Retos   Fundación para la Diabetes

Diario del Camino Navarro 2018 - Todas las etapas contadas por los participantes del Reto

Compartir: 

Etapa1: Roncesvalles - Zubiri. Testimonio de Asociación de Diabéticos de Álava (ADA)

El grupo ADA de Álava estamos enormemente ilusionados ante este Reto y muy agradecidos al dejarnos participar en esta nueva experiencia.

Nuestras expectativas se han visto ampliamente superadas al comprobar la magnífica organización y el calor humano que hemos encontrado en los demás grupos. Mención especial al grupo holandés.

Queremos mencionar algunos detalles concretos:

- Bendición a todas las personas que peregrinan y que se encontraban en la misa del domingo.

- Recepción de los diferentes grupos en la tarde del domingo, así como el inicio del Reto con un emotivo aurresku de honor.

- Magnifica organización al distribuir a las personas que participamos en función de sus características físicas y contando con unos responsables magníficos.

- Asistencia y apoyo de médicos y enfermeras.

El recorrido de hoy, aunque exigente, se ha visto compensado por la belleza del paisaje.

Por todo ello, el grupo ADA de Álava desea dejar constancia de su agradecimiento a la organización.

Etapa 2: Zubiri - Pamplona. Testimonio de Asocición Guipuzkoana de Diabéticos (AGD)

 

La etapa de hoy, Zubiri -Pamplona, ha sido emocionante a la vez que instructiva , ya que tuvimos un susto en forma de hipoglucemia severa que nos hace recordar la importancia de una valoración adecuada del ejercicio a realizar y del control glucémico, así como la carga de insulina. Recordando la norma básica de reducir un porcentaje de la insulina basal para evitar hipoglucemias, con el fin de llevar el reto de manera segura. 

Yo Iban Prieto (abanderado de la Asociación Guipuzkoana), como novato en este evento estoy recibiendo información muy valiosa para mi tratamiento con los continuos intercambios de experiencias enriquecedoras  y gratificantes de los compañeros del reto. 

Yo Zihortza Marzan Usandizaga, como enfermera educadora en diabetes, me gustaría subrayar la importancia de este tipo de eventos, donde todas las personas que asisten aprenden de experiencias de otras personas iguales o con las mismas condiciones, y de compartir experiencias.

“ Bukatzeko, Gogoratu denoi segurtasuna dela garrantzitsuena eta Goza dezazutela erronka hontaz”.

“Para terminar, recordar a todos que la seguridad es lo más importante y que disfrutéis de este reto “.

Etapa 3: Pamplona - Puente la Reina. Testimonio de Asociación Vizvaína de Diabetes (ASVIDIA)

Hoy tocaba la 3ª etapa. Pamplona-Puente la Reina. Íbamos con muchas ganas y también con un poco de 

miedo pues nos habían contado que era una etapa dura. 

Gracias a la fuerza que como grupo hemos adquirido en los entrenamientos, podemos asegurar que la hemos superado con creces. "Oi Valdorba...'"

Nuestro guía Alfredo, gran conocedor del Camino, se une a nuestro relato consus palabras:

Partimos de Iruñea, tierra llana entre montañas, superando la sierra del perdón nombre de la ermita que la corona, tierra que los antiguos peregrinos temían por los fuertes vientos que siempre la azotan y actividad sísmica. Descendimos hacia el Valle de la Valdorba, cruzando el pueblo de Obanos, tierra de infanzones. Nuestra meta era Garés dejando para mañana el tránsito de su magnífica calle Real y el cruce del Puente de la Reina que da nombre a la villa donde hoy termina nuestro camino.

Etapa 4: Puente la Reina - Estella. Testimonio de Asociación de Diabéticos del Bierzo (ADEBI)

Caminamos junto a los compañeros de Anadi, Córdoba, Vitoria, Bilbao y nuestros guías, que a pesar de nuestro empeño

en no seguir sus pasos, su paciencia nos ayudó a que fuéramos un grupo compacto y que cada hora nos hiciéramos las mediciones, para no tener sorpresas.

El día nos vaticinaba buenos momentos pero una tormenta nos castigó con gran virulencia. 

Este reto ha supuesto un gran esfuerzo y superación para los participantes, así como la organización por parte de la Fundación par la Diabetes y ANADI y una grandísima colaboración de las enfermeras en todo momento, la desinteresada colaboración de Alberto Diez, Jefe de Endocrinología y Nutrición del Hospital El Bierzo, y la participación de la Fundación Bas van de Goor. Cada día nos sorprenden todos por su gran esfuerzo, para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.

Cada paso cuenta.

Etapa 5: Estella - Torres del Río. Testimonio de Asociación Diabetológica Salmantina

“Escucha….Mira…. Abre el corazón a los sentidos …. Y camina con alegría”

 Llegar a Estella ha sido una sorpresa. El libro V del Codex Calixtino, me había puesto en antecendetes: “ es fértil, de buen pan, y excelente vino (lo que no ponía que hay una fuente que mana vino), y su agua, el rio Ega es agua dulce, sana y extraordinaria”. Todo esto me lo recordó una fuente a la entrada de nuestra llegada, de piedra que parecía traída de Villamayor.

