General   Fundación para la Diabetes

La Fundación para la Diabetes destaca los beneficios de los campamentos de verano para niños con diabetes

Compartir: 
  • Los campamentos para niños con diabetes son una buena opción para divertirse y aprender a convivir de forma lúdica con esta enfermedad crónica
  • La diabetes tipo 1 afecta en España a unos 30.000 niños menores de 14 años, una enfermedad que precisa tratamiento diario con insulina para su control

Los campamentos para niños con diabetes son una buena opción para divertirse y aprender a convivir de forma lúdica con esta enfermedad crónica. En estos campamentos los niños refuerzan su educación en diabetes y además mejoran su autoestima y autonomía para afrontar el día a día de la diabetes tipo 1, una enfermedad que afecta en España a unos 30.000 menores de 14 años, que precisan tratamiento diario con insulina para su control.

Por ello, el doctor Roque Cardona, Asesor en Diabetes Pediátrica de la Fundación para la Diabetes y pediatra endocrinólogo en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, destaca cinco razones para apostar por los campamentos de verano con contenidos en educación diabetológica para niños con diabetes.

  1. Diversión. Hay que tener presente que el niño acude al campamento durante su periodo de vacaciones, por lo que el objetivo prioritario del campamento es la diversión en un entorno seguro.
     
  2. Independencia. Los campamentos pueden ayudar a los niños a normalizar el hecho de vivir con diabetes y fomentar aspectos de su cuidado que aún no hayan adquirido. De este modo, el campamento puede convertirse en el lugar donde estos menores adquieren el primer nivel de independencia de sus padres.
     
  3. Refuerzo en educación diabetológica. En los campamentos siempre hay oportunidades para el aprendizaje práctico. La posibilidad de convivir con otros niños o jóvenes con diabetes abre la oportunidad a aprender unos de otros y a mejorar en el manejo de la diabetes y así  aumentar su confianza y autoestima.
     
  4. Seguridad. Los campamentos que se organizan en España cuentan con un equipo de profesionales (médicos, enfermeros, dietistas, psicólogos, etc.) que velan por el bienestar del niño durante esos días.
     
  5. Desconexión. La diabetes requiere una atención permanente por parte de los padres y familiares sobre el control y manejo del tratamiento. Por ello, un paréntesis en estos cuidados es deseable y hasta necesario para que los padres puedan destinar un periodo de relax a ellos mismos.

Control glucémico en los campamentos de verano

En opinión del doctor Roque Cardona, “por lo general, será necesario disminuir la cantidad de insulina ya que los campamentos suelen suponer un aumento de la cantidad del ejercicio físico habitual. El equipo de profesionales sanitarios del campamento podrá valorar la pauta habitual de insulina del niño y la ajustará de la forma más conveniente”.

“A la finalización de los campamentos los niños vuelven a casa con un montón de recuerdos de momentos felices, con nuevos amigos y un mejor conocimiento de ellos mismos y de su diabetes. Esta combinación positiva resulta beneficiosa y prepara al niño para los muchos desafíos que supone vivir el día a día con diabetes”, afirma el doctor Cardona.

Participar en un campamento de verano para niños con diabetes

Es importante dirigirse a la Asociación de Personas con Diabetes de la región donde vive y consultar las diferentes opciones.

Los campamentos de verano en España se organizan en distintas provincias y duran entre 7-13 días dependiendo de la asociación que los organice. La mayor parte de los campamentos suele tener un coste asociado.