General   Fundación para la Diabetes

Tratamiento dietético de la hipoglucemia

Compartir: 
Serafín Murillo Por: Serafín Murillo
Dietista-Nutricionista e Investigador del CIBERDEM (Hospital Clínic de Barcelona). Asesor en Nutrición de la Fundación para la Diabetes.
Fecha:

La hipoglucemia es una situación relativamente frecuente que se produce cuando los niveles de glucosa en sangre disminuyen por debajo de los 70 mg/dl. En todo momento, el organismo necesita unos niveles suficientes de glucosa en sangre para su correcto funcionamiento y, por tanto, cuando los niveles descienden se producen los síntomas típicos de la hipoglucemia. Éstos son síntomas de alerta, como sudoración, temblores, sensación de mareo, palpitaciones o nerviosismo. Si los niveles de glucosa en sangre siguen descendiendo se pueden llegar a ocasionar daños neurológicos graves por lo que ante la sospecha de alguno de los síntomas de hipoglucemia, siempre que sea posible, se deberá comprobar el valor de glucosa en sangre para confirmar la sospecha.

Hipoglucemia Normoglucemia Hiperglucemia

Tratamiento dietético de la hipoglucemia en adultos:

En general, el tratamiento de la hipoglucemia en adultos consiste en seguir la regla del 15x15: suministrar inmediatamente unos 15 gramos de hidratos de carbono de rápida absorción y esperar durante 15 minutos (en reposo) a que se restablezcan los niveles de glucosa en sangre. Si después de esos 15 minutos de espera no se ha mejorado la situación se deberá ingerir otros 15 gramos de hidratos de carbono.

Se trata de una situación que se debe resolver de forma rápida y acertada. No consiste en comer cosas dulces o tomar cualquier alimento o cualquier cantidad, sino de aportar al organismo de forma inmediata y precisa la cantidad de glucosa que necesita. Es habitual que durante la hipoglucemia se coma de forma descontrolada y con gran voracidad mientras existen los síntomas de hipoglucemia. Ello conlleva una ingesta total de hidratos de carbono muy superior a los 15 gramos indicados, lo cual suele ser la causa de un rebote o hiperglucemia en las horas posteriores.

Otro factor a tener en cuenta es el tipo de alimento que se ingiere. Los alimentos como dulces, helados, galletas o chocolates contienen muchos azúcares, pero también una buena cantidad de grasas. La presencia de grasas en los alimentos (además del aporte de calorías extra) hace que su digestión sea más lenta, por lo que los azúcares presentes en el alimento tardan más tiempo en llegar a la sangre. Por tanto, al tomar este tipo de alimentos, a pesar de que la cantidad de hidratos de carbono ingerida sea la correcta, tardan más tiempo en llegar a la sangre y los síntomas de hipoglucemia se mantienen durante más tiempo.

Por tanto, el tratamiento correcto de la hipoglucemia consiste en aportar unos 15 gramos de hidratos de carbono en forma de alimentos de rápida absorción.

A continuación podemos encontrar algunos ejemplos:

  • Un vaso de agua con 2 sobres de azúcar
  • Un vaso pequeño (150cc) de bebida refrescante (de cola, naranjada o tónica)
  • Un vaso (200cc) de zumo de fruta comercial
  • Un vaso de bebida isotónica
  • 2-3 pastillas de glucosa (15g)
  • Una gelatina de frutas

Tratamiento en niños:

La dosis de 15g de hidratos de carbono debe ser adaptada en el caso de los niños. Se calcula según su peso corporal, tomando unos 0'15g de hidratos de carbono por cada kg de peso. Así, un niño de 20kg debería tomar solamente unos 3g para resolver una hipoglucemia.

Situaciones concretas:

Existen algunas situaciones que incrementan el riesgo de sufrir hipoglucemias y que además hacen que el tratamiento de ellas sea ligeramente diferente.

Es el caso de las hipoglucemias durante o en las horas posteriores al ejercicio. La actividad física intensa no solamente consume la glucosa de la sangre sino también la que el organismo almacena en los músculos y en el hígado, la cual podría ser utilizada para “defenderse” cuando se produce una hipoglucemia. Algo similar ocurre tras la ingesta de cantidades moderadas o elevadas de alcohol, pues éste limita la capacidad del hígado para hacer llegar la glucosa almacenada hasta la sangre.

Por tanto, para tratar la hipoglucemia aparecida después del ejercicio físico o tras la ingesta de cantidades moderadas de alcohol, además de tomar los 15 gramos de hidratos de carbono iniciales se deberán tomar otros 10-15 gramos adicionales, pues al haberse gastado esta reserva de glucosa, es probable que la hipoglucemia se repita en las horas posteriores. Para este suplemento extra, se utilizarán hidratos de carbono de absorción más lenta como galletas o pan con queso, que pasen a la sangre de forma más progresiva.

Finalmente, aquellos que siguen tratamiento con los fármacos Acarbosa o Miglitol deben saber que estos impiden la digestión y la absorción de la sacarosa o azúcar de mesa, por lo que no podrán tomar azúcar o bebidas azucaradas para tratar la hipoglucemia sino que solamente podrán usar glucosa pura.