normal, 156 con obesidad, y 151 con diabetes tipo 2, con una edad media de 17,6 años. Al final del estudio, los adolescentes con obesidad, diabetes tipo 2 o hipertensión, los principales factores de riesgo de infartos o ictus en la edad adulta, eran significativamente más propensos a tener arterias carótidas más gruesas y rígidas.

"Lo que más sorprendió a nuestro equipo fue que los participantes con hipertensión, en comparación con sus compañeros de estudio, tenían un riesgo muy similar al de aquellos con obesidad o diabetes tipo 2", han explicado los investigadores.  


Leer noticia completa en la web donde ha sido publicada: http://Los adolescentes que padecen obesidad, diabetes tipo 2 o hipertensión tienen un mayor riesgo de envejecimiento prematuro de los vasos sanguíneos, en comparación con aquellos que no padecen estas enfermedades, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) y que ha sido publicado en el 'Journal of the American Heart Association'. A esta conclusión han llegado tras analizar durante cinco años, a 141 adolescentes con peso normal, 156 con obesidad, y 151 con diabetes tipo 2, con una edad media de 17,6 años. Al final del estudio, los adolescentes con obesidad, diabetes tipo 2 o hipertensión, los principales factores de riesgo de infartos o ictus en la edad adulta, eran significativamente más propensos a tener arterias carótidas más gruesas y rígidas. "Lo que más sorprendió a nuestro equipo fue que los participantes con hipertensión, en comparación con sus compañeros de estudio, tenían un riesgo muy similar al de aquellos con obesidad o diabetes tipo 2", han explicado los investigadores.