Su privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros que permiten el funcionamiento y la prestación de los servicios ofrecidos en el Sitio web, así como la elaboración de información estadística a través del análisis de sus hábitos de navegación. Al pulsar en Aceptar consiente expresamente el uso de todas las cookies. Si desea rechazarlas o adaptar su configuración, pulse en Configuración de cookies. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

  • Cookies necesarias Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.
  • Cookies de estadística Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.
  • Cookies de marketing Las cookies de marketing se utilizan para rastrear a los visitantes en las páginas web. La intención es mostrar anuncios relevantes y atractivos para el usuario individual, y por lo tanto, más valiosos para los editores y terceros anunciantes
General   Fundación para la Diabetes

Alimentación para la diabetes: diferencias con la población general

Por: Asier Martínez
Fecha:

La diabetes es una de las enfermedades más comunes y generalizadas de la actualidad. Llevamos mucho tiempo conviviendo con ella, la ciencia avanza y cada día se conoce más acerca de la enfermedad y su tratamiento. Ha mejorado mucho la producción y la calidad de los tratamientos de insulina o antidiabéticos orales y al mismo tiempo cada día es más amplia la formación de los profesionales involucrados en su tratamiento; entre ellos Médicos Endocrinos, Auxiliares de Enfermería, Médicos de familia, Enfermeros, Graduados en actividad física y deporte, Psicólogos y Dietistas-Nutricionistas. Sin embargo, algo está fallando en el sistema sanitario y es una realidad que por la saturación de los centros de salud y la falta de Dietistas-Nutricionistas se dificulta mucho la tarea de la educación dietética o alimentaria de las personas con diabetes.

Parece sorprendente que en pleno siglo XXI haya personas con diabetes que no sepan traducir sus alimentos en raciones o donde se encuentran los hidratos de carbono. Pero es aún más sorprendente que piensen que la dieta de una persona con diabetes tiene que tener pocos hidratos de carbono o menos que la de una persona que no presenta diabetes.

Vamos a comenzar por desglosar y hablar de la influencia que tienen en la diabetes cada uno de los macronutrientes que existen en nuestra alimentación: las proteínas, los lípidos y los hidratos de carbono.

1. Las proteínas

Se trata de un macronutriente presente en alimentos como: los huevos, las carnes, los lácteos, las legumbres, los cereales, los frutos secos, los insectos y las algas. ¡Sí habéis oído bien! hay una buena cantidad de proteínas en los insectos y las algas, pero debemos obtener las proteínas de los alimentos que se adapten a nuestra cultura gastronómica y disponibilidad. Las proteínas aportan 4 calorías por cada gramo consumido.

¿Qué función tienen en nuestro cuerpo? y ¿cómo influyen en las personas con diabetes?

Son tan importantes como el resto de nutrientes y desempeñan diferentes funciones en nuestro cuerpo: defensiva, estructural, enzimática, hormonal, reguladora, homeostática, de transporte y de reserva. Pero además de estas funciones, en personas con diabetes, las proteínas juegan un papel muy importante desde el punto de vista del desarrollo y mantenimiento de la masa muscular y la saciedad.

SI se incluye algún alimento que contenga proteínas en cada una de las ingestas, favorecemos la saciedad, comemos menos cantidad, regulamos el aumento de la glucemia al reducir la cantidad de hidratos de carbono ingeridos y haciendo más lenta la digestión. Además, favorecen el mantenimiento de un peso saludable y de la masa muscular. Lo anterior es importante debido a que un buen desarrollo muscular mantiene la fuerza, la independencia y aumenta el consumo de calorías en reposo (metabolismo basal).  

2. Los lípidos o las grasas

Se trata de un macronutriente que se encuentra en alimentos como: carnes, lácteos, huevos, pescado, frutos secos, aceite de oliva, semillas y en algunas frutas como el aguacate, el coco y la palma. Aportan 9 calorías por cada gramo que consumimos. Existen tres tipos de grasas: las grasas saturadas, las insaturadas y las trans.

  • Las grasas saturadas: son grasas más peligrosas ya que pueden elevar el colesterol. Se encuentran en la carne y los lácteos.
  • Las grasas insaturadas: son grasas más saludables y hay que consumirlas en mayor proporción debido a que regulan el colesterol. Se encuentran en mayor proporción en el aceite de oliva, los pescados, los frutos secos y el aguacate.
  • Las grasas trans:  son grasas creadas por el ser humano al modificar su estructura químicamente pasan de estado líquido a sólido. Pueden elevar el colesterol como las grasas saturadas.  Se encuentran en los productos procesados (bollería, pizzas, croquetas, chocolates, patatas fritas, margarinas, canelones, lasañas, etc.)

¿Qué función tienen en nuestro cuerpo? y ¿cómo influyen en las personas con diabetes?

Prácticamente desde siempre han gozado de muy mala fama, señaladas como las únicas responsables de nuestro aumento de peso. Sin embargo, presentan importantes funciones en nuestro cuerpo y su eliminación de la dieta nos podría generar problemas. Entre sus funciones destacan: la formación de hormonas y sales biliares, función aislante, la formación de membranas celulares y actúan como vehículo de algunas vitaminas (A, E, D, K).  Además de estas funciones en las personas con diabetes juegan un papel importante en la disminución del índice glucémico si se combinan con alimentos ricos en hidratos de carbono, ya que enlentecen la digestión, pero hay que tener cuidado con la cantidad además de con la calidad, ya que aportan el doble de calorías que las proteínas y los hidratos de carbono.