Recorrí el pueblo y me sorprendieron tres iglesias:

- La de San Pedro, con su claustro y la historia del Obispo Patras, que llega a Estella donde muere y trae con él las reliquias de San Andrés, patrono de la población.

- San Miguel, con una sorprendente portada del románico tardío del S.XII con su patrona en el interior de Santa María del Yus del Castillo.

- Y la iglesia de los Juanes, con un magnifico retablo de madera policromada dedica al santo, del siglo XVII de la escuela de los Umbertos.

También supe luego que aquí nació el mistico Diego de Estella, franciscano, que estudió y murió en Salamanca y escribió sobre la vanidad….. el centro cultural lleva su nombre.

Ya es día uno,  las campanas sonaron a las 7 de la mañana, buen desayuno y a caminar. A las 8h, sale el grupo uno, dos y el tres, donde me encuentro. 

Buen Tiempo, y el monte de la Jura (montejura) lo fuimos bordeando. Alfredo, el navarro, nos contó las batallas y “chismes” de ese monte sagrado de los carlistas. Y llegamos a Irachi, gran monasterio, hoy bodega, donde está la fuente que mana vino. No repuestos del vino, Nuria Mauleón, mujer relacionada con la Asociación de Navarra nos esperaba con un “piscolabis”. Gracias Nuria.

Un magnífico monte de encina carrasca nos dio sombra y llenó nuestro caminar de sensaciones varias como olores de primavera, luces entremezcladas de sombras y sonidos de la naturaleza. Hasta que salimos del monte y nos esperó un caminar donde la senda se perdía con el horizonte y el peregrino aparecía diminuto  en la intensidad de cereales como el trigo, cebada, centeno, esparragueras, mucha viña y olivo que hacían del caminar una sinfonía de color donde la naturaleza aplaudía nuestro paso. Rojos, violetas, blancos y amarillos, y siempre la rosa del espino albar, blanca y rosada, con sus pistilos amarillos.

Paramos en la fuente del aljibe árabe que data del S.IV. Magnífica construcción, como un oasis en esta etapa de color donde el verde predomina y su abanico de tonos resulta sorprendente.

Llegando a Arcos el camino se hace pesado, no por el espectáculo que nos llena la vista, sino por los kilómetros que marcan el ritmo y van cargando las piernas. A lo lejos, antes de llegar a Arcos, vimos en lo alto el monasterio de Kodes, y ya como flechas llegamos a Arcos y comimos.

La salida de Arcos continúa con una paisaje parecido al que traíamos, pero el cielo vaticinaba tormenta. Parapetados en plásticos, chubasqueros, paraguas y todo tipo de artilugios nos enfrentamos a Eolo, a Neptuno y al mismísimo trueno. Lo superamos y pronto llegamos a Torres del Rio, una buena ducha , y la iglesia templaria octogonal del Santo Sepulcro, un románico  enigmático me reconfortó y desde allí dentro os escribo estas líneas , a los pies de un crucificado del S.XII.

Acabo estas notas con un brindis por la organización y el personal sanitario que nos ha acompañado, así como los guías de cada grupo.

"Salud a vuestros años. Años a vuestra vida. Y vida para disfrutar de los vuestros y de estos amigos"

Enrique Valdeón

Etapa 6: Torres del Río - Logroño. Testimonio de Asociación para la Diabetes de Córdoba (ADICOR)

Hoy hemos llegado a Logroño, final de la etapa  del Reto. Podría poner muchas cosas, muchas imágenes, del Ebro, de la famosa calle del Laurel de Logroño, pero lo que realmente quiero decir es GRACIAS. Gracias a los compañeros, a las compañeras, al personal sanitario que nos ha acompañado y gracias especialmente a los organizadores. Habéis sido excelentes en todo, en el trato, en la compañía, en las atenciones, en la logística. 

GRACIAS por ayudarnos a normalizar la diabetes. Una condición de vida dura pero que, como todo en la vida, en compañía se lleva mejor. 

Gracias a la Fundación para la Diabetes y a la Asociación Navarra de Diabetes. No hay palabras que estén a la altura para expresar todo lo que sentimos por vosotros. 

Seguiremos cumpliendo retos juntos y demostrando que con diabetes se puede.

Rosario Marín

Testimonio de los voluntarios del Reto

Javier Muruzabal 

Soy diabético de tipo 2, que tomo 2 pastillas al día desde hace 12 años, que me mantienen la hemoglobina alrededor del 6.4, indicándome  el médico que no subiese de peso, si pudiese que lo bajase y hacer ejercicio, objetivo cumplido esta semana.

