Saber comer   Fundación para la Diabetes

Gallo al horno con verduras a la plancha

Compartir: 

Gallo al horno con verduras a la plancha

Ingredientes

Un kilo y medio de gallo grande.
3 patatas pequeñas.
1 copa de vino blanco.
8 cucharadas de aceite de oliva.
Medio kilo de tomates maduros.
1 cebolleta.
1 berenjena.
Sal.

 

Recetas facilitadas por:

Cómo se elabora

Cortamos las patatas en rodajas finas y las freímos un poco. Después las colocamos sobre una bandeja de horno.
Encima de las patatas colocamos los gallos con un poco de aceite y sal.
Introducimos en el horno a temperatura media (180 ºC).
Cuando el pescado esté casi asado (unos 10 minutos) le añadimos un vaso de vino blanco.
Dejamos cocer 5 minutos más y ya está listo para comer.
Acompañamos con unos tomates, cebolleta y berenjenas, todos ellos cortados en rodajas y asados en una plancha o sartén con poco aceite.

Información nutricional de esta receta

Serafín Murillo Por Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista Investigador del CIBERDEM
Hospital Clínic de Barcelona
Info. nutricional Por persona Info. nutricional Por persona
Energía (Kcal.) 462 Grasas (g.) 21,4
Hidratos de carbono (g.) 22,7 Saturadas (g.) 2,8
Raciones Hidratos de carbono 2,5 Monoinsaturadas (g.) 13,8
Proteínas (g.) 40 Poliinsaturadas (g.) 2,8
Fibra (g.) 5 Colesterol (mg.) 120,4
Sodio (mg.) 280,6 Valores calculados sin sal añadida

Comentario dietético

El gallo es un pescado blanco de carne delicada que nos ofrece sus mejores cualidades gastronómicas si se elabora con técnicas culinarias sencillas que conserven su textura. De su composición nutricional destaca el aporte de proteínas de buena calidad y un escaso contenido en grasa, que lo hace especialmente recomendable para las personas que siguen dietas de bajo aporte energético o lipídico. Es fuente de minerales como el yodo, el potasio y el fósforo así como vitaminas del grupo B. Para acompañarlo nada más saludable que una guarnición a base de verduras, que enriquecen el plato en fibra y sustancias antioxidantes como el licopeno del tomate y los compuestos de azufre de la cebolla. Las patatas completan el valor nutricional de la receta gracias a su aporte de hidratos de carbono. Para evitar que las calorías del plato sean excesivas se pueden preparar las patatas cocidas en lugar de freírlas, ya que de esta manera absorben una cantidad importante de aceite y llegan a triplicar su contenido calórico y graso. El aceite de oliva es la grasa más recomendable para emplear en la cocina, tanto para preparar los guisos como en crudo para aliñar los platos, ya que es fuente de grasa monoinsaturada beneficiosa para la salud cardiovascular. Además resiste mejor las altas temperaturas sin alterar su composición que los aceites de semillas.

Categorías

Tipo de receta Pescados y mariscos
Temporada Invierno , Otoño , Primavera , Verano
Técnica culinaria Frito , Horno , Plancha
Con salsa No
Picante No
Alimento Fresco
Condimento
Temperatura al servir Caliente
Textura y consistencia
Etapa de 4 a 11 años , Adolescencia , Vejez , Deportista , Embarazo , Lactancia