General   Fundación para la Diabetes
Compartir: 
Entrevistado
Iñaki Lorente

Iñaki Lorente

Psicólogo-Educador en diabetes.

Tema: Aspectos psicológicos de la diabetes.
Categorías: Aspectos psicológicos
Fecha:

Iñaki Lorente, con diabetes desde los 30 años, compagina su trabajo depsicólogo-educador en la Asociación Navarra de Diabéticos Tipo 1, con la coordinación de varias Escuelas de Padres de adolescentes en distintos colegios de la Comunidad Foral de Navarra.

Muchos conoceréis sus últimas publicaciones: "Controla tu diabetes", libro electrónico orientado a la educación diabetológica de niños, y "Te acaban de decir que tienes diabetes", un magnífico libro dirigido especialmente a todas aquellas personas que acaban de vivir ese primer impacto del diagnóstico de la diabetes, aunque también muy recomendado para los más "veteranos".

Sus últimas conferencias en Navarra, Burgos o Tenerife han abarcado temas como La Diabetes y la Calidad de VidaLa Familia del Niño DiabéticoEl Adolescente y Joven con Diabetes, La Anorexia en el Diabético, ...

 

  ¿Cómo se puede saber que una persona necesita ayuda psicológica? Muchas veces pienso que lo que me ocurre es una tontería, pero otras la verdad es que lo paso bastante mal. Me da vergüenza que el psicólogo piense: “¿para eso ha venido a la consulta?”

Es cierto que algunas personas son auténticos consumidores de recursos sanitarios y que a la mínima dificultad que tengan, recurren al psicólogo para que se la resuelva. En ese caso debe ser el profesional quien le indique la forma apropiada de utilizar dicho recurso.

Sin embargo, según mi experiencia, la mayoría de las personas tienden a esperar demasiado tiempo antes de solicitar ayuda de un profesional de la salud mental.

Como norma general, si alguien tiene un problema que le provoque ansiedad, tristeza, preocupación excesiva, etc., debe intentar resolverlo por sus propios medios o pidiendo ayuda a las personas de su alrededor en las que confíe especialmente (un buen amigo, un familiar, etc.). Pero si pasa el tiempo (unos pocos meses) y el sufrimiento no decrece porque sus herramientas psicológicas o los que le proporcionan los de su entorno no son suficientes, es momento de solicitar ayuda profesional.

Eso no significa, necesariamente, largas sesiones de psicoterapia. Puede ser que con unas pocas indicaciones, o con la visión del problema desde una perspectiva diferente, sea suficiente para salir del bache.

En todo caso, si tienes dudas, deja que sea tu equipo sanitario de referencia quien te ayude a valorar lo oportuno o no de solicitar ayuda psicológica, pero no olvides que para que tu médico/a pueda valorar adecuadamente la situación debe conocer los pormenores de lo que te ocurre.

  Qué se puede hacer con una adolescente de 18 años que tiene una HB de 15, le da lo mismo todo, no hace caso a los padres ni allegados y no quiere tratos con psicólogos. Domingo.

Desconozco todos los detalles sobre el caso de tu hija pero intuyo a través de tus palabras que eres un padre a punto de arrojar la toalla después de “haberlo intentado todo”: con buenas palabras, con amenazas, con lágrimas... Y tu hija que no parece darse cuenta del daño que se está haciendo. ¿Es así?

A mi modo de ver una HbA1c mantenida de 15 exige pasar a la acción. No creo que os resulte fácil convencerla mediante la palabra. Así que, con todo el cariño, pero a la vez con toda la firmeza debes tomar cartas en el asunto y dar pasos por ella. Acompañarla a la cita con quien supervisa su evolución y transmitirle vuestra preocupación.

En la adolescencia, a parte de lo puramente hormonal, una HbA1c tan elevada sugiere cosas como rechazo o negación de la diabetes; pérdida absoluta del control de la situación; trastornos de alimentación u otras variables relacionadas con la psicología. Por lo tanto, creo que debería entrevistarse con algún profesional capacitado que valorara ese aspecto, siempre en coordinación con el/la endocrinólogo/a que sigue su evolución.

