Niños y adolescentes   Fundación para la Diabetes

Recomendaciones nutricionales

Compartir: 

El tratamiento de la Diabetes Mellitus (DM) se sustenta en: una correcta alimentación y una correcta educación diabetológica, los fármacos hipoglucemiantes (exclusivamente en DM tipo 2) y la insulina.

La alimentación es esencial en el cuidado y el manejo de la diabetes, constituyendo uno de los pilares fundamentales para un buen control de la diabetes.

Para la buena realización de la dieta se han redactado una serie de recomendaciones dietéticas que debe conocer y llevar a cabo la persona con diabetes. Los objetivos de la dieta para la población diabética son:

  • Mantener la glucemia en unos límites adecuados, modificando la ingesta de los alimentos con la medicación y con la actividad física.
  • Normalizar el perfil lipídico y mantener un buen control de la tensión arterial.
  • Mantener el peso dentro de unos límites normales.

Para conseguir estos objetivos es necesario que la dieta:

  • Sea equilibrada y completa.
  • Proporcione las calorías necesarias para mantener o reducir el peso y, en niños y adolescentes, permita un crecimiento y desarrollo adecuado.
  • Incremente las necesidades calóricas en el embarazo y lactancia.
  • Prevenga y ayude a tratar complicaciones agudas, sobre todo la hipoglucemia, y la complicaciones crónicas.

En la población de personas con DM se recomienda una ingesta:

  • Variada, que permita su cumplimiento y que nos aporte todos los macro y micronutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
  • La ingesta de proteínas debe constituir en torno 10-20% de la calorías totales diarias. En aquellas personas con neuropatía diabética el consumo de proteínas recomendado es más bajo, entorno al 10%.


  • El aporte de las grasas debe ser menor del 10% en grasas saturadas y ≤10% en poliinsaturadas. El resto de las grasas deben ser monoinsaturadas. El consumo de colesterol debe ser menor de 300 mg/día. El porcentaje total de grasas va a depender del peso y del perfil lipídico que presente la persona con diabetes:
    • Si el peso y el perfil lipídico son normales, las grasas totales de la dieta deben ser <30% de las calorías totales y las grasas saturadas <10%.
    • Si el colesterol LDL está elevado: las grasas saturadas deben ser <7% de las calorías totales y el colesterol de la dieta <200 mg/día.
    • Si hay sobrepeso hay que reducir el porcentaje de grasas totales de la dieta.
    • Si los triglicéridos están elevados es conveniente incrementar moderadamente las grasas monoinsaturadas y consumir <10% de grasa saturadas y restringir los carbohidratos. Si esta elevación de los triglicéridos es muy elevada es necesario limitar todas las grasas de la dieta (<10% de las calorías totales).
  • En cuanto a los Hidratos de Carbono: deben restringirse los azúcares simples y los que se ingieran deben ser complejos. Se pueden emplear edulcorantes, se debe aumentar el consumo de fibra, cereales y legumbres. La fibra enlentece la absorción de los hidratos de carbono. Constituyen entre el 60-70% de las calorías totales de la dieta.
  • Debe limitarse la cantidad de sal en la dieta, recomendándose no superar los 3 gramos de cloruro sódico (sal común) al día. Si hay hipertensión arterial, el consumo de sal debe ser ≤2,4 gramos y si hay neuropatía e hipertensión arterial, el consumo de sal debe ser <2 gramos.
  • La ingesta de alcohol no acompañada de ingestión de otros alimentos en las personas con diabetes tratadas con insulina (o con hipoglucemiantes orales) puede producir hipoglucemia. El consumo moderado de vino con la comida se ha relacionado con una menor morbi-mortalidad cardiovascular. Las personas con hipertrigliceridemia, hipercolesterolemia, neuropatía, hepatopatía, pancreatitis, en embarazadas, o si hay historia de alcoholismo, se recomienda abstención.

 

Sección realizada por: Julia Alvarez | Jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid - Noelia Peláez | Médico Adjunto de la Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid