Niños y adolescentes   Fundación para la Diabetes

Preguntas más frecuentes

Compartir: 

CLARIFICANDO ALGUNOS ERRORES SOBRE LA DIABETES:
Usted debe saber que la Diabetes es una enfermedad que:

  • No se contagia
  • No es intelectualmente invalidante
  • No es un impedimento para la práctica de deporte o ejercicio físico
  • No es sinónimo de persona débil o frágil
  • No existe adicción ni física ni psíquica al tratamiento

A pesar de que la insulina es una hormona que sólo se puede administrar de forma inyectada, a pesar de que las personas con diabetes dependen de la insulina para su supervivencia, LAS INYECCIONES DE INSULINA NO GENERAN ADICCIÓN.

 

Maestros Compañeros del niño con diabetes Padres

Maestros

¿Es contagiosa la diabetes?

NO, en absoluto. 

¿Puede el niño con diabetes hacer el mismo tipo de actividades que el resto?

Rotundamente sí, es más, la normalización en la escuela es fundamental para su integración, desarrollo y madurez. 

¿Cómo puedo ayudar al niño con diabetes?

Facilitándole la realización de las actuaciones necesarias para su control, en un ambiente de "NORMALIDAD". 

  1. Hacerse los controles de glucemia capilar en clase
  2. Comer cuando lo necesite 
  3. Ir al servicio siempre que sea necesario 
  4. Procurando respetar los horarios 

¿Tengo obligación como profesor de hacerle al niño las glucemias o ponerle el Glucagón?

Legalmente no está obligado a ello.

La maniobra de controlar la glucemia en sangre capilar con un glucómetro es muy sencilla, no implica ningún riesgo, y es aconsejable que el profesor sepa hacerlo. 

En el caso de niños pequeños (o muy jóvenes) es bueno que el profesor les recuerde que deben hacerse el control y que supervise tanto la maniobra como el resultado que se obtiene; es una buena manera de estar al corriente del estado del chico y poder evitar sorpresas. Además, así se sentirá más "cuidado". 

El Glucagón es una inyección que puede administrarse rápidamente (viene ya preparada). La técnica es muy sencilla. A pesar de no haber obligación legal, con la debida autorización de los padres, que además deben eximir al profesor de cualquier responsabilidad (por escrito), es recomendable atreverse a inyectarla. Su administración en el momento preciso puede evitar graves complicaciones, como que el chico entre en coma por no ser atendido a tiempo. 

Hay que decir que si se toman las medidas preventivas adecuadas, muy raramente se llega a necesitar la administración del Glucagón. 

¿Qué tengo que hacer si el niño se pone enfermo en clase?

  • Actuar con calma pero con agilidad.
  • Sacar al niño del aula para evitar que a su alrededor se cree un espectáculo. No dejarlo solo.
  • Intentar averiguar qué está pasando: -¿Se trata de una hipoglucemia?
  • Si el profesor sabe cómo hacerlo, lo mejor es hacerle al chaval un control de glucemia capilar y averiguar si está alto o bajo de glucosa en sangre; este dato es importante para tomar decisiones.
  • Si el niño está con una hipoglucemia y se mantiene consciente, el cuadro se soluciona rápidamente y con mucha facilidad, sólo hay que darle de comer alimentos con azúcar.
  • Si por el contrario está demasiado alto de glucemia, debe llamar a los padres, y ofrecerle que beba abundante agua. Así como facilitarle ir al servicio, seguramente tendrá ganas de orinar.

¿Quién me puede informar adecuadamente sobre la diabetes?

En primer lugar los padres, si lo desea puede ponerse en contacto con el equipo de profesionales sanitarios que se ocupan del niño o chico. 

¿Puede el niño quedar exento de alguna actividad escolar o extraescolar a causa de su diabetes?

En principio su enfermedad no le impide seguir el ritmo de cualquier sujeto de su edad. Precisa, eso sí, prever y programar la mayoría de actividades, especialmente las relacionadas con la actividad física y las que pueden alterar el ritmo de comidas. 

¿Cómo influyen las hipoglucemias y las hiperglucemias en el rendimiento escolar?

En general la diabetes no afecta a la capacidad intelectual. Otra cosa es que en el momento de realizar alguna actividad (p. ej.: exámenes), el chico esté pasando por una hipoglucemia o una hiperglucemia franca; en este caso, su capacidad de concentración y de respuesta se verá claramente disminuidas, hasta el punto que debería darse por inválida la prueba. 