En mi experiencia, casi nunca un adolescente acude “voluntariamente” a una entrevista con un psicólogo. Es algo que siempre dejan muy claro al entrar: “vengo por que me han obligado mis padres”. Sin embargo no es menos cierto que, en la mayoría de las ocasiones en las que hay un motivo justificado para dicha entrevista, luego no tienen inconveniente en acudir, ya que experimentan un gran alivio al compartir ciertas cosas con otros percibiendo que no son juzgados y en el mejor de los casos sintiéndose escuchados.

Así que ánimo, vuestra hija os necesita resueltos.

  Hola Iñaki. Soy un joven de 27 años y db desde los 19, desde un principio me dediqué a ir al medico de medicina interna del hospital cada 6 o 12 meses y todo va de maravilla en mi control pero no he tenido educador en sí ni pertenezco a ninguna asociación, digamos que voy por libre, todo va bien pero me da miedo el hacer algo mal, ya que auque los controles van bien y yo mismo me regulo la insulina, se que no soy muy estricto en las comidas y a veces abuso, no mido nada. ¿Podría ir la cosa a peor o sigo por "libre" mientras vaya bien?. Muchas gracias. Sergio, Valencia.

Me alegro de que lleves tu diabetes bien controlada. Pero creo que eso no lo es todo. Tú mismo dudas del grado de importancia que tienen tus... alegrías culinarias. El contrastar creencias, hábitos, etc. con otros como tú te ofrece puntos de referencia en los que basarte para tomar decisiones y por lo tanto puede ayudarte a cuantificar el grado de “trasgresión” que suponen tus excesos.

Además puedes y debes enriquecer tus conocimientos sobre diabetes. La información adecuada te da flexibilidad y libertad de maniobra. Los educadores y las asociaciones de diabéticos disponen de información de la que tú careces y te brindan aquella que necesitas, obviando aquella que no te ayuda.

En fin, a mí me dio tanto la Asociación cuando debuté que soy un firme defensor del papel que cumplen en el buen control de la diabetes de sus miembros.

  ¿Que importancia tiene un psicólogo en la ayuda en las persona con diabetes? ¿A nivel personal , de tratamiento, de autocontrol, otros?. Saludos. Julian Tenerife.

El que tiene diabetes, como enfermo crónico que es, utiliza constantemente sus recursos psicológicos ya que todos los esfuerzos y sacrificios que realiza no tienen como objetivo curarse. Ello puede llevar a un desgaste personal que haga necesario el apoyo externo como forma de prevenir otros trastornos psicológicos más graves. En este sentido el apoyo psicológico tiene una función preventiva.

Por otro lado, creo que el psicólogo puede ayudar a entender la enfermedad de una manera correcta, evitando, tanto la minimización, como la excesiva dramatización de lo que supone vivir con diabetes.

Ya, por último, no olvidemos que, si bien antes se valoraba el buen control de la enfermedad basándose en criterios biológicos, actualmente eso es insuficiente. Hoy en día para determinar que una persona tiene un buen control de la diabetes, además de ese bienestar biológico, es imprescindible que concurra el bienestar psicológico y social.

  Estimados amigos. En primer lugar os felicito por la idea de este "foro". Tengo gran interés en encontrar publicaciones fiables en las que reflejen de una forma clara qué productos son mejores o peores en la alimentación de un diabético, sobre todo en las frutas pues a la hora de escoger postres para mi marido (que es diabético) no sé qué frutas contienen más o menos niveles de azúcares. Las informaciones son muy variadas y contradictorias. Os agradezco la atención. Recibid un cordial saludo. Mercedes.

A mi modo de ver, el problema radica en que cada fruta tiene una determinada concentración de fructosa. Comiendo 38 gramos de uva o 156 gramos de melón estás consumiendo los mismos 10 gr. de hidratos de carbono. A tu marido le toca decidir si comerse una tajada de melón o la quinta parte de un racimo de uva.

