General   Fundación para la Diabetes

¿Cuánto sube la glucemia una ración de hidratos de carbono?

Compartir: 
Serafín Murillo Por: Serafín Murillo
Asesor en Nutrición y Deporte de la Fundación para la Diabetes. Dietista-Nutricionista e Investigador del CIBERDEM (Hospital Clínic de Barcelona).
Fecha:

Una de las situaciones que suele confundir a las personas con diabetes es no poder prever el efecto que los alimentos tendrán sobre los niveles de glucosa en sangre. Por ejemplo, ante una hipoglucemia, ¿cuántos mg/dl aumentará la glucemia si se consumen 10g de hidratos de carbono? O bien, si se toma para merendar un alimento que aporte solamente 5g de hidratos de carbono ¿afectarán estos 5g a incrementar la glucemia? ¿será necesario poner una dosis extra de insulina? Como en la mayoría de los casos, la respuesta es muy poco clara: depende.

En algunos casos, se pueden hacer cálculos o estimaciones según las dosis de insulina utilizadas por cada persona para obtener una información aproximada. De forma general, algunos estudios muestran que por cada 10 gramos de hidratos de carbono ingeridos (sin añadir insulina rápida extra) se suele producir un aumento de la glucemia de unos 35-50mg/dl. Pero estas cifras pueden variar incluso en una misma persona, por ejemplo a lo largo de los diferentes momentos del día o según las actividades que realice.

A continuación se describen algunos de los factores con mayor influencia sobre el resultado final de glucosa en sangre:

En primer lugar, el factor más influyente es la sensibilidad a la insulina que se presenta en cada momento del día. En personas con diabetes se debe aportar la insulina de forma exógena, intentando imitar la producción de insulina que haría el páncreas de forma natural. Esto no siempre es fácil y, en muchas ocasiones, se presentan niveles de insulina por encima o por debajo de lo que sería ideal. Este problema se puede reducir al utilizar infusor continuo o bomba de insulina, pues se puede adaptar la dosificación de insulina hora a hora durante el día.

Por ejemplo, muchos pacientes suelen tener mayor efecto de la insulina basal antes de mediodía pero muy poco efecto antes de la cena. En este caso, 10g de hidratos de carbono aumentarán poco la glucemia si se toman a mediodía y podrán causar hiperglucemia si se toman antes de la cena. Es necesario conocer la pauta de insulina de cada individuo para así entender que respuesta tendrá tomar un alimento en cada momento del día.

Otra factor de gran importancia es la práctica de ejercicio físico previa. Durante las horas posteriores al ejercicio se activa el transporte de glucosa al interior de los músculos. Este efecto se suma al producido por la insulina. Además, cuando se realizan ejercicios de media o larga duración (más de 45-60 minutos), se consume una parte de las reservas de glucosa que el organismo almacena en los músculos y en el hígado. El organismo tiende a favorecer el relleno de estas reservas con la mayor rapidez posible, por lo que, al tomar esos 10g de hidratos de carbono en las horas posteriores al ejercicio permanecerán menos tiempo en la sangre al ser transportados hasta los músculos y el hígado para transformarse en glucosa de reserva, llamado glucógeno.

Muy relacionado con ello, el ayuno o las personas que siguen dietas o pautas de alimentación de bajo contenido en hidratos de carbono mantendrán sus reservas de glucógeno por debajo de lo normal. Esta situación ayuda a que el efecto hiperglucemiante de los alimentos sea inferior al esperado en situaciones normales.