Saber comer   Fundación para la Diabetes

Anchoas rellenas de Piquillo

Compartir: 

Anchoas rellenas de Piquillo

Ingredientes

2 docenas de anchoas.
6 pimientos del piquillo.
Aceite de oliva.
1 diente de ajo.
Huevo batido.
Harina.
Sal.

 

Recetas facilitadas por:

Cómo se elabora

Abrimos y descabezamos las anchoas quitando también las espinas, las salamos una a una y las reservamos.
En una cazuelita, calentamos unas cucharadas de aceite con el diente de ajo finamente picado, y cuando éste comience a tomar color, añadimos los pimientos y a fuego lento cocinamos poco a poco removiendo de vez en cuando pero con cuidado de no romperlos. Una vez cocinados los pimientos (de 15 a 30 minutos), los dividimos en dos mitades.
Ponemos una anchoa, encima una lámina de pimiento y encima otra anchoa.
Pasamos el conjunto de anchoas y pimiento por harina y huevo por ambas caras y freímos en aceite abundante muy caliente durante 2 minutos por cada lado. Sacamos a una bandeja con papel absorbente para que suelte el exceso de aceite y posteriormente las colocamos en una bandeja acompañada de una ensalada de lechuga y cebolla.

Información nutricional de esta receta

Serafín Murillo Por Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista Investigador del CIBERDEM
Hospital Clínic de Barcelona
Info. nutricional Por persona Info. nutricional Por persona
Energía (Kcal.) 289 Grasas (g.) 20,3
Hidratos de carbono (g.) 15 Saturadas (g.) 3,1
Raciones Hidratos de carbono 1,5 Monoinsaturadas (g.) 12,2
Proteínas (g.) 11,7 Poliinsaturadas (g.) 3,4
Fibra (g.) 2,7 Colesterol (mg.) 77,6
Sodio (mg.) 1157,2 Valores calculados sin sal añadida

Comentario dietético

Las anchoas rebozadas son una de las formas más comunes de degustar este pescado, y esta sencilla receta nos ofrece una variación apetitosa y saludable de incluirlas en la dieta. Se incluyen en el grupo de los pescados azules, que se caracterizan por tener un alto contenido en grasa poliinsaturada de tipo omega 3. Esta grasa es muy beneficiosa para la salud cardiovascular, ya que los estudios indican que las personas que consumen regularmente pescado azul, típico de la dieta mediterránea, tienen menos infartos que las que no lo toman. Los pescados pequeños como las sardinas y las anchoas, de los que muchas veces se toman sus espinas, son una fuente excelente de calcio. Además, los pescados grasos aportan una cantidad importante de vitaminas liposolubles A y D, esta última necesaria para la absorción de calcio por el organismo. Las personas que no toleren los lácteos, encuentran en estos alimentos una alternativa muy saludable de cubrir las necesidades de este mineral. El rebozado implica la utilización de una cantidad considerable de aceite que es absorbido por el alimento. Esto enriquece el plato en grasa, por lo que no es una técnica aconsejada en caso de tener que disminuir la grasa o las calorías de la dieta. Un acompañamiento a base de verduras variadas resulta excelente para completar el valor nutritivo de esta receta. También se debe considerar el alto aporte en sodio, especialmente aquellas personas que deben controlar su contenido en la dieta.

Categorías

Tipo de receta Pescados y mariscos
Temporada Verano
Técnica culinaria Frito , Rehogado
Con salsa No
Picante No
Alimento Fresco
Condimento
Temperatura al servir Caliente
Textura y consistencia
Etapa de 4 a 11 años , Adolescencia , Vejez , Deportista , Embarazo , Lactancia
NO recomendada para
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia al huevo
  • Alergia al pescado
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diarrea
  • Gastritis
  • Hernia de hiato
  • Hipertrigliceridemia (Triglicéridos elevados)
  • Intolerancia al gluten
  • Meteorismo (Flatulencia)
  • Obesidad
  • Úlcera péptica