Como tú bien dices hay muchas publicaciones sobre contenidos nutricionales. Yo me suelo guiar por un libro titulado “La guía de la composición de los alimentos” Realizado por el Equipo de la Universidad de J.Liebig (Alemania) y publicado por Integra. También tengo presente una relación de alimentos que me facilitaron desde la Asociación de Diabéticos de Burgos elaborada por Pilar García (su educadora) en la que están recogidas la mayoría de los productos que habitualmente utilizados. Es una lista organizada por grupos de alimentos que sigue el sistema por Raciones de Hidratos de Carbono. Es cómoda y sin complicaciones.

  Me gustaría saber si un diabético tipo 1 bien controlado puede practicar buceo con botellas.

No parece ser lo más recomendable. Sin embargo a mi modo de ver, no depende tanto de la actividad como la cantidad de riesgo que la persona adulta esté dispuesta a asumir y que no suponga un peligro para otros. Por supuesto para poder decidir hace falta estar muy bien informado y formado.

En todo caso, si te decides te sugiero que pienses en todas las posibles contingencias que puedan ocurrir y que tengas previstas soluciones. De esa manera sólo tendrás que enfrentarte a las imprevisibles.

  Soy diabética tipo 1 desde hace 8 años y comedora compulsiva o bulímica desde hace 12 y estoy completamente desesperada. Mi control es pésimo porque me doy continuos atracones y para no engordar no me inyecto todas las dosis de insulina. No sé qué hacer. El tratamiento psiquiátrico no me ha servido de nada. Gracias.

Lo primero que se necesita para superar un trastorno como el que dices tener es un verdadero compromiso. No una declaración de buenas intenciones, sino un deseo sincero de cambiar de hábitos. Lo segundo es mucha ayuda externa.

A mi juicio, nadie en tu situación puede superarlo exclusivamente a fuerza de voluntad (ese es uno de los errores que más se comenten). Debes echar mano de todos los recursos sanitarios que necesites: Endocrinólogo, psiquiatra, etc. Y también familia y amigos. No puedes dejar de intentarlo a pesar de que, según dices el tratamiento psiquiátrico no te sirvió.

A menudo una persona lo intenta, pero si un día flaquea su voluntad y se da un atracón aparece un sentimiento de fracaso, de que todos los esfuerzos que ha estado realizando no han servido para nada. Ese sentimiento le lleva a abandonarse de nuevo. Abandono que suele ir acompañado de un sentimiento de impotencia, frustración y depresión: “nada ni nadie puede ayudarme”.

Creo que es un error. La recaída no es sino un paso atrás (grande o pequeño). Pero mientras haya un compromiso firme de seguir intentándolo, no será el “vaya a la casilla de salida”. Así que, amiga mía, no cejes en tu empeño y sigue pidiendo ayuda.

Un saludo y suerte.

  Desde hace años me ha parecido que la diabetes infantil, no es exclusiva de personas no mayores de 20 años. Sin embargo ya se ha publicado por varios medios que se han localizado niños hasta de 6 años con diabetes mellitus, tipo 2, considerada exclusiva en personas mayores de 30 años. Debido a que es éste hueco de l0 años???? ¿Que modificaciones habrá de hacer la Organización Mundial de la Salud, sobre la tipo 1 y la tipo 2?

La definición del tipo de diabetes no está en relación con la edad, sino con el origen de la misma. Es cierto que la Diabetes Tipo 1 se da fundamentalmente en niños, y la 2 en adultos, pero esa realidad es fruto de las estadísticas que arrojan las investigaciones.

Estas mismas investigaciones afirman que la obesidad es uno de los factores predisponentes de la Diabetes Tipo 2. Empezamos a atar cabos si pensamos en la alarma surgida entre los pediatras respecto al peligroso aumento de la obesidad en niños.

