Retos   Fundación para la Diabetes

"Compartir estas experiencias con otros diabéticos es siempre extraordinario"

Compartir: 

Reto: Rueda por la Diabetes a Mont Blanc.
Enrique Martín.

Este Mini Reto lo estoy preparando peor que el de los Pirineos, he cogido la bici muy poco desde navidades ya que estoy preparando un half triatlón en Sevilla, que es justo la semana anterior (el sábado 22 de abril) y en el que participo junto a otros dos compañeros, también diabéticos, en una prueba por relevos, y en esta ocasión, yo hago la natación (1.900 metros), así que en estos 3 meses casi ni salgo de la piscina.

Pero aun así, estoy deseando que llegue y volver a ver a todos los que estuvimos en los Pirineos, que para mí fue la aventura deportiva más emocionante que he vivido. No sé cómo llegaré de forma, pero daré todo lo que pueda para hacerla con dignidad.

A finales de mayo tengo pensado pedir a mi endocrino la bomba de insulina y espero obtener más información y experiencias en el Mini Reto de todos los que la llevan. Yo me gestiono bien con mi tratamiento actual, de hecho llevo varios años que no subo de 6.5 HbA1c, pero aún así quiero intentar bajarla y tener más flexibilidad a la hora de practicar ejercicio.

A finales de mayo tengo pensado pedir a mi endocrino la bomba de insulina y espero obtener más información y experiencias en el Mini Reto de todos los que la llevan.

Ha pasado un año desde los Pirineos y solo tengo recuerdos bonitos de aquella experiencia... De allí nació una amistad con muchos de los participantes, la cual disfruto aún, y con los que volví a encontrarme en otras aventuras deportivas tras los Pirineos, sobre todo con Jesús (de Salamanca) y el gran Alberto (endocrino), gente extraordinaria que aquel reto me dio la oportunidad de conocer.

En 2016 hicimos la solicitud para ir a los Pirineos cinco miembros del equipo Team One (Fernando, Nené, Unai, Javier Cenit y un servidor). Solo Javier se quedó fuera en la elección final, pero con él tuve contacto los últimos días antes de la lista definitiva ya que los email que recibíamos en inglés nos traían confundidos y no sabíamos si estábamos elegidos o no. Él lleva montando en bici de montaña desde pequeño y me dio mucha pena que se quedara fuera, así que me prometí que si en otro reto él podía ir, yo haría todo lo que estuviera en mi mano para que así fuera. Por eso, en este caso la elección ha sido fácil, la vida en parte se lo debía, él se lo merece, por el amor que siente por esta afición a la bici y por todo lo que hace con su Asociación de Granada para la Diabetes.

Conozco a muchos diabéticos, quizá porque es una enfermedad que me apasiona y también porque colaboro con muchas asociaciones de diabéticos para intentar transmitir la realización de ejercicio físico como parte fundamental de la educación diabética.

Así que estoy deseoso de volver a encontrarme con todos los compañeros y de conocer a los nuevos. Compartir estas experiencias con otros diabéticos es siempre extraordinario.