Un riñon de donante vivo dura más de treinta años y el de cadaver solo diez
General   Fundación para la Diabetes