  Si la eliminación de la Diabetes Mellitus, Tipo 2, se logra eliminar sin medicamentos, y la medicina cataloga esto como una Remisión Espontánea, porque no estudiar a fondo esto??? Posiblemente porque su fondo es subjetivo???? Gracias.

Cuando se detecta precozmente la diabetes tipo 2, puede ser suficiente para mantenerla a raya modificando hábitos alimentarios y realizando un ejercicio físico adecuado. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se detecta la diabetes en estados más avanzados y ya no es suficiente con esas medidas higiénicas.

Por tanto la detección precoz de la diabetes debería ser una de las medidas a tomar en política sanitaria.

  ¿Cual es el tratamiento de la anorexia en el diabético? ¿Realmente tenemos especialistas en el tema capaces de ayudar a los enfermos, además de usted? ¿Qué puede hacer un adolescente para controlar mejor su diabetes y evitar caer en enfermedades como la anorexia?

Por muchos motivos, la anorexia y la bulimia son de los trastornos psicológicos más importantes de nuestra era. El tratamiento es complicado y exige la intervención psiquiátrica, psicológica, dietética, social, etc. Por tanto requiere un abordaje multidisciplinar.

Si, además, se tiene diabetes, los riesgos para la salud se multiplican requiriendo la concurrencia de más especialistas (fundamentalmente en endocrinología).

Por tanto un adecuado abordaje exige la coordinación entre diversas especialidades bajo la dirección de un endocrinólogo o un psiquiatra (según se ponga el énfasis en un aspecto u otro). Por supuesto con la exigencia de mantener abiertos de forma permanente los canales de comunicación entre dichos expertos. Sin duda sería lo más oportuno disponer de un equipo multidisciplinar (y no sólo para el tratamiento de los trastornos de alimentación).

Respecto a la última parte de tu pregunta decirte que el poder compartir experiencias con otros adolescentes que, como ellos, también tienen diabetes es una medida preventiva muy adecuada. No olvidemos que los adolescentes, por el hecho de tener diabetes, se pueden ver diferentes (y en algunas ocasiones “con tara”) respecto a otros chicos y chicas de su entorno.

Pero también deberíamos promover entre los adultos que les rodean (padres y equipo sanitario) la revisión autocrítica de actitudes que a menudo mantienen y que presentan connotaciones “policiales” o “judiciales”. Así los chicos y chicas adolescentes muchas veces en vez de tener como objetivo el autocontrol, tienen como meta esquivar el control.

  Hola Iñaki. Me llamo Angel, tengo algo más de 40 años, los últimos 12 con diabetes tipo 1. Vivo solo y lo que más echo en falta es no haber sabido formar una familia. Lo que más me gustaría es tener un hijo o una hija pero no me atrevo (no sé cómo hacerlo) a buscar una pareja. Creo que pensarían de mí: vaya saldo, tan mayor y con diabetes, y quiere tener un hijo! Creo que es un hándicap importante y si ella fuera diabética podría entenderme desde la enfermedad pero quizá ese hijo tendría mayor probabilidad de ser también diabético, con lo cual tampoco es buena solución. En definitiva siento un gran vacío no debido a la diabetes (hasta ahora no me había sentido limitado por ella) pero creo que esta enfermedad me va a impedir llenarlo... Siento una tristeza tremenda. Gracias por escucharme. Un saludo. Angel (Valladolid).

Angel. Creo que estás cometiendo un error al pensar que vas a enamorarte de una chica. Que esa chica no te va a querer. Y no te va a querer por que eres mayor. Y no te va a querer porque eres diabético. Y no te va a querer porque deseas tener un hijo. Y no te va a querer...

¿No te parece que estás dando por supuesto demasiadas cosas? ¿Qué pruebas tienes que demuestren que tu futuro va a ser así?

