Saber comer   Fundación para la Diabetes

Ensalada de manzana y piña

Compartir: 

Ensalada de manzana y piña

Ingredientes

4 manzanas golden gala.
2 endibias.
200 gramos de piña natural.
100 gramos de cerezas.
125 gramos de queso fresco.
4 cucharadas de aceite.
El zumo de un limón.
Sal.

 

Recetas facilitadas por:

Cómo se elabora

Pelamos y troceamos las manzanas, la piña, las endibias y el queso y lo mezclamos todo en una ensaladera.
Elaboramos una vinagreta con el aceite de oliva, el zumo de limón y sal al gusto.
En el momento de servir aliñamos la ensalada con la vinagreta de limón y colocamos por encima unas cerezas deshuesadas.

Información nutricional de esta receta

Serafín Murillo Por Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista Investigador del CIBERDEM
Hospital Clínic de Barcelona
Info. nutricional Por persona Info. nutricional Por persona
Energía (Kcal.) 262 Grasas (g.) 15,2
Hidratos de carbono (g.) 26 Saturadas (g.) 4,2
Raciones Hidratos de carbono 2,5 Monoinsaturadas (g.) 8,7
Proteínas (g.) 5,2 Poliinsaturadas (g.) 1,2
Fibra (g.) 4,1 Colesterol (mg.) 4,3
Sodio (mg.) 90,7 Valores calculados sin sal añadida

Comentario dietético

Las ensaladas son platos muy adecuados por su valor nutritivo durante todo el año, y no sólo en verano o en épocas de calor. Las hortalizas y verduras que se consumen crudas, conservan mejor su contenido de vitaminas y minerales. Son platos adecuados para todas las edades y, siempre y cuando no nos excedamos con la cantidad de aceite, en especial, para quienes deben llevar a cabo una dieta de control de peso y también para quienes sufren de estreñimiento, por su extraordinario aporte de fibra. Las ensaladas constituyen un plato básico de la dieta mediterránea, cuyo consumo contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas e incluso de cáncer. Quienes por motivos de salud deban restringir la cantidad de sal, la pueden sustituir por especias y hierbas aromáticas para realzar su sabor y hacerlas aún más apetecibles. Ligeras y refrescantes, las ensaladas que combinan frutas frescas y hortalizas, enriquecen el plato en nutrientes y matices (sabores, aromas, texturas...), y para las personas que no acostumbran a tomar fruta o que no ingieren la cantidad deseable, son una alternativa para fomentar su consumo. Esta receta, por la combinación de ingredientes, es muy rica en vitaminas como la C, ácido fólico, beta-caroteno o provitamina A, minerales entre los que destaca el potasio, el magnesio, así como sustancias antioxidantes y fibra. El queso fresco enriquece ligeramente en proteínas y calcio esta ensalada mixta, nutrientes ausentes en el resto de ingredientes vegetales. El aceite de oliva, aporta sobre todo ácido oleico; una grasa de tipo monoinstaurado, con reconocidos beneficios para la salud del corazón y de los vasos sanguíneos. Atención, pues a pesar de ser una ensalada contiene hidratos de carbono, especialmente por la inclusión de la fruta.

Categorías

Tipo de receta Ensaladas
Temporada Invierno , Otoño , Primavera , Verano
Técnica culinaria
Con salsa No
Picante No
Alimento Fresco
Condimento
Temperatura al servir Frío
Textura y consistencia
Etapa de 1 a 3 años , de 4 a 11 años , Adolescencia , Vejez , Deportista , Embarazo , Lactancia