General   Fundación para la Diabetes

¿Conoces la relación entre la Diabetes y la Disfunción Eréctil?

Compartir: 
Dr. Josep Torremadé Por: Dr. Josep Torremadé
Responsable de la Unidad de Andrología del Hospital Universitario de Bellvitge y Jefe de Servicio de Andrología Barcelona en el Centro Médico Teknon (Barcelona)
Fecha:

 

  

                                                

 

Muchos de nosotros conocemos los efectos nocivos sobre la salud que genera la diabetes. Pero quizás es menos conocida la relación existente entre la diabetes y la disfunción eréctil o mal llamado “impotencia”.

 

La diabetes va a generar una serie de cambios en el pene, produciendo alteraciones funcionales y estructurales. Asimismo, también se desarrollan alteraciones hormonales y neuronales que conjuntamente van a producir una disfunción eréctil más severa y con peor pronóstico en cuanto a su tratamiento.

 

Sabemos que los pacientes con diabetes tienen hasta 3 veces más riesgo de sufrir disfunción eréctil grave. También es conocido que los hombres con diabetes van a presentar una disfunción eréctil más severa, de instauración más precoz y en muchas ocasiones, de un manejo terapéutico más complejo.

 

Pero a pesar de ello, en la actualidad disponemos de mejoras terapéuticas que a continuación os detallamos : 

 

  • La primera medida ante un reciente diagnóstico de disfunción eréctil es la modificación de los hábitos de vida no saludables. La obesidad, el sedentarismo, dietas no equilibradas y el tabaquismo son frecuentes en nuestra sociedad y el simple hecho de realizar ejercicio, una dieta sana y equilibrada y dejar de fumar puede curar la impotencia hasta en un 25% de los pacientes

 

  • En el año 1998 apareció en España el sildenafilo o esa pastilla azul que revolucionó el tratamiento de la disfunción eréctil. En la actualidad disponemos de nuevas y más modernas moléculas como tadalafilo, vardenafilo y avanafilo Estos fármacos se pueden tomar a demanda (previo a una relación sexual) o diarios (lo que reestablece la espontaneidad en las relaciones sexuales). Son fármacos seguros, y que no tienen efectos nocivos sobre el corazón. Tienen una eficacia elevada, pero sabemos que en los pacientes diabéticos hasta un 50% de ellos van a presentar respuestas no satisfactorias.

 

  • También podemos optar por fármacos vasoactivos como la fórmula del alprostadilo. Actualmente disponemos de presentaciones intrauretrales (se administran por el conducto urinario del pene) o intracavernosas (se administra a través de una inyección en el cuerpo del pene). Las inyecciones suelen generar rechazo, pero muchos pacientes diabéticos que se administran insulina habitualmente ven en ellas una opción válida y no tan agresiva.

 

  • Si hablamos de una solución definitiva para la disfunción eréctil que no responde a otros tratamientos médicos, ésta pasa por el implante de una prótesis de pene. Se trata de un dispositivo hidráulico, el cual requiere de una intervención quirúrgica. Son dispositivos que quedan completamente integrados en el organismo, imperceptibles y que tienen una alta tasa de satisfacción.

 

La sexualidad es un aspecto muy íntimo y que, en ocasiones, por vergüenza o miedo, evitamos comentar. A pesar de ello, sabemos que una vida sexual satisfactoria se relaciona con una mejora calidad de vida, y cómo dijo Albert Ellis, “una sexualidad libre y placentera puede aportar a nuestras vidas una buena cantidad de disfrute y placer inofensivos”.

Si tienes problemas de erección no dudes en consultar con tu urólogo de confianza, pues seguro que valorará tu caso con profesionalidad y te proporcionará la mejor solución disponible.

 

No te pierdas la entrevista del Dr. Torremadé, en el que explica con más detalle la relación entre la diabetes y la disfunción erectil:

 

Con la colaboración de :