El control, la mejor terapia.
General   Fundación para la Diabetes