General   Fundación para la Diabetes

Diabetes y riesgo de hipoglucemia: consejos para hacer ejercicio de forma segura

Compartir: 

El ejercicio es clave para la prevención y el control de numerosas enfermedades y para algunas es indispensable. En los pacientes con diabetes tipo 2 la falta de actividad física es uno de los principales factores desencadenantes de la patología y, por tanto, es también uno de los mejores tratamientos, ya que ayuda a un buen control glucémico.

“En el caso de la diabetes tipo 1 el efecto del ejercicio físico sobre los niveles de glucosa en sangre no parece tan claro”, señala Serafín Murillo, investigador de la Unidad de Diabetes y Ejercicio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem) y del Hospital Clínico de Barcelona.

El ejercicio provoca un aumento del consumo muscular de glucosa que puede provocar hipoglucemias (bajadas de azúcar) si no se compensa con la reducción de dosis de insulina o el aumento del consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono. Esto no significa que aquellos que padecen diabetes tipo 1 no puedan hacer ejercicio, sino  que deben adecuar el resto del tratamiento al consumo de glucosa producido por la práctica de ejercicio físico.