General   Fundación para la Diabetes

Las personas con diabetes deben hacerse un chequeo médico antes del Ramadán, según Ingesa

Compartir: 

Así lo recomendó ayer la Dirección Territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). Mediante un comunicado, avisó de los riesgos para estas personas al realizar el ayuno si previamente no se ha hecho un control médico exhaustivo. Entre éstos, se incluye la parada cardíaca y el estado de coma.

En el inicio del mes de Ramadán, sagrado para la comunidad islámica de Melilla, la Dirección Territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) emitió un comunicado ayer en el que recomienda prudencia a las personas con diabetes en un periodo de tiempo en el que el ayuno constituye una obligación para todos los musulmanes adultos y sanos, exceptuando a los menores de 12 años, enfermos, ancianos, embarazadas y mujeres en periodo de lactancia.

En Melilla hay miles de personas que profesan esta religión y que padecen diferentes tipos de diabetes que, en caso de que decidan cumplir con el mes de ayuno, deben realizarse un control médico exhaustivo previo.

Durante el ayuno los mayores riesgos los tienen los pacientes con diabetes mellitus tipo 1 o en tratamiento con insulina, las embarazadas, los enfermos en diálisis insuficiencia renal, con mal control del azúcar (inestables), los que tienen el azúcar en sangre por encima de 150 mg/dl, los que han sufrido una cetoacidosis los tres meses previos, aquellos con tratamiento oral (pastillas), con complicaciones cardiacas, pacientes diabéticos que viven solos.