Retos   Fundación para la Diabetes

Testimonios tras el Reto

Compartir: 

Testimonios de los participantes del Reto Camina por la Diabetes a Santiago:

Testimonio de Mª Teresa:

Si hace un mes, antes de hacer el Camino de Santiago desde Astorga, me hubieran preguntado qué opinaba sobre este reto, ni mis mejores predicciones habrían superado lo que ha supuesto para mí. Hacer este tramo de El Camino con un montón de "gente dulce" (holandeses y españoles, más de 50 personas) ha sido una de las mejores experiencias que he vivido, no solo a nivel de la diabetes y el deporte, sino, y sobre todo, a nivel humano.

Quizás la magia surge cuando nos despojamos de todos los prejuicios y dejamos en nuestras casas todas las "desventajas" o miedos relacionados con la diabetes y llegamos al punto de partida del camino con una empatía rebosante hacia los demás, sin complejos, sin nada que esconder, porque todos estamos en el mismo barco. Y es tal la conexión en el grupo, que ni siquiera el idioma es una barrera para entendernos.

La implicación de todos los participantes en el reto ha sido tan intensa que, en ocasiones, las personas sin diabetes parecía que la tuvieran por cómo interactuaban y ayudaban a las personas con diabetes. El espíritu de grupo, la unidad entre gente tan distinta, el objetivo común de llegar caminando a Santiago demostrando que la diabetes no es un hándicap, el apoyo en "manada" cuando alguien desfallecía... Ha sido realmente increíble. He tenido en seis días mucha más intensidad a nivel humano de la que he tenido con muchas personas durante toda mi vida.

Seguir leyendo ...

Cuanto más trabajo cuesta conseguir algo, mayor es la satisfacción y el orgullo que te produce el lograrlo. Y por eso cada día iban aumentando la motivación y la ilusión de cada uno de nosotros, y el último día en Santiago fue apoteósico.

Si ahora mismo me volviera a proponer Alberto, mi endocrino y amigo, repetir este o hacer un nuevo reto, diría que sí sin pensarlo. He recibido tanto a cambio de nada: amistad, cariño, conocimientos relacionados con la diabetes y el deporte por parte de Henk (médico holandés del grupo) y Alberto (endocrino del Hospital del Bierzo), experiencia, horas de charla amiga con personas desconocidas que ya no lo son (mención especial a mis pamplonicos), que no hay palabras suficientes para daros las gracias como os merecéis a los culpables de que esto haya sido posible: Bas Van de Goor Foundation, Fundación para la Diabetes, Novo Nordisk, ANADI, ADEBI, Alberto, Henk y el fotógrafo Ronald.

La actitud ante la vida y la diabetes lo es todo y el deporte ayuda a tener la actitud necesaria para ser mejor y vivir mejor y, cómo no, para llevarnos bien con nuestra "compañera de viaje", o mejor dicho, "compañera de camino". Y aquí acabo diciéndoos que volveremos a vernos en el siguiente reto.


Testimonio de Eusebio:

Yo me llevo las siguientes enseñanzas:

  • He aprendido aspectos de la diabetes que no conocía en profundidad.
  • No hay diabéticos, hay personas que tienen diabetes.
  • Con el ejercicio se puede controlar la diabetes y llevar una vida normal.
  • He aprendido cómo hay que prepararse cada día para hacer frente a la diabetes.
  • Tengo ilusión y ganas de demostrar que las personas con diabetes tenemos el mando sobre su evolución y su pronóstico futuro.
  • Por muchas dificultades que este reto te ponía delante, todo se iba superando.
  • Las mayores dificultades se las pone cada uno con sus actos y sus actitudes.
  • Siempre encuentras personas maravillosas que te dan un abrazo, una palmadita o una sonrisa para que todo sea más llevadero.

Seguir leyendo ...

  • Toda organización necesita unos patrones serios, fiables, colaboradores y leales.
  • El cansancio de El Camino ablanda los corazones, y las ampollas acercan a la gente y propician la ocasión de prodigar o recibir cuidados.
  • No he echado en falta nada importante porque siempre he estado con personas positivas.
  • Mi mujer, Elisa, y todos los grandes amigos que he encontrado (Fernando, Amando, Simón, Carmen, Arancha) me han ayudado a superar el reto.
  • Lo difícil no es llegar, es mantenerse. Estoy dispuesto a seguir entrenando con el grupo de amigos que he encontrado.
  • Cada uno de los que hemos vivido este reto nos hemos convertido, sin esperarlo, en embajadores para poder enseñar y exportar nuestra experiencia.

Testimonio de Isabel:

Mi experiencia ha sido súper bonita. El compañerismo, la solidaridad entre todos, el ambiente… Pero lo que de verdad me llevo es amistad. Ayer me preguntaron si lo volvería a hacer y mi respuesta inmediata fue un sí rotundo, sobre todo por la gente. Ha sido maravilloso conocer a tantas personas diferentes, pero todas estupendas.

Al terminar estaba muy cansada físicamente, pero mentalmente estaba satisfecha por todo lo logrado. Ya estoy esperando a que se organice otra semana tan genial como esta que hemos pasado. Muchísimas gracias por todo.


