General   Fundación para la Diabetes

Luna de miel y diabetes

Compartir: 
Roque Cardona Por: Roque Cardona
Asesor en Diabetes Pediátrica de la Fundación para la Diabetes. Endocrinólogo pediátrico con dedicación preferente a diabetes en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.
Fecha:

Luna de miel¿Qué es la luna de miel?

El periodo de luna de miel, o de remisión parcial, es un periodo que acontece al poco tiempo del diagnóstico de la diabetes y que se caracteriza por una disminución de las necesidades de insulina y la facilidad para el control glucémico.

Durante este periodo la hemoglobina glicada suele ser menor a 7% y las necesidades de insulina bajas (<0.5 U/Kg/día).

¿Cómo se produce?

Inmediatamente después del diagnóstico de diabetes se necesitan dosis elevadas de insulina. Esto ocurre porque al haber estado el cuerpo sometido a niveles altos de glucosa en sangre durante las semanas previas al diagnóstico no se encuentra tan sensible a la insulina como hasta entonces. Posteriormente, tras iniciarse la terapia con insulina subcutánea, la sensibilidad a la insulina aumenta rápidamente y, tras una semana aproximadamente, los requerimientos de insulina disminuyen considerablemente.

Conforme el nivel de glucosa en sangre se va manteniendo normal, las células beta comienzan nuevamente a producir más insulina, lo que permite disminuir las dosis de insulina subcutánea en mayor medida, pudiendo entrarse en la denominada fase de luna de miel o periodo de remisión. Esta insulina que produce el propio páncreas se libera en relación al nivel de glucosa en sangre y facilita el control de la glucosa durante este periodo.

¿Por qué se produce?

Se produce porque tras el inicio de las inyecciones de insulina, inmediatamente después del debut, las células del páncreas productoras de insulina que aún sobreviven y, que hasta antes del diagnóstico estaban estresadas, son capaces ahora de ayudar al cuerpo a mantener estable los niveles de glucosa sanguínea con una pequeña secreción residual de insulina.
 

¿Puede el cuerpo no necesitar inyecciones de insulina durante esta fase?

Este hecho puede ocurrir, aunque en general se prefiere no eliminar por completo las inyecciones de insulina aún cuando las necesidades sean muy bajas.

Únicamente se eliminan las inyecciones de insulina cuando la persona con diabetes presenta hipoglucemias con dosis inferiores a 0.5-1 unidades por día.

El motivo de no suspender la inyección de insulina, es que los estudios parecen indicar que administrar una dosis de insulina, por muy pequeña que sea, contribuye a lograr una fase de remisión más larga.


¿Cuánto dura la fase de remisión?

La duración de esta fase es variable. Los requerimientos más bajos de insulina se presentan entre 1-4 meses después del diagnóstico.

Por lo general, el periodo de remisión es muy corto en los niños pequeños y, de hecho, los niños menores de 5 años que han tenido un debut en forma de cetoacidosis casi nunca llegan a presentarlo. Por el contrario se prolonga un poco más en los casos de adolescentes, siendo raro que sobrepase el año.

En un estudio realizado en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona con una muestra de más de 100 niños que habían sido diagnosticados recientemente de diabetes, se estimó una duración media del periodo de remisión de 9 meses siendo excepcional el número de casos que presentaron criterios de luna de miel tras dos años después del debut.

Ineludiblemente el periodo de luna de miel o remisión parcial está condenado a terminar y las necesidades de insulina se mantendrán de por vida (al menos hasta que haya una cura para la diabetes).

¿Qué interés tiene el periodo de remisión o luna de miel?

El hecho de mantener una pequeña secreción residual de insulina contribuye durante un tiempo a mantener el buen control glucémico sin necesidad de tanto esfuerzo y, en cierta manera, confiere protección frente a la cetoacidosis. No obstante, cuando se presentan infecciones o situaciones de estrés los requerimientos de insulina suelen aumentar debido a la secreción de hormonas que suben la glucosa (cortisol y adrenalina) haciendo necesario en muchas ocasiones ajustar las dosis de insulina subcutánea consecuentemente.

Por otra parte, esta fase tiene también interés científico ya que muchas de las estrategias curativas de la diabetes que están siendo investigadas actualmente tienen como objetivo prolongar la supervivencia de estas células que aún persisten funcionales y ayudar a que se regeneren.

Comenta este artículo. Nos gustaría conocer tu opinión.

La Fundación para la Diabetes no se hace responsable de las opiniones o manifestaciones vertidas en este apartado.