3. Los hidratos de carbono

Macronutriente que se encuentra en alimentos como: los cereales, las legumbres, las frutas, las verduras, las hortalizas, los lácteos, la caña de azúcar, la miel y el alcohol. Al igual que las proteínas aportan 4 calorías por cada gramo que consumimos. En la naturaleza dependiendo del tipo de alimento, su madurez, manipulación o grado de cocción, dispondremos de hidratos de carbono más simples o más complejos.

  • Fuentes de hidratos de carbono complejos: Pasta, arroz, legumbres, tubérculos, hortalizas y vegetales.
  • Fuentes de hidratos de carbono simples: frutas, lácteos, miel, azúcar, dulces, almíbar, refrescos. (las frutas y lácteos tienen un índice glucémico más bajo que el resto, al estar combinados con proteínas, fibra y grasas).

¿Qué función tienen en nuestro cuerpo? y ¿cómo influyen en las personas con diabetes?

En cuanto a la diabetes los hidratos de carbono siempre han estado en el punto de mira. Antiguamente no estaba tan avanzada la ciencia de la farmacología en diabéticos y si era muy recurrente su disminución para evitar que las personas sufrieran hiperglucemias. Sin embargo, en la actualidad una persona con diabetes puede consumir la misma cantidad de hidratos de carbono que una persona que no la padece. La principal diferencia es que deberá ser más cuidadoso y consumirlos de forma controlada, ordenada y preferentemente complejos. No existe flexibilidad a la hora de pasarse en cantidades y en horarios, si ya se han establecido las raciones y se ha pautado la medicación.

4. La fibra alimentaria

No se trata de un macronutriente en sí, pero por su importancia y propiedades saludables merece todo un apartado. Se encuentra en alimentos como: la fruta, la verdura, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos. No se digiere y no interviene en funciones metabólicas, pero es fermentada por nuestra flora intestinal generando gases y ácidos grasos de cadena corta.

¿Qué función tienen en nuestro cuerpo? y ¿cómo influyen en las personas con diabetes?

La fibra alimentaria además de regular nuestro tránsito intestinal, alimenta nuestra flora intestinal y previene el cáncer de colon. No obstante, si tenemos que destacar puntos favorables para el tratamiento dietético de una persona con diabetes, a parte de los beneficios anteriores, nos confiere un mayor nivel de saciedad, debido a que ocupa un buen volumen en nuestro estómago y ralentiza la digestión. Además, reduce el índice glucémico de los alimentos debido a que ralentiza la absorción de sus hidratos de carbono.

Pasos a seguir para establecer la dieta de la persona con diabetes

  1. Autorrellenar (la persona con diabetes) un diario dietético de una o dos semanas para determinar las cantidades y calorías que consume, además de sus costumbres.
  2. El Dietista-Nutricionista o el Enfermero de diabetes debe evaluar el peso, la actividad física y los posibles problemas de salud asociados (colesterol, hipertensión, intolerancias, etc.) con el fin de establecer si la dieta debería ser normocalórica, hipocalórica o hipercalórica.
  3. El Dietista-Nutricionista o el Enfermero de diabetes pautará las raciones de hidratos de carbono que habrá en cada comida en función de las calorías necesarias, los horarios y las costumbres del paciente observadas en el registro.
  4. Finalmente, el endocrino establecerá el tratamiento con insulina y/o antidiabéticos orales adaptado al plan dietético personalizado.

Conclusiones finales:

  • El paciente diabético debe aprender lo máximo posible sobre la enfermedad y su tratamiento a través de la actividad física, los fármacos y la dieta.
  • Es realmente importante aprender cómo funciona el sistema de raciones y sus traducciones en la dieta, así como respetar las cantidades y los horarios.
  • Para obtener las bondades de cada uno de los nutrientes debe tener una dieta variada y equilibrada que contenga frutas, verduras crudas y cocinadas, alimentos integrales, frutos secos y alimentos proteicos variados (carnes, pescados, huevos, legumbres, soja, etc.)
  • Informar al Dietista-Nutricionista, Enfermero de diabetes y al Medico Endocrino de que horarios, cantidades y actividad física que realiza, para que puedan establecer el tratamiento dietético y farmacológico (insulina y/o antidiabéticos orales) que mejor se ajusta a sus características personales, ritmo de vida, costumbres y preferencias.

Bibliografía:

Alcalá-Bejarano Carrillo, J; Yago Torregrosa, MD; Mañas Almendros, M; López Millán, MB; Martínez Burgos, MA; & Martínez de Victoria, Muñoz, E. (2015). Macronutrientes, ingesta de alimentos y peso corporal: papel de la grasa. Nutrición Hospitalaria, 31(1), 46-4. https://dx.doi.org/10.3305/nh.2015.31.1.8439

Chillón, J., Caraig, B., Leidy, H. et al. “The Effectes of increased Protein Intake on Fullness: A Meta-Análisis and its Limitations”. J Acad Nutr Diet, (2016), Feb 26. pii: S2212-2672(16)00042-3

Warrilow, A., Mellor, D., McKune, A. et al. Dietary fat, fibre, satiation, and satiety—a systematic review of acute studies. Eur J Clin Nutr 73, 333–344 (2019). https://doi.org/10.1038/s41430-018-0295-7

Slavin J. Fiber and Prebiotics: Mechanisms and Health Benefits. Nutrients 5(4), 1417-1435; (2013) doi:10.3390/nu5041417