Niños y adolescentes   Fundación para la Diabetes

Fibra alimentaria

Compartir: 

La fibra alimentaria se reconoce hoy en día como un nutriente fundamental de la alimentación por su participación en funciones reguladoras de distintos órganos y sistemas. Está constituida por polisacáridos de los vegetales que no se pueden digerir en el intestino humano por falta de enzimas digestivas específicas. 

Según el grado de fermentación que sufren en el intestino se divide en:

  • Fibra fermentable, soluble y viscosa: son fermentadas en el colon; enlentecen el vaciado gástrico, la difusión y la absorción de los nutrientes y retrasan el tránsito intestinal. Todas estas acciones se traducen en un efecto hipoglucemiante e hipocolesterolémico, así como efecto antidiarreico. Las principales son las gomas, los mucílagos, las pectinas, el almidón resistente y los fructooligosacáridos.
  • Fibra escasamente fermentable, insoluble y no viscosa: no son fermentables en el colon y no alteran la absorción de los nutrientes. Las principales son celulosa, hemicelulosa y lignina.

Las recomendaciones actuales de ingesta de fibra oscila entre 20 y 38 gr/día o lo que es lo mismo 14 gr/1000 Kcal, con una relación entre fermentable/no fermentable de 3/1. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria ha planteado como objetivos nutricionales para la fibra 22 – 25 gr/d en los años 2005 – 2010 respectivamente. 

Las fuentes alimentarias con alto contenido en fibra (> 2gr / 100 gr de alimento) son: albaricoque, aceitunas, aguacate, alcachofa, all brans, apio, arroz integral, brócoli, cebolla, ciruela, coles de Bruselas, coliflor, frambuesa, fresa, frutas desecadas, frutos secos, higo, hinojo, judia verde, kiwi, legumbres, limón, manzana, membrillo, mora, nabo, naranja, pan integral, pasta integral, pera, pimiento, puerro, plátano, remolacha, tubérculos, zanahoria.

Los alimentos exentos de fibra son: huevos, leche, carnes, azúcar, grasas y condimentos.

Fermentable No fermentable Fermentable / No fermentable
Tomate Salvado de trigo Espárrago
Cebolla Lechuga, escarola Pan blanco
Legumbres Col Pasta italiana
Avena Nabos Arroz blanco
Salvado de avena Brócoli Zanahoria
Cítricos Apio Habas
Avellanas, almendras Rábanos Maíz

Es muy importante recordar que los pacientes que ingieren cantidades de fibra superiores a las recomendadas pueden presentar deficiencia de calcio, hierro y zinc porque se impide su correcta absorción

 

Sección realizada por: Julia Alvarez | Jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid - Noelia Peláez | Médico Adjunto de la Sección de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Alcalá de Henares. Madrid