Esta semana he disfrutado, viendo el campo, por todos los sitios que hemos pasado, lo precioso que esta, “creo que no habrá en el año una época en la que se encuentre tan hermoso”, y con los compañeros la amistad que se ha creado, los ratos alegres y divertidos que hemos pasado y naturalidad con la que se lleva la enfermedad.

He aprendido muchísimo, yo no he tenido familiares ni amigos con esta enfermedad, por lo que no sabía lo que era un glaucoma o una hipo y me ha tocado ayudar y comprobar los efectos de esta última, los síntomas que se sienten y remedios.  He conocido historias y leyendas, contadas por mi compañero guía, además de pueblos con sus encantos.

Quiero agradecer a dos personas, Humberto y Mikel, que han organizado y dirigido esta semana este camino, dedicándose las 24 horas del día y atendiendo con agrado cualquier consulta que se les ha realizado.

Al pasar esta experiencia, me gustaría que esto continuase, comprometiéndome a participar y ayudar en lo que pudiese.

Esperando nuevas iniciativas en las que pueda participar y ayudar.

Saludos.

Koldo Sánchez

Para empezar y por si la Fundación tiene dudas, hacedles saber que lo que aquí se ha subvencionado, será el dinero mejor invertido con personas con Diabetes y que si pueden seguir haciéndolo, no duden ni un solo segundo por los beneficios obtenidos en las personas.

Quisiera contar mi experiencia, como participante en el Reto del Camino, de los días 27 de Mayo al 3 de Junio de 2018.

Cuando me apunté a este Reto, que para mí lo era sin duda, le tenía muchas ganas, pero me daba cierto respeto, por la logística, por el sentido de aguantar físicamente y además el problema añadido de la diabetes.

Me puse en contacto con ANADI, y a la vista del grupo que podía salir y la preparación que nos marcamos, me animé y comenzamos a entrenar y a juntarnos.

Avanzando, hacían falta voluntarios como guías, que de guías teníamos pocos, porque solo alguno había hecho antes el camino, pero nos apuntamos los que creíamos que físicamente podríamos lograrlo y que caminábamos bien, y que por supuesto queríamos ayudar. 

Ya en la preparación, empezamos a ser conscientes de que habría cosas que ajustar, como la insulina y la comida, pero fuimos poco a poco ajustando ese tema.

Me he encontrado en ANADI para empezar, con Juantxo que está siempre para lo que haga falta, pero por lo que he podido ver y me han contado, esto ha salido gracias a Mikel Ucar y Humberto Pérez (absolutamente todo controlado y previsto), su organización no ha podido ser mejor. Todo siempre controlado.

Para continuar, me daba cierto miedo, la atención sanitaria que podíamos tener a lo largo del camino. Pero enseguida se habló de que contaríamos con enfermeras, y un médico. Para empezar el médico Alberto. Un fenómero siempre dispuesto y accesible. Y a la vez las enfermeras. Decir enfermeras es decir poco, hemos contado con las 4 mejores enfermeras (Ziortza, Arantxa, Carlota y Marga), que podíamos tener a nuestro lado, que además de solucionar problemas de diabéticos, han solucionado todo lo que se nos ha puesto por delante, y por si fuera poco su dedicación, implicación y cariño con todos los participantes ha sido increible.

Además las hemos conocido como personas e indudablemente puedo decir que son de las que merece la pena conocer (me alegro de haberlas conocido).

El tema de las furgonetas y camión de habituallamiento, lo hemos tenido cubierto y bien cubierto con Cata y Jose que siempre tenían una sonrisa y dispuestos para todo. Una gozada.

En cuanto a los compañeros guías, qué puedo decir, Rubén y Tomás en el primer grupo, con la incidencia de Tomás que vaya mala suerte, y que lo sustituyó Jose a la hora de controlar su grupo.

En el grupo dos, el más numeroso, nos lo repartimos Jose Antonio, que habitualmente iba delante con una de las enfermeras (la verdad es que circulaba adelante y atrás con una facilidad, que así lo apodaron los holandeses, como Tarzán), y yo que normalmente iba controlando la parte de atrás del grupo con otra de las enfermeras.

Y en el grupo tres, con Alfredo (una enciclopedia con patas) y Javier, a disposición y ayuda de los que cada día han ido con ellos.

Vaya, que solo tengo palabras de agradecimiento para todos.

Y por si fuera poco, me he encontrado como compañeros a una buena gente, y a gente con la que hemos hecho más amistad, que hace sin duda que este reto se haya convertido en una de las cosas más bonitas que me ha pasado en la vida.

Y si ha habido algún punto menos bueno, me lo he tomado o me ha servido para aprender, porque aprender ha sido lo que más hemos hecho todos y entre todos.

Solo puedo dar las gracias por todo, a todos y a Anadi por haberme retado. Lo propuesto en un principio se ha cumplido y superado con creces.

Un saludo y hasta la próxima!!!!