General   Fundación para la Diabetes

Campamentos de verano para niños con diabetes

Compartir: 
Pilar Bodas Por: Pilar Bodas
Responsable de proyectos de la Fundación para la Diabetes
Fecha:

Todos los años oímos hablar de campamentos de verano para niños con diabetes. Quizá esto puede parecer que los niños necesitan un campamento especial para que estén bien cuidados debido a que tengan unas necesidades especiales y no puedan hacer cosas como otros niños. Nada más lejos de la realidad, pero entonces:

¿Por qué hacer campamentos de estas características?

Campamentos de verano para niños con diabetesLa respuesta está en el aprendizaje que los niños adquieren sobre la enfermedad, el autocontrol y la confianza suficiente como para tomar decisiones en cuanto al día a día con su diabetes.

Para entender el sentido de estos campamentos quizá sea necesario explicar algunos detalles sobre lo que sucede cuando un niño es diagnosticado de diabetes. Inmediatamente produce un gran cambio en todo el entorno familiar. Lo primero es el impacto psicológico que supone descubrir que el niño tendrá que vivir con una enfermedad durante toda su vida, y en segundo lugar los cambios en cuanto a hábitos de vida, los ajustes del tratamiento, control de la alimentación, controles de glucemia...

La adaptación al tratamiento implica adquirir una serie de conocimientos sobre alimentación, insulina, resolución de situaciones especiales, etc. Evidentemente los padres son siempre los que asumen la responsabilidad del tratamiento y los que toman las decisiones cada vez que se hace el control de glucemia y hay que poner la insulina. Pero en algún momento los niños deben ir implicándose poco a poco en la toma de decisiones y aprendiendo sobre todos los aspectos de la diabetes.

Los campamentos de verano para niños con diabetes se celebran, a iniciativa de las asociaciones de diabéticos, para ayudar a que los niños aprendan a controlar su diabetes, sin que ello suponga una carga emocional o un impedimento para realizar sus actividades y llevar una vida plena como la de cualquier niño sin diabetes.

Los campamentos cuentan con un equipo médico que hace el seguimiento de los controles y monitores que guiarán las actividades recreativas y formativas en diabetes. De esta manera se crea un ambiente lúdico en un entorno seguro, para que tanto padres como niños se sientan tranquilos y disfruten de unas merecidas vacaciones.

Además de la independencia que puedan adquirir los niños durante su estancia en el campamento, los padres aprenden también a delegar poco a poco en sus hijos parte de la responsabilidad del control de la enfermedad, ya que durante los días que dura el campamento ellos no participan de la actividad diaria de los niños.

Objetivos

En concreto los objetivos que se persiguen con este tipo de actividades son:

  • Promover la convivencia con otros niños en sus mismas condiciones, lo que les ayuda a dejar de creer que ellos son los únicos en esta situación.
  • Reforzar su capacidad para resolver situaciones conflictivas producidas por la diabetes, favoreciendo el aprendizaje sobre su enfermedad y el autocontrol.
  • Realizar actividades deportivas y lúdicas iguales a las que se practican en otros campamentos, demostrando que la diabetes no es impedimento para llevar una vida normal.
  • Proporcionarles la autonomía y capacidad para resolver determinadas situaciones relacionadas con la diabetes sin la ayuda de los padres, evitando así la sobreprotección familiar que, en ocasiones, pudiera producirse.

Para lograrlo se realizan una serie de actividades teórico prácticas sobre tratamiento y autocontrol, dieta y ejercicio físico. Sin dejar de lado las actividades meramente lúdicas, ya que no debemos olvidar que los niños están de vacaciones y deben divertirse.