¿Qué material tengo que tener en mi clase para poder atender las urgencias del niño con diabetes?

A mano y de fácil acceso:

  • azúcar en terrones (o bolsitas)
  • tabletas de glucosport
  • zumos

El material para hacerse los controles en sangre y para inyectarse la insulina debe llevarlos el niño consigo. 

¿Qué tengo que saber sobre la diabetes y su tratamiento?

  • Qué es
  • En qué consiste el tratamiento
  • Necesidad de planificar las actividades que requieren esfuerzo físicoz
  • Necesidad de planificar las comidas
  • Situaciones previsibles que pueden repercutir en la vida escolar

Situaciones imprevisibles que pueden presentarse en el horario escolar: HIPOGLUCEMIA e HIPERGLUCEMIA

 

Maestros Compañeros del niño con diabetes Padres

 

Compañeros del niño con diabetes

¿Cómo puedo ayudarle?

Si hay alguna cosa que te sorprende o te suscita curiosidad, no le mires de manera rara, habla claramente con él y pídele que te explique lo que le pasa. 

Pide a tu profesor que te explique qué es eso de tener diabetes. 

Cuando estés bien enterado, mantén tu relación con tu compañero como si tal cosa. El tener diabetes no le hace más simpático o más antipático. 

¿Puede el niño con diabetes hacer el mismo tipo de actividades que el resto?

Rotundamente sí, es más, la normalización en la escuela es fundamental para su integración, desarrollo y madurez. 

¿Tengo que dejar de comer golosinas delante de él?

No necesariamente, pero sería todo un detalle por tu parte no andar "tentándole" o invitándole a lo que sabes que no puede comer. 

Por otro lado, también a ti te irá muy bien reducir el consumo de "chuches".

¿Por qué tiene que pincharse tantas veces en los dedos?

Debe pincharse el dedo para saber exactamente qué cantidad de glucosa (azúcar) circula por su sangre. Es una situación muy variable y a lo largo del día puede estar más alto o más bajo. 

Pincharse el dedo es molesto pero no se puede decir que sea doloroso. 

Si nos han dicho que por tener diabetes no puede comer azúcar ¿por qué luego va y se come dos terrones cuando se pone mal?

El cuerpo utiliza la glucosa (azúcar) que todos tenemos en la sangre como energía, de manera que en momentos en que "se gasta más energía" (como por ejemplo al jugar un partido de fútbol) baja el nivel de glucosa en la sangre. 

La manera más rápida de hacer subir la glucosa cuando en sangre está demasiado baja, es comiendo algún alimento azucarado. 

Sólo debe comer o beber cosas dulces si se encuentra en la situación de "bajón de azúcar".

 

Maestros Compañeros del niño con diabetes Padres

 

Padres

¿Qué información tengo que dar en el colegio por escrito?

  • Los teléfonos dónde poder ser localizados rápidamente.
  • Cómo contactar con el servicio médico que atiende a su hijo habitualmente, para poder actuar rápidamente si se presenta una emergencia.
  • Si el niño debe inyectarse insulina en el horario escolar, la pauta de insulina, especialmente si el niño tiene una pauta de insulina variable (es imprescindible que la lleve por escrito).
  • Si el niño es pequeño y precisa que algún adulto se haga responsable de la inyección de insulina, los padres deben formalizar por escrito su consentimiento.
  • Si deben hacerse algunas variaciones en el plan de comidas que la escuela va a servir, estas variaciones deben señalarse por escrito, además de ser comentadas.
  • Los padres deben autorizar por escrito a que en la escuela se administre el glucagón a su hijo en el caso de que se presente la necesidad. Además, deben eximir a los profesores de cualquier responsabilidad ante cualquier fallo en la administración del mismo.

¿Tiene que haber en el colegio algún responsable de hacerle las glucemias a nuestro hijo y de ponerle la insulina a la hora de comer?

Va a depender de la edad y del grado de autonomía del niño en estas actividades. 

