Saber comer   Fundación para la Diabetes

Costilla de cerdo al ajillo

Compartir: 

Costilla de cerdo al ajillo

Ingredientes

1,5 kilos de costillas de cerdo.
5 dientes de ajo.
El zumo de un limón.
Un vaso de vino blanco.
Sal.
Pimienta negra.
2 cucharadas de aceite de oliva.


 

Recetas facilitadas por:

Cómo se elabora

Cortamos las costillas en trozos a lo largo por la parte de carne que hay entre costilla y costilla.
Ponemos las costillas en una bandeja adecuada para horno, rociamos con el zumo de limón y el vaso de vino.
En un bol mezclamos la sal, la pimienta, los dientes de ajo picados y el aceite a nuestro gusto. Por último y con una cuchara, embadurnamos las costillas con esta mezcla por ambos lados.
Colocamos en el horno a 180ºC la bandeja con las costillas y cuando estén doradas les damos la vuelta.
Una vez asadas uniformemente las sacamos del horno y servimos calientes.

Información nutricional de esta receta

Serafín Murillo Por Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista Investigador del CIBERDEM
Hospital Clínic de Barcelona
Info. nutricional Por persona Info. nutricional Por persona
Energía (Kcal.) 672 Grasas (g.) 55,2
Hidratos de carbono (g.) 1,7 Saturadas (g.) 19,6
Raciones Hidratos de carbono 0 Monoinsaturadas (g.) 27,3
Proteínas (g.) 34,4 Poliinsaturadas (g.) 5,1
Fibra (g.) 0 Colesterol (mg.) 153
Sodio (mg.) 154,1 Valores calculados sin sal añadida

Comentario dietético

El ajo es uno de los condimentos típicos de la gastronomía española y su presencia es indiscutible para dar sabor a los guisos, aunque no todo el mundo es partidario de encontrarlo en su plato. Las costillas de cerdo adquieren un sabor pronunciado con el aliño a base de este bulbo, y ligeramente ácido por el zumo de limón. El aporte de grasa de las costillas de cerdo no es nada despreciable, y como consecuencia es una de las partes más calóricas del animal. Su consumo debe moderarse por lo tanto si se siguen dietas de adelgazamiento o de restricción lipídica, así como en caso de hipercolesterolemia ya que gran parte de la grasa es de tipo saturada. La carne proporciona además proteínas y vitaminas del grupo B. Es recomendable preparar las costillas al horno en lugar de fritas para eliminar parte de la grasa que contienen. Como el ajo, el zumo del limón y la pimienta proporcionan sabor a la carne, las personas que padecen hipertensión pueden evitar el empleo de sal.

Categorías

Tipo de receta Carnes y caza
Temporada Invierno , Otoño , Primavera , Verano
Técnica culinaria Horno
Con salsa No
Picante No
Alimento Fresco
Condimento Pimienta
Temperatura al servir Caliente
Textura y consistencia
Etapa de 4 a 11 años , Adolescencia , Vejez , Deportista , Embarazo , Lactancia
NO recomendada para
  • Ácido úrico y gota
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diarrea
  • Gastritis
  • Hernia de hiato
  • Hipercolesterolemia (Colesterol elevado)
  • Hipertrigliceridemia (Triglicéridos elevados)
  • Obesidad
  • Úlcera péptica