El entrenamiento de fuerza mejora la salud de las personas ancianas con diabetes tipo 2, según un estudio
General   Fundación para la Diabetes