General   Fundación para la Diabetes

Moviéndose por la diabetes en el rally Panda Raid

Compartir: 
Fundación para la Diabetes Por: Fundación para la Diabetes
Fecha:

Arturo Gracián y Fernando Miralles, son dos jóvenes madrileños de 28 años, amigos de la Universidad, que acaban de volver de participar en el Panda Raid

Arturo tiene diabetes tipo 1 y ha querido solidarizarse con la marea azul participando en la competición con un Panda que llevaba el eslogan “Únete a la Marea Azul y Muévete por la Diabetes”, de la Carrera y Caminata Popular por la Diabetes, que este año celebrará su tercera edición, el próximo 16 de Noviembre en Madrid.

Finalizada su aventura, nos ha escrito para compartirla con todos nosotros:

Carta de Arturo y Fernando

¡Por fin estamos de vuelta! 

La verdad es que aun habiendo vivido una de las mejores experiencias de nuestras vidas, el atractivo de ver a tus seres queridos junto con el placer de dormir en tu cama y comer tus platos preferidos hace que en algunos aspectos estuviésemos deseando volver a casa. Antes de irnos éramos un par de chicos dispuestos a vivir una aventura, a ponernos a prueba, a conducir el coche al límite (un Seat Marbella de 35 Cv al que hicimos 200.000 kms.) y por qué no decirlo, a conocer a gente igual de loca que nosotros. Ahora que hemos vuelto nos sentimos muy satisfechos, para empezar con el coche, ya que aguantó sin quejarse desde las piedras más duras hasta la arena más blanda. A veces nos pidió cariño como cuando se nos caía el depósito del anticongelante, cuando se le movían los ballestines y rozaban con las ruedas, cuando se le desmontó la varilla del cambio… pero nada que no se pudiera arreglar con cinta americana y bridas (si véis el coche por Madrid aún tiene esos apaños urgentes pero duraderos). También estamos muy satisfechos con la gente que conocimos, desde otros participantes locos con los que nos reíamos de las penurias de este o el otro coche, hasta la gente de la organización, que aparte de ser grandes profesionales y tenerlo siempre todo bajo control demostraron un lado humado digno de mencionar y que nos caló bien hondo. 

Quizás la persona que más le llamó la atención a Arturo fue el actor Joel Bosqued, que también participaba en el rally. Nada se salía de lo normal hasta que fortuitamente en el ferry de vuelta se percataron de que los dos tenían algo más en común que el rally y era la pertenencia al “club del aro azul” (referencia al círculo azul, símbolo del Día Mundial de la Diabetes), lo que hizo que se despertase mutua admiración por las ganas de vivir y hacerlo todo en la vida sin que ninguna cortapisa intente convencerte de lo contrario. Ambos se volvieron a casa con un nuevo amigo, un buen amigo al que acaban de conocer y con el que tenían más cosas en común de lo que llegaran a imaginar. 

Ahora que ya hemos vuelto, nos pregunta la gente que qué hacíamos durante todo el día y la respuesta es sencilla: Conducir, nos pasábamos las once horas que duraba la etapa conduciendo, sin parar ni para comer y llegábamos cansados en el mejor de los casos, pero aún así, disfrutamos cada segundo del rally y esperamos que os animéis y el año que viene sepáis de lo que hablamos.

Un fuerte abrazo 

Arturo y Fer. 

PD: El rally hubiera sido casi imposible, por no decir imposible, sin la desinteresada ayuda y ánimos del padre y del tío de Fer, Aquilino y Ambros. No podemos hablar del rally sin hablar de ellos. ¡GRACIAS POR TODO!

Panda Raid