Desde luego, si el niño es pequeño (guardería, parvulario, primeros cursos ..) es imprescindible que un adulto se responsabilice tanto de los controles, como de la administración de insulina. Cuando el niño no es tan pequeño, algunas veces, hasta que no actúa con soltura y seguridad, es bueno que sea supervisado y acompañado mientras se autoinyecta. En niños mayores y adolescentes eso no es necesario. 

¿Qué material tengo que aportar al colegio?

  • Todo el que pueda facilitar a los profesores y tutores la normal integración del niño a las actividades escolares y extraescolares.
  • Para empezar, conviene tener frecuentes encuentros con el equipo docente para responder a todas sus preguntas e inquietudes, para informarles de los conocimientos mínimos básicos sobre la diabetes y enseñarles a resolver las primeras urgencias.
  • Todos los profesores que en algún momento están a cargo de su hijo tienen que tener conocimiento de dónde localizar a los padres en caso de emergencia (teléfonos de casa, del trabajo, móviles...) así como del servicio médico dónde el chico es atendido habitualmente.
  • Seguidamente, es responsabilidad de los padres velar para que al niño o chico no le falte ni material para el control ni para la inyección de insulina.
  • También debe asegurarse de que en el aula haya alimentos ricos en hidratos de carbono y fáciles de comer, por ejemplo:
    • terrones de azúcar,
    • tabletas de glucosport,
    • zumos,
    • fruta,
    • galletas,...

Los padres deben estar atentos a que en el colegio se disponga fácilmente del Glucagón y revisar periódicamente la caducidad, reponiéndolo cuando se precise. 

¿Es conveniente que todo el mundo en el colegio sepa que mi hijo tiene diabetes?

Que su hijo es diabético no es un secreto, ni mucho menos un estigma. 

No se trata de pregonarlo a los cuatro vientos, pero sí es conveniente que los compañeros sepan que el niño o adolescente tiene diabetes y que eventualmente va a necesitar comer a horas no corrientes para los demás, hacerse controles de sangre, y ponerse insulina antes de comer, por poner algunos ejemplos. 

En cuanto a los profesores, tutores de aula, monitores de gimnasia, cuidadores o supervisores del comedor, ... es imprescindible que sepan la condición de diabético y qué hacer si se presenta algún problema.

¿Cuál es el horario escolar más conveniente para los niños con diabetes?

Lo importante es que los horarios sean regulares.

Con una buena planificación el niño puede quedarse a comer en el colegio, es más, a lo largo de la vida, y sobretodo cuando entre en contacto con el mundo laboral, tendrá que saber organizar el tratamiento y los horarios, así que puede empezar en el colegio. No siempre se puede comer en casa y a la misma hora.

El personal sanitario tratará en todo momento de adaptar el tratamiento para intentar perturbar lo mínimo las actividades escolares.

¿Cuál es la información más importante que tengo que saber del colegio?

  • Si el niño o adolescente con diabetes se queda a comer en la escuela o instituto, los padres tienen que pedir regularmente que los profesores y tutores les informen por adelantado del plan de comidas y menús previstos en el comedor escolar.
  • Los padres han de estar informados de los horarios de clase, los recreos, las comidas,.. para adaptar el tratamiento (los controles, los desayunos y meriendas, hora y dosis de insulina).
  • Es fundamental conocer horarios, duración e intensidad de las actividades que van a requerir ejercicio físico: partidos, práctica de deporte, clases de gimnasia,...para prevenir tanto las hipos como las hiperglucemias.
  • Es importante estar al corriente de si hay profesores nuevos (p. ej.:cambios de profesores, sustituciones) para asegurarse que todos los profesores o cuidadores de su hijo tienen la información necesaria.

¿Pueden negarse los profesores a llevar a mi hijo a alguna actividad fuera del colegio por tener diabetes?

No, eso sería una grave discriminación. 

Lo que debe hacerse es conocer la actividad que se programa con antelación para poder prever las necesidades que el chico tendrá y planificar el tratamiento de la forma más adecuada. 

La frecuente comunicación entre padres y el equipo docente es fundamental.

 

Sección realizada por: Raquel Barrio | Médico Adjunto. Unidad de Diabetes. Servicio de Pediatría. Hospital Ramón y Cajal. Madrid - Pedro Méndez Castedo | Psicopedagogo. Equipo de Orientación Psicopedagógica del Nalón. Asturias - Judit Rodergas | Enfermera. Experta en Educación para la Salud. Mataró. Barcelona