General   Fundación para la Diabetes

Objetivos de control en las personas con Diabetes Mellitus (DM)

Compartir: 
Mercedes Galindo Rubio Por: Mercedes Galindo Rubio
Asesora en Educación Terapéutica Enfermera Especialista en Educación Terapéutica en Diabetes, Obesidad y Nutrición
Fecha:

Más allá del concepto de conseguir un buen objetivo glucemico, criterio que durante años ha primado, hoy las evidencias indican que el buen  control de la DM2 se obtiene con un abordaje multifactorial, para reducir el riesgo y los eventos microvasculares.

Las evidencias actuales demuestran que la eliminación del hábito tabáquico es un objetivo prioritario, que el tratamiento con fármacos para reducir los lípidos y la hipertensión (hipolipemiantes y antihipertensivos) puede obtener mayores beneficios en la reducción del riesgo cardiovascular, así como, el tratamiento hipoglucemiante para controlar la elevación de la glucosa.

Los últimos consensos de la American Diabetes Association (ADA)/European Association for the Study of Diabetes (EASD) han señalado la necesidad de individualización del control y de los objetivos de los pacientes con DM y DM2, cada persona tiene una características y por ello hay que ajustar las cifras de control que mejor se adapten. 

Aunque está demostrado que el control de la glucosa estricto reduce la posibilidad de las complicaciones microvasculares y evita su evolución. Con respecto a las complicaciones macrovasculares, los estudios ACCORD, ADVANCE y VADT  en personas con DM2 evolucionada y riesgo cardiovascular mostraron la necesidad de individualizar y no primar el control estricto.

Así, se podría plantear la glucosa optima como objetivo de (HbA1c < 6,5 %) en personas con escasa duración de la DM2, larga esperanza de vida y sin complicaciones cardiovasculares (CV), sin hipoglucemia.

Objetivos intermedios (HbA1c 7-8 %) (media de la glucosa durante 3 meses) en personas con historia de hipoglucemia grave, más de 10 años de evolución de la diabetes, esperanza de vida limitada, complicaciones avanzadas, comorbilidad (anciano frágil) y en aquellos en los que los objetivos estrictos son difíciles de obtener.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La adecuada Variabilidad glucémica (VG) (son las fluctuaciones de la glucosa en intervalos pequeños y frecuentes de tiempo) es otro dato de control, si bien  los niveles de HbA1c se correlacionan con la glucemia media de las últimas 8-12 semanas y hemos visto la importancia de su buen control.

En la práctica clínica puede ser relevante una alta VG, dado que las oscilaciones agudas de la glucosa parecen asociarse con la aparición y el desarrollo de las complicaciones de la diabetes.

Puede existir la misma HbA1c y diferentes oscilaciones de la glucosa.

Tiempo en Rango es uno de los últimos conceptos aparecidos, el uso de la tecnología (sensores etc.) ha abierto la puerta para lograr un mejor manejo de nuestra glucemia, mayor visibilidad de nuestros valores y la posibilidad de reaccionar y corregir antes de llegar a extremos como la hiperglucemia y la hipoglucemia.

 

Tiempo en rango, es la cantidad de tiempo que la glucemia se encuentra en el rango definido como nuestro objetivo. Lo ideal sería que la glucemia se mantuviera entre 70 y 140 la mayor parte del tiempo.

Este rango se amplía dependiendo de distintos factores según la individualidad de cada uno, nuestros objetivos personales etc.

Probablemente podría ser adecuado estar entre el 70% y el 80% del tiempo en rango.

Conclusiones

  • Los objetivos de buen control deben de abordarse de forma multifactorial
  • Deben de ser siempre objetivos individualizados
  • La Educación Terapéutica en Diabetes es parte del tratamiento para optimizar el optimo control metabólico de la DM