En mi opinión eso no debería frenarte. Pero tampoco creo que sea adecuado que busques pareja sólo para satisfacer el deseo de tener un hijo. Incluso iría más allá. No creo que sea oportuno que salgas a la calle con el único objetivo de buscar pareja, ya que, si es así, el 99% de los días volverás a casa sin haber cumplido tu objetivo, es decir, frustrado y triste.

Te sugiero que salgas a la calle a relacionarte. Que potencies tus relaciones sociales, saliendo con tus amigos, apuntándote a grupos que hagan cosas que te gusten (parapente, punto de cruz, danzas folklóricas, etc.). Para encontrar pareja hay que darle la oportunidad de que te vea.

También quisiera decirte que no te lo juegues todo a una carta. Si crees que sólo podrás ser feliz si consigues ser padre, arriesgas mucho, ya que rechazas la posibilidad de ser feliz si no lo eres.

  Hola, me llamo Montse, soy diabética tipo 1 desde hace dos años, ahora tengo 41. Empecé o perdí un año con pastillas hasta que cambié de endocrino y después de unas pruebas me trato con insulina. Aun no lo tengo asumido, me da rabia ser diabética y lo pago a veces comiendo más de la cuenta y comiendo chocolates..., luego me siento culpable. Me siento mal, me siento diferente y me doy rabia. También sufro hipoglucemias y le tengo terror, también me hacen sentir mal e inútil. Gracias. Montse.

Eso que te está ocurriendo es muy común entre los que tenemos diabetes. No quiero decir con eso que sea bueno, sino frecuente.

Respecto a la rabia por tener diabetes te diré que a mí también me ocurre. Pero opino que la aceptación de la enfermedad es condición imprescindible para poder ser feliz a pesar de ella. Compartir con otros diabéticos tus sentimientos te ayudará a redimensionar adecuadamente lo que supone vivir con diabetes.

En relación con los atracones te diré que no debes guardártelo para ti. Mantenerlo en secreto te va a pesar mucho más. Te sugiero que lo compartas con alguien de tu entorno que te inspire mucha confianza. Hablar de ello ayuda. Sin embargo si ves que no puedes resolver con tus propios recursos el problema, pide ayuda profesional. Si no sabes a quién recurrir habla con tu endocrinólogo/a que seguro que te podrá sugerir algún profesional.

  Factores predisponentes de la diabetes.

El origen de la diabetes es heterogéneo (y a mi modo de ver todavía bastante desconocido). Sin embargo parece existir un acuerdo en el que su aparición esta determinada por la concurrencia de varias causas (genéticas, hormonales, ambientales, estilo de vida, etc.).

  Hola. Yo quisiera preguntarle cómo afecta la anorexia y la bulimia en la mujer embarazada, y por tanto en el bebé. Conozco los riesgos de la diabetes en un embarazo. Yo llevo 10 años siendo bulímica (alguno más siendo diabética) y me gustaría tener un bebé, pero tengo mucho miedo. Más que por la diabetes, por la bulimia. Muchísimas gracias por su respuesta.

Sin duda tener diabetes y bulimia es una situación tremendamente peligrosa para ser madre. Piensa que las mujeres con diabetes que desean quedarse embarazadas, para evitar riesgos, deben llevar un exquisito control de los niveles de azúcar en sangre. Por definición, los atracones de comida implican un desequilibrio glucémico muy difícil (yo diría que imposible) de contrarrestar con insulina.

Mi consejo es que te pongas en manos de un especialista para tratar el trastorno de alimentación que dices tener, antes de quedarte embarazada. Quién sabe si el deseo de ser madre puede ser el acicate necesario para lograrlo (siempre con ayuda profesional).

Suerte en el empeño.

  Tengo diabetes desde hace dos meses y la verdad que le doy demasiadas vueltas y he leído tal vez demasiado, y siendo hipocondríaco y depresivo, por desgracia, siempre pienso lo peor, espero que se me pase el miedo con el tiempo, pero desearía saber cual es la esperanza de vida media de un diabético, siguiendo las recomendaciones medicas lo mas estrictamente posible. Tengo 41 años y mi diabetes debe ser por lo que me han dicho de tipo 2. Gracias por su atención, Agustín.