Testimonio de Tomás:

Lo que he vivido junto a tod@s los compañer@s ha sido una lección de vida. He aprendido lo duro que es tener diabetes tipo 1, pero que se puede vivir con ella y que las personas con diabetes tipo 2 (como lo soy yo) tenemos que querernos y cuidarnos más para conseguir no dar ese "salto al tipo 1". Mi conclusión es que haciendo deporte y alimentándose mejor, se consigue.

Un gran abrazo para todos los participantes y en especial para mis compañeros de ANADI, os recordaré siempre.

 


Testimonio de Humberto:

Para mí, compartir con otros compañeros estos días de diabetes, charlas y camino, es una experiencia que no se puede pagar con dinero. 

Empezamos El Camino en febrero (cuatro meses antes), preparándonos para conseguir el reto, hacer un estudio, dar visibilidad a la diabetes y poder deciros a todos que con diabetes se puede.

Hay campeones olímpicos que tienen diabetes, hay cirujanos que tienen diabetes, hay políticos que tienen diabetes, hay camareros que tienen diabetes... En todas las actividades hay gente que tiene diabetes. Hay cosas que no podemos hacer, pero no es la diabetes lo que determina lo que podemos o no podemos hacer.

Nosotros salimos de Navarra (comienzo del camino francés) el sábado 10 de junio en tren a Astorga para juntarnos con nuestros hermanos con diabetes del Bierzo y de Holanda, con el objetivo de andar hasta O Cebreiro y terminar el día 16 de junio en Santiago de Compostela. Días antes estuvimos en Roncesvalles para iniciar simbólicamente El Camino desde allí.

Seguir leyendo ...

Hicimos El Camino entre Roncesvalles y Santiago de Compostela. No lo hicimos entero andando, pero quizás no es tan importante cuántos kilómetros haces. Lo más importante es disfrutar de los valores del camino, el compañerismo, la amistad, compartir las experiencias con los demás caminantes que te vas encontrando día a día, conocerte a ti mismo, enfrentarte a las dificultades… Esto es lo que hacemos todos los días con nuestra diabetes y me ha encantado hacerlo juntos.

Estoy deseando volver a hacer el camino con vosotros.

Buen camino.


Testimonio de José:

No considero que las etapas hayan sido duras, creo que podría haber caminado más cada día. Lo más duro para mí ha sido no descansar bien, ya que no estoy acostumbrado a compartir habitación con varias personas y los horarios eran bastante apretados.

En algunos momentos, el reto ha sido muy positivo para el control de mi diabetes, pero ha sido difícil gestionar las comidas y los cambios de horario.

En general ha sido todo muy positivo. He aprendido más sobre diabetes con los compañeros, entre todos hemos ido aprendiendo y aportando a la vez.

Me encantaría participar en más retos.


Testimonio de Rubén:

Para mí ha sido una experiencia positiva. He conocido gente muy buena y he hecho buenos amig@s, sobre todos mis compañer@s de ANADI, que son unas personas fantásticas y muy enrolladas.

He aprendido que cada persona lleva la diabetes de forma diferente y tiene su manera de resolver los problemas relacionados con ella. He podido ver los diversos medios que hay para la aplicación de la insulina, ya sea con plumas o con bombas de insulina.

También me he dado cuenta de lo bueno que es caminar para llevar a rajatabla los niveles de azúcar en sangre. Animaría a que la gente con diabetes caminara una hora al día, y más aún a que lo hicieran acompañados por familiares o amigos, ya que sería beneficioso para todos.

Sin dudarlo volvería hacer un reto como este y animaría a más gente a participar.


Testimonio de Mª Carmen:

Tuve un brote de artritis el mismo día que empezaba el reto. Pude caminar 3 kilómetros en Astorga y eso fue todo, pero en vez de volverme a casa, quise quedarme para acompañar al grupo.

Ha sido duro no poder caminar, ya que tenía muchísima ilusión por hacerlo. Pero estoy agradecida porque al menos he podido estar. Me lo he pasado muy bien a pesar de todo y he tenido un ángulo de visión distinto del reto.

Valoro mucho el compañerismo y actitudes muy positivas que he visto en algunas personas. Creo que he podido conocer de verdad a algunos compañeros.

Me encantaría poder volver a participar en un futuro reto, esta vez caminando.


Testimonio de Elmo:

Creo que soy mejor de lo que aparento y también creo que soy capaz de hacer bastante más de lo que imagino.


Testimonio de Simón:

Yo camino muchísimo diariamente, por lo que lo más duro ha sido no poder seguir mi ritmo habitual de pasos para adaptarme a otros caminantes más lentos. También fue muy dura la sensación de vacío al terminar, ya que he vivido la experiencia con mucha intensidad.

Valoro especialmente de este reto el haberme podido identificar con el grupo y la paz y tranquilidad que he experimentado.

He aprendido a ser humilde y también que las emociones pueden afectar significativamente a la diabetes.

Del 1 al 10, le doy un 14 a este proyecto. Creo que ha sido una experiencia inigualable y que debería realizarse varias veces al año.