Saber comer   Fundación para la Diabetes

Espinacas gratinadas

Compartir: 

Espinacas gratinadas

Ingredientes

1 kilogramo de espinacas.
50 gramos de mantequilla.
2 dl de nata líquida.
2 cucharadas de queso rallado.
Sal y pimienta blanca molida.
1 huevo.
1 limón.

 

Recetas facilitadas por:

Cómo se elabora

Limpiamos a fondo las espinacas, les quitamos el tallo y las cocemos en agua con sal unos 15 minutos (5 minutos en olla a presión). Las sacamos una vez cocidas, las escurrimos bien y reservamos.
Derretimos la mantequilla en una sartén, agregamos las espinacas y el zumo de limón, salpimentamos y mantenemos a fuego medio unos 10 minutos.
Calentamos la nata líquida y, cuando comience a hervir, añadimos el huevo batido y fuera del fuego removemos rápidamente para que no se cuaje.
Ponemos a punto de sal la salsa de nata.
Colocamos las espinacas en una fuente de horno, vertemos la salsa de nata y huevo por encima y espolvoreamos el queso rallado.
Introducimos 10 minutos al horno para que se gratine la superficie.
Servimos caliente acompañado de unos huevos escalfados.

Información nutricional de esta receta

Serafín Murillo Por Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista Investigador del CIBERDEM
Hospital Clínic de Barcelona
Info. nutricional Por persona Info. nutricional Por persona
Energía (Kcal.) 282 Grasas (g.) 24,6
Hidratos de carbono (g.) 3,1 Saturadas (g.) 14,2
Raciones Hidratos de carbono 0,5 Monoinsaturadas (g.) 7
Proteínas (g.) 12,3 Poliinsaturadas (g.) 1,6
Fibra (g.) 6,5 Colesterol (mg.) 131,7
Sodio (mg.) 296,2 Valores calculados sin sal añadida

Comentario dietético

Las espinacas son verduras de bajo valor calórico, naturalmente ricas en ácido fólico, vitamina C y beta-caroteno o provitamina A (las dos últimas de acción antioxidante) y en magnesio y potasio. El ácido fólico contribuye a tratar o prevenir anemias y a reducir el riesgo cardiovascular y de espina bífida en el embarazo. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia ante infecciones, si bien con la cocción se producen pérdidas significativas. Los antioxidantes contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso de ciertos tipos de cáncer. Así mismo, su aporte de fibra mejora el tránsito intestinal, lo que previene o mejora el estreñimiento. La mantequilla, la nata y el queso, incrementan las calorías y el contenido graso (sobre todo de grasas saturadas), de colesterol y de vitaminas liposolubles A y D. El huevo suministra proteínas de alto valor biológico, grasas y colesterol, lecitina, vitaminas A y D, vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, que complementan y enriquecen en nutrientes a este plato que supone un aporte casi libre de hidratos de carbono. Cocinadas de este modo, las espinacas son adecuadas para todas las edades, si bien por su elevado aporte de grasas saturadas y de colesterol, no conviene a quienes tienen hiperlipidemias (niveles altos de colesterol o triglicéridos en sangre) y, por su contenido de oxalatos, deberán moderar su consumo las personas que tienen piedras o cálculos de riñón de oxalato. Como segundo, la opción más adecuada es un pescado o una carne poco grasa y como postre, un lácteo sencillo o fruta de temporada.

Categorías

Tipo de receta Verduras
Temporada Invierno , Primavera
Técnica culinaria Cocido o hervido , Gratinado , Horno , Olla a presión
Con salsa
Picante
Alimento Congelado
Condimento Pimienta
Temperatura al servir Caliente
Textura y consistencia
Etapa de 1 a 3 años , de 4 a 11 años , Adolescencia , Vejez , Deportista , Embarazo , Lactancia
NO recomendada para
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diarrea
  • Gastritis
  • Hernia de hiato
  • Hipercolesterolemia (Colesterol elevado)
  • Hipertrigliceridemia (Triglicéridos elevados)
  • Meteorismo (Flatulencia)
  • Úlcera péptica