El sedentarismo favorece que la grasa se acumule en la cintura, en lugar de repartirse proporcionalmente
General   Fundación para la Diabetes