Menos del 50% de los diabéticos controla la glucosa postprandial, lo que puede producir nefropatía o deterioro cognitivo
General   Fundación para la Diabetes

Menos del 50% de los diabéticos controla la glucosa postprandial, lo que puede producir nefropatía o deterioro cognitivo

Compartir: 

Menos del 50 por ciento de las personas en tratamiento por diabetes tiene bien controlada la glucosa postpandrial, los niveles de azúcar tras las comidas, lo que a la larga produce complicaciones graves de la enfermedad, como nefropatía, retinopatía o deterioro cognitivo, tal y como ha avisado el jefe del departamento de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales Quirón Salud Pozuelo, el doctor Esteban Jódar.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Así se ha expresado durante la presentación de la campaña 'Pongamos sobre la mesa el control de la glucemia postprandial', puesta en marcha por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y Novo Nordisk, con la colaboración del chef Pepe Rodríguez.

La iniciativa pretende sensibilizar y dar a conocer la importancia del control del nivel de azúcar en sangre después de comer en los diabéticos, 6 millones en España, además de que promover "el diálogo entre pacientes y profesionales sanitarios" en este sentido, tal y como ha explicado la directora de Relaciones Institucionales de Novo Nordisk España, Marta Carrera.

"Para bajar la hemoglobina glicosilada de 8-7,5 por ciento a 7 por ciento o menos, el objetivo general que protege de complicaciones crónicas muy graves, hay que controlar la glucemia postprandial", ha explicado el doctor Jódar.

La glucemia postprandial, "un concepto que muchas personas con diabetes desconocen", ha subrayado el experto, puede presentarse con picos muy elevados y provocar una hiperglucemia posprandial excesiva. Los picos elevados de glucemia tras las comidas contribuyen a la variabilidad glucémica".

Las oscilaciones amplias de glucemia, "aún con una buena o aceptable hemoglobina glicosilada, aumentan el tiempo que la persona con diabetes pasa con valores demasiados altos o bajos", ha explicado Jódar, lo que también aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Es habitual que los diabéticos midan su nivel de azúcar antes de cada comida y que no lo hagan después para conocer el impacto de lo que han comido sobre su glucemia.

Sin embargo, "si una persona con diabetes observa cómo una determinada comida en una cantidad concreta le sube el azúcar, puede así ajustar mejor la dosis de insulina antes de volver a comerla la próxima vez", según el doctor Jódar.