Estados Unidos dirige la lucha contra la obesidad infantil a través de la Red
General   Fundación para la Diabetes