General   Fundación para la Diabetes

Día Mundial de la Diabetes: Españoles y portugueses piden aumentar la inversión y mejorar la autogestión en diabetes

Compartir: 

Las sociedades española y portuguesa de diabetes, junto al exasesor sanitario del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, exconsejero vasco de Sanidad y actual asesor del PSOE en materia de Sanidad, Rafael Bengoa, han destacado la necesidad de aumentar la inversión para ayudar a los diabéticos a autogestionar su enfermedad y, al mismo tiempo, a los profesionales sanitarios a realizar un seguimiento más continúo de los pacientes.

Así lo han explicado a Europa Press, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Diabetes, el próximo 14 de noviembre, y en el marco de una jornada en la que profesionales sanitarios españoles y portugueses van a elaborar un documento con propuestas para mejorar el modelo sanitario de atención a los diabéticos y que, posteriormente, será trasladado a las distintas consejerías de Sanidad y a los ministerios de Salud de ambos países.

"Nos hemos reunido para compartir las experiencia que tenemos en la gestión de las personas con diabetes, las nuevas tecnologías, las nuevas formas de conocer la situación de los pacientes y abordar la manera de tratarles mejor. Vamos a aprender unos de otros porque, aunque somos países muy cercanos, tenemos experiencias muy distintas. Además, tenemos la intención de elaborar un manifiesto para conseguir una mejor gestión clínica de la enfermedad", ha señalado el presidente de la Sociedad Española de Diabetes, Edelmiro Menéndez.

En concreto, según ha informado Bengoa a Europa Press, es necesario fomentar la educación entre los enfermos y mejorar la coordinación entre los servicios de Atención Primaria y Especializada y entre las propias comunidades autónomas porque, tal y como ha comentado, la atención que se ofrece en las distintas autonomías está "fragmentada".

Asimismo, el experto ha subrayado la importancia de aumentar la inversión para impulsar la medicina no presencial, es decir, que los pacientes puedan monitorizar los resultados en sus domicilios para que los profesionales sanitarios sepan en todo momento cómo está dicho paciente aunque no esté o no vaya a ir a la consulta.