Siento que le des tantas vueltas a ese asunto. En todo caso, con un buen control de la diabetes, la esperanza de vida es la misma que si no la tuvieras.

Por otra parte quisiera decirte que debes darte un tiempo razonable para adaptarte a tu nueva situación. Pero en todo caso, si la hipocondría y la “depre” te hacen sufrir, ponte en manos de un/a psicólogo/a clínico/a que seguro que te puede ayudar. Te recomiendo que leas el libro “Te acaban de decir que tienes diabetes” que escribí. Puedes descargártelo gratuitamente en su versión electrónica desde la siguiente página.

  Mi marido lleva un año con mareos me gustaría preguntarle si podría ser por tener descompensado el azúcar, al tener subidas y en menos de media hora le baja a la mitad. Un saludo.

Siento no poder responderte a esa pregunta puesto que no soy endocrinólogo. Creo que tu marido debería consultar esos mareos con su médico de referencia que tendrá muchos más datos sobre él.

  Hola Iñaki. Lo primero felicitarte por tu trabajo, he leído tu libro "Te acaban de decir que tienes diabetes" y me ha parecido fabuloso. Hace 5 años me diagnosticaron diabetes tipo 1, ojalá me hubiera llegado tu libro entonces. Aunque ahora, al leerlo, me ha hecho comprender que todo lo que sentía cuando "debuté" era totalmente normal, teniendo en cuenta la situación que estaba viviendo, y ha sido un consuelo. Gracias. Mi pregunta tiene que ver con la bulimia: ¿es habitual en personas con diabetes? ¿Qué técnicas, además de la psicoterapia se pueden emplear para controlarla?

Gracias por tus amables palabras.

En el tratamiento de la bulimia, a mi modo de ver, junto con la psicoterapia, debería haber una terapia farmacológica psiquiátrica y una intervención terapéutica en el núcleo familiar y social.

Respecto a la frecuencia. No es que sea especialmente habitual entre las personas con diabetes, pero sí que conlleva más riesgo la concurrencia de ambas situaciones. Sin embargo quisiera aprovechar tu pregunta para hablar de otro trastorno alimentario que sí aparece frecuentemente en las personas con diabetes. Lo plantea Montse en su pregunta.

Es bastante común que personas con diabetes que siempre tienen que estar teniendo en cuenta las restricciones en la comida (tanto en cantidad como en tipo), y con cierto grado de frustración tengan periodos en los que transgredan las reglas de alimentación comiendo productos “prohibidos” y sintiéndose culpables. Con frecuencia acuden a mi consulta cuando se ven inmersos/as en una espiral de la que les resulta difícil salir: Comen lo que creen que no deben; se sienten culpables; ocultan ese comportamiento por lo que para su control dependen exclusivamente de su fuerza de voluntad; constantemente la comida está presente en sus pensamientos; en un momento determinado su fuerza de voluntad flaquea; comen lo que no deben; se sienten aún más culpables, ocultan aún más...

Yo invitaría a todos los que se sientan así, que se lo cuenten a alguien del equipo sanitario en quien confíen para que les oriente o les derive a un profesional.

  ¿Qué metodología deberíamos adoptar para que nuestros niños se pincharan solos y fueran más autónomos y qué plazo de tiempo cree que es el apropiado para empezar a pincharse después del "DEBUT"?

La edad en la que un niño debe empezar a inyectarse insulina él solo, no tiene tanto que ver con el tiempo que lleve como diabético como con su edad y sus capacidades.

La mayoría de niños con diabetes de más de 8 ó 9 años de edad, salen del hospital pinchándose solos.

La metodología a emplear depende mucho de la persona, pero una buena forma sería invitarle a que lo hiciera él tras un par de días. Si se le ve con miedo o con poca decisión se puede diseñar un programa basado en la aproximación hacia el objetivo mediante pasos intermedios (que coja la jeringa y la manipule, que la cargue con la técnica adecuada, con la dosis pautada...

