Saber comer   Fundación para la Diabetes

Ensalada de patatas y calabacín

Compartir: 

Ensalada de patatas y calabacín

Ingredientes

500 g de patatas nuevas.
250 g de calabacín, cortado en rodajas.
4 cucharadas de aceite.
Ralladura de una naranja.
1 cucharada de vinagre de vino.
Medio vasito de zumo de naranja.
1 cucharada de perejil picado.
1 cucharada de cebolleta o escalonia picada.
Sal.
Pimienta negra.

 

Recetas facilitadas por:

Cómo se elabora

Hervimos las patatas en agua salada hasta que estén tiernas, pero sin deshacerse.
Retiramos y escurrimos.
Introducimos las rodajas de calabacín en el agua hirviendo y dejamos hervir durante 3 minutos, hasta que estén tiernas.
Mezclamos en un recipiente el aceite, el zumo, la ralladura, el vinagre, el perejil, la cebolleta o la escalonia.
Cortamos en 2 o en 4 las patatas más grandes y dejamos las pequeñas enteras.
Ponemos con los calabacines en una ensaladera.
Vertemos el aliño, removiendo con cuidado.
Servimos frío.

Información nutricional de esta receta

Serafín Murillo Por Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista Investigador del CIBERDEM
Hospital Clínic de Barcelona
Info. nutricional Por persona Info. nutricional Por persona
Energía (Kcal.) 198 Grasas (g.) 10,4
Hidratos de carbono (g.) 22 Saturadas (g.) 1,3
Raciones Hidratos de carbono 2 Monoinsaturadas (g.) 7,3
Proteínas (g.) 4 Poliinsaturadas (g.) 1,1
Fibra (g.) 2,7 Colesterol (mg.) 0
Sodio (mg.) 23,9 Valores calculados sin sal añadida

Comentario dietético

Esta ensalada es un magnífico primer plato ligero, en el que la patata hace de base rica en hidratos de carbono y es el calabacín el que pone el toque refrescante, ayudado por el aromático zumo de naranja. La patata es un alimento de rápida absorción, pero al mezclarse con la fibra de las verduras, hace que el paso a la sangre sea algo más lento.
El calabacín tiene múltiples aplicaciones culinarias; los ejemplares más sabrosos son los que se recogen entre julio y septiembre por lo que en las ensaladas resultan ideales. Su consumo supone un aporte moderado de fibra, gran parte de su composición es agua y el resto está formado por hidratos de carbono, algunas vitaminas destacables como los folatos, pequeñas cantidades de magnesio y fósforo y algo más de potasio.
El aceite de aliño es el ingrediente que enriquece al plato en grasas de tipo monoinsaturado, grasas que contribuyen a reducir las tasas de colesterol en sangre a expensas del llamado 'mal colesterol' o LDL-c. Asimismo, aumentan el llamado 'buen colesterol' o HDL-c, encargado de trasportar el colesterol desde los vasos sanguíneos al hígado, lo que evita que se acumule en las paredes de venas y arterias y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Esta deliciosa receta es adecuada para todas las edades, sobre todo para los niños, ya que es una forma original y fresca de educar el gusto por las verduras.
Precisamente para quienes por motivos de salud deban restringir la cantidad de sal, no hace falta que la sustituyan por hierbas aromáticas para realzar su sabor, ya que la ralladura de naranja, el zumo y el vinagre potencian enormemente el sabor del plato.

Categorías

Tipo de receta Ensaladas
Temporada Otoño , Primavera , Verano
Técnica culinaria
Con salsa No
Picante No
Alimento Fresco
Condimento
Temperatura al servir Frío
Textura y consistencia
Etapa