General   Fundación para la Diabetes

Daniel Albero, “el diabético del Dakar”, sigue en la prueba pese a los problemas mecánicos.

Compartir: 

Dani Albero lleva, desde hace años, luchando porqué la Diabetes Tipo 1 esté presente en la carrera más dura del mundo del motor: el Dakar. En la pasada edición del 2019 celebrada en Perú ‘el diabético del Dakar’ logró participar por primera vez en este rally haciendo historia en los más de cuarenta años desde su creación. Una
lesión en la muñeca y una fuerte gripe le obligaron a abandonar en el tercer día de carrera.

En esta edición -celebrada en Arabia Saudí- el valenciano tiene por objetivo terminar el rally, aunque en la etapa 4 tuvo serios problemas mecánicos. En la madrugada del miércoles al jueves el propio piloto colgó un vídeo en sus redes sociales anunciando que el embrague de su moto ‘Azucarilla’ se había roto. En el vídeo el piloto se encontraba en mitad del desierto saudí en plena noche, lo que preocupó a sus miles de seguidores.

‘Estoy bien, cansado, pero bien… Y lo que es más importante, pese a estar en una situación delicada, he podido controlar mi diabetes’, explicaba el piloto. Es importante remarcar que más allá de la propia prueba, Albero está siendo ejemplo para estudiar la Diabetes Tipo 1 en situaciones deportivas extremas como
este rally. Es por eso que este mismo año lleva una bomba de insulina que le permite tener un control más exhaustivo de la enfermedad y asegurar, así, una mayor garantía en situaciones de riesgo.