Por otro lado se debe impulsar la adquisición de autonomía. Para ello es muy conveniente que acudan a los campamentos de verano para niños con diabetes ya que se trata de un ambiente protegido en el que el niño puede ensayar lo necesario hasta adquirir los conocimientos y las habilidades instrumentales oportunas a su edad.

Pero en el objetivo de hacer niños autónomos, también los padres deberían revisar sus propias actitudes (muchas veces sobreprotectoras) en su relación con su hijo diabético.

  Qué influencia, cuantificada de ser posible, tienen la ansiedad, el estrés y el estado de malhumor permanente, en los niveles de glucemia al despertar.

Desconozco si existe algún estudio que cuantifique la influencia de determinado grado de estrés en términos de niveles de azúcar en sangre.

Lo que sí concluyen muchas investigaciones es que la tensión psicológica afecta a los niveles de azúcar en sangre. En todo caso, de todas las horas del día, en las que, aparentemente menos debería influir el estrés es en el momento de despertarse, ya que se sale de un estado de relajación.

Yo descartaría otras causas (como cantidad insuficiente de NPH en la dosis de la noche, hipoglucemias nocturnas, etc.) antes de atribuir esas alteraciones glucémicas al estrés.

  Buenas tardes Iñaki, ¿podrías explicarme en qué consiste el trabajo de un educador y cómo "educa" al diabético? ¿en sesiones con cita previa de x horas a la semana? ¿a través de charlas, ejercicios, casos prácticos, documentación? ¿acuden los familiares a las consultas? ¿cuánto tiempo es el adecuado para trabajar educador-diabético? Siento mi "ignorancia" pero es que soy nueva en esto de la diabetes... Muchas gracias.

La configuración del plan de educación diabetológica va a depender del equipo sanitario de referencia. En todo caso, se deben fijar unos objetivos para cada paciente en función a su estilo de vida, sus peculiaridades y sus capacidades.

Establecer una serie de sesiones que pueden ser individuales, grupales (con otros diabéticos) o mixtas. En ellas se trabajarían tanto aspectos teóricos como prácticos. No olvides que el objetivo fundamental es dotar a la persona de los conocimientos y recursos instrumentales necesarios para que puedan llevar un buen control de su diabetes.

Es conveniente apoyarse en documentación impresa que la persona pueda revisar cuando lo desee. Pero, a mi juicio, no hay que abusar de este recurso. Existen multitud de publicaciones orientadas al paciente, pero que no siempre siguen los mismos criterios. Por lo tanto, la documentación a suministrar debe ser útil, sencilla de consultar y coherente con el estilo de tratamiento del equipo sanitario.

La concurrencia o no de familiares va a depender, en gran medida, del deseo expresado en tal sentido por el afectado. Sin embargo opino que deberían adquirir unas ideas básicas sobre qué es la diabetes y qué supone tenerla, ya que también los que conviven con el diabético se van a ver afectados por cambios en su rutina diaria.

  ¿Cuál es la mejor estrategia educativa para prevenir la diabetes en los adolescentes?

Ya que no creo que haya ninguna estrategia educativa para prevenir la tipo 1, debo entender que te refieres a la diabetes tipo 2.

Hay un alarmante descenso en la edad de aparición de la diabetes tipo 2, dándose cada vez más caso de diagnóstico en edad pueril. En este caso, el ejercicio regular y la comida sana, previniendo la obesidad, son medidas eficaces.

  Muchas gracias Iñaki de parte de todos los que trabajamos en la Fundación para la Diabetes por dedicarnos parte de tu tiempo y responder a todas estas preguntas. Esperamos tenerte de nuevo con nosotros.

Muchas gracias Iñaki de parte de todos los que trabajamos en la Fundación para la Diabetes por dedicarnos parte de tu tiempo y responder a todas estas preguntas. Esperamos tenerte de nuevo con nosotros.