Los diabéticos tienen un riesgo de amputación entre 15 y 40 veces mayor que el resto de la población
General   Fundación para la Diabetes