Niños y adolescentes   Fundación para la Diabetes

Días de enfermedad y acetona

Compartir: 

Modificaciones de la dieta en los días de enfermedad intercurrente y acetona

niño enfermoPara comprender lo que ocurre en situaciones de enfermedad hay que comprender lo que ocurre en situación de normalidad. 

Nuestro organismo, gracias a la acción de la insulina, introduce la glucosa en nuestras células y éstas la utilizan como sustrato energético para su buen funcionamiento.

Cuando disminuimos la cantidad de carbohidratos ingeridos en la dieta, nuestro organismo metaboliza las grasas de la dieta y de nuestros depósitos para liberar de todos estos procesos químicos los cuerpos cetónicos, que se eliminan por la orina y se utilizan como fuente de energía en estas circunstancias por nuestras células. 

Esta última situación ocurre cuando las personas con diabetes no tienen suficiente cantidad de insulina para introducir la glucosa que ingieren en la dieta o cuando la ingesta de hidratos de carbono es insuficiente para la cantidad de insulina que se administra. Así, podemos encontrar:

  • Persona con diabetes que come pocos hidratos de carbono y hace ejercicio, la glucosa se quemará rápidamente, quemando posteriormente las grasas y por tanto, produciendo cuerpos cetónas y acetona en la orina. Tendrá por tanto glucemias bajas y cuerpos cetónicos, la modificación en esta persona será aumentar la ingesta de hidratos de carbono.
  • Persona con diabetes con poca insulina (por tratamiento insuficiente o por mala administración de la insulina) y/o poco ejercicio físico: tendrá hiperglucemias por falta de insulina, no de hidratos de carbono y la modificación que tendrá que hacer es aumentar la insulina que se administra.
  • Persona con diabetes y con enfermedad intercurrente: en este caso las hormonas con acción contraria a la insulina se elevan, produciendo una resistencia a la insulina y aumentando en este momento las necesidades, apareciendo hiperglucemia y cetonuria y si no se resuelve llegará a tener una CETOACIDOSIS METABÓLICA.

La medición de cetona en sangre tiene la ventaja de detectar más pronto el déficit de insulina que la medición en orina, por ejemplo, en una infección. Además puede presentarse resultados erróneos cuando se miden las cetonas en orina, por ejemplo, falsos positivos (parece que hubiera cetonas, pero no hay) que ocurren si se ingieren algunos fármacos (captopril) o si persiste de forma fisiológica un nivel aumentado de acetona después de una cetosis o cetoacidosis, y falsos negativos (las cetonas no aparecen aunque están presentes) si el envase ha estado sin su tapa mucho tiempo, si las tiras son muy viejas, o si se ha tomado mucha vitamina C o ácido acetil salicílico (aspirina).

Ante la presencia de infecciones es necesario un tratamiento médico de la misma, y durante esos días la persona con diabetes deberá hacerse controles de glucemia capilar con más frecuencia y controles de acetona en orina, o mejor, en sangre. Durante estos días de enfermedad deberá:

  • Administrar su dosis de insulina habitual, salvo que la glucemia esté baja.
  • Asegurar una ingesta adecuada de carbohidratos, incluso se podría tomar bebidas que contengan azúcar.
  • Medir su nivel de glucosa en sangre antes de cada comida.
  • Ajustar la dosis de insulina antes de comer.
  • Si hay fiebre de más de 38º C con frecuencia es necesario incrementar la dosis de insulina en torno al 25%. A veces, incluso es necesario incrementos de hasta el 50%.
  • En el caso de que aparezcan vómitos sin diarrea hay que pensar en la posibilidad de que exista un déficit de insulina, ya que la náusea y el vómito son síntomas de déficit de insulina, por esto siempre hay que revisar la glucosa en sangre y los niveles de cetonas en sangre o en orina cuando aparecen estos síntomas. Si los niveles de glucosa son altos será necesario incrementar la dosis de insulina. Si los niveles de glucosa son bajos la náusea y el vómito se debe a la propia enfermedad. Si los vómitos impiden una ingesta adecuada de líquidos será necesario acudir a la consulta de diabetes o al servicio de urgencia.
  • Cuando hay gastroenteritis (vómitos, diarrea, fiebre y dolor abdominal) lo que suele ocurrir es que disminuye la ingesta y suelen disminuir los requerimientos de insulina. A veces es necesario disminuir la dosis de insulina en un 20 % para evitar la hipoglucemia. Igualmente debe realizarse control frecuente de la glucemia, y de cetonas en sangre o en orina.

 

Sección realizada por: Julia Alvarez | Jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid - Noelia Peláez | Médico Adjunto de la Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid