General   Fundación para la Diabetes

Ejercicio físico, deporte y diabetes

Compartir: 
Serafín Murillo Por: Serafín Murillo
Asesor en Nutrición y Deporte de la Fundación para la Diabetes. Dietista-Nutricionista e Investigador del CIBERDEM (Hospital Clínic de Barcelona).
Temas: Deporte
Fecha:

La aparición de la diabetes suele causar un fuerte impacto tanto en el ámbito personal, familiar como laboral. Para afrontarlo es necesario que la persona se adapte lo más rápidamente posible, a la vez que mantiene sus hábitos y costumbres previos al desarrollo de la enfermedad. En este aspecto, el ejercicio físico o la práctica de deporte juegan un papel fundamental. Todavía sucede que muchas personas dejan de hacer ejercicio o abandonan el deporte que más les gustaba practicar pues no son capaces de controlar su diabetes cuando hacen ejercicio. Mucho peor aún es el caso en el que alguna persona con diabetes abandona su deporte motivado por el consejo de algún integrante de su equipo médico.

En la actualidad existe información suficiente y al alcance de todos como para evitar este tipo de situaciones. No obstante, no se puede negar que la práctica de ejercicio de forma intensa o de competiciones deportivas puede alterar el control de la diabetes. Para evitarlo es necesario un trabajo de colaboración que incluya al paciente, a su familia, al equipo médico y a los entrenadores o preparadores deportivos. El ejercicio físico debe ser tratado como un factor más en el complejo equilibrio que supone el control de la diabetes. El paciente, que ya conoce el contenido de hidratos de carbono de los alimentos o la relación con las dosis de insulina, debe entrenarse en cómo modificar estos factores según la intensidad, la duración o la frecuencia con la que realiza el ejercicio.

A continuación, se responderán algunas preguntas que se suelen hacer en relación a la diabetes y el ejercicio físico.

¿Se puede hacer ejercicio si se tiene diabetes?

No solamente se puede, sino que se debe hacer. La práctica habitual de ejercicio físico se asocia con un mejor estado de salud general y con la prevención de algunas enfermedades. Está demostrado por varios estudios que aquellas personas más activas viven más años y mantienen una mejor calidad de vida. Es por ello que en los últimos años se intenta luchar contra el sedentarismo, entendiéndolo como un factor de riesgo de problemas cardiovasculares y asociado a una mayor mortalidad.

Por tanto, si una persona ya era deportista habitual antes del diagnóstico de la diabetes se debería conseguir que siga realizando ese ejercicio o deporte que practicaba anteriormente. En el caso de los deportes de competición o algunos deportes de larga duración o muy alta intensidad es posible que sea necesario un cierto periodo de adaptación. En esta fase, se incrementará de forma progresiva la intensidad o la duración del ejercicio a medida que se aprende más sobre la diabetes y se conoce mejor la respuesta a cada tipo de actividad física. Es el momento de conocerse más a uno mismo, haciendo más controles de glucemia de los habituales antes, durante o después de los entrenamientos o competiciones. No se debe tener prisa, poco a poco los resultados irán apareciendo.

¿Practicar ejercicio de forma regular mejorará el control de la diabetes?

En primer lugar el ejercicio físico habitual se asocia a un mejor estado de salud general pero no siempre a una mejora de los niveles de glucosa en sangre. En aquellas personas con diabetes tipo 2, que habitualmente presentan sobrepeso, el ejercicio físico regular se ha demostrado beneficioso en el control metabólico, reduciendo los niveles de hemoglobina glucosilada. Este efecto del ejercicio es similar al que pueden llegar a conseguir algunos de los fármacos utilizados en el tratamiento de la diabetes. Además, a diferencia de los fármacos, el ejercicio no tiene efectos secundarios.

En la diabetes tipo 1 es donde actualmente existe más controversia. Parece ser que los estudios realizados no muestran con claridad cual es el efecto del ejercicio sobre el control glucémico. Queda muy claro que una mayor actividad física provoca una reducción de las necesidades de insulina. Es decir, las personas más activas utilizan menos dosis de insulina que las sedentarias. Pero esto no significa que el ejercicio mejore los niveles de glucemia en personas con diabetes tipo 1. En este tipo de diabetes, el resultado de la glucemia depende del equilibrio entre insulina, alimentación y ejercicio. Si el deportista con diabetes no sabe regular acertadamente estos tres factores es probable que no mejore su control glucémico. Parece claro que es necesario un buen conocimiento de estos factores, insulina alimentación, y ejercicio, para conseguir una óptima regulación de la diabetes.

¿Se puede llegar al deporte de élite con diabetes?

Esta claro que sí. Existen los ejemplos de algunos deportistas con diabetes que compiten al máximo nivel. Este es el caso de David Lozano o Javier Megías, del equipo ciclista profesional Team Novonordisk, formado íntegramente por ciclistas con diabetes. Compiten a nivel internacional enfrentándose a equipos de la máxima categoría. Otro ejemplo es Adam Morrison, estadounidense, jugó algunas temporadas junto a Pau Gasol en los LA Lakers de la NBA, la mejor liga de baloncesto del mundo. Recientemente, Beatriz García ha sorprendido a mucha gente logrando el reto de participar en la prueba 4 Deserts, una de las 10 pruebas de ultradistancia más duras del mundo. Se tenacidad y determinación le han hecho superar todas las barreras, incluso las que la diabetes impone.

Hay muchos ejemplos más, como el esquiador de fondo Kris Freeman, el remero Steve Redgrave o el alpinista Josu Feijoo. Pero existen muchos más deportistas con diabetes que han llegado a alcanzar un alto rendimiento. Muchos de ellos, la mayoría, no han llegado a la élite pero pueden estar satisfechos de conseguir grandes resultados personales. Seguramente muchos de ellos se han preguntado alguna vez si ha sido la diabetes la que ha impedido un mayor rendimiento.

En principio, si la diabetes está bien controlada no se afectaría el rendimiento deportivo, especialmente en deportes que necesitan una menor prestación física, en los que se destaca más por la técnica o la habilidad. En cambio, la diabetes podría afectar más en aquellos deportes de mayor rendimiento físico, donde es necesario demostrar la fuerza o la resistencia. También se debe considerar que aquellos deportes que permiten el avituallamiento o que incluyen pausas durante su desarrollo facilitan un mejor control. Por ejemplo, durante un partido de tenis existen descansos cada pocos minutos donde es posible comprobar la glucemia y tomar hidratos de carbono si fuera necesario. En cambio, durante un partido de fútbol no se puede parar durante los 45 minutos de cada parte.

¿Es seguro realizar ejercicio si se tiene diabetes?

La complicación que se asocia más habitualmente a la práctica de ejercicio físico es la hipoglucemia. El incremento de los niveles de actividad física se asocia a un mayor número de hipoglucemias. Esto se produce pues al realizar ejercicio físico, el trabajo muscular consume en parte glucosa de la sangre como combustible. Si este consumo muscular de glucosa no se compensa rápidamente con el aporte de hidratos de carbono o no se reducen las dosis de insulina o de fármacos, la hipoglucemia aparecerá con una gran probabilidad. Este efecto del ejercicio se mantiene incluso varias horas después de su realización, lo que da lugar a la aparición de la denominada hipoglucemia post-ejercicio o hipoglucemia tardía, normalmente nocturna.

La hipoglucemia asociada al ejercicio se previene mediante la información. Eso es. El conocimiento ayuda a saber qué decisiones tomar durante y después del ejercicio. Por ejemplo, conocer cuál es el efecto de cada una de las insulinas que se toman, qué cantidad de alimento se debe suplementar durante y después de la actividad, realizar más controles de glucemia e incluso usar sensores continuos de glucosa. Todo ello contribuirá a reducir el número de hipoglucemias y a reducir su intensidad.

Por otro lado, el ejercicio se ha asociado a un empeoramiento de las complicaciones producidas por la diabetes. En muchos casos se aconsejaba no practicar ejercicio físico a aquellos pacientes con retinopatía, nefropatía o pie diabético. Las recomendaciones están cambiando en los últimos años, pues se ha comprobado que el ejercicio físico a moderada intensidad puede incluso mejorar el estado de algunas de estas complicaciones. La base está en adaptar cada ejercicio a las características de estas complicaciones. Por ejemplo, ante la presencia de pie diabético se practicarán ejercicios sin impactos, como nadar o ir en bicicleta, u otros que impliquen solamente actividad del tren superior como el remo. Incluso en estos casos, la diabetes no debe impedir realizar ejercicio de forma habitual.

Etiquetas:

deporte