General   Fundación para la Diabetes

Suplementos dietéticos y vegetales en la diabetes

Compartir: 
Serafín Murillo Por: Serafín Murillo
Asesor en Nutrición y Deporte de la Fundación para la Diabetes. Dietista-Nutricionista e Investigador del CIBERDEM (Hospital Clínic de Barcelona).
Fecha:

El abordaje de cualquier enfermedad crónica, entre ellas la diabetes, no es sencillo para las personas afectadas ni para sus familias. Es habitual la búsqueda de alternativas a los tratamientos tradicionales, que mejoren o faciliten el día a día de la enfermedad.

La propia dificultad del control de la enfermedad, la frustración por la falta de resultados o la necesidad de notar una mejoría rápida empuja a muchos pacientes a buscar ayuda entre este tipo de suplementos.

Según datos publicados recientemente, casi la mitad de los norteamericanos mayores de edad utilizan algún tipo de suplemento dietético. Las personas con diabetes se convierten en un grupo de población objetivo para muchos de estos productos. Se trata de una enfermedad crónica, muy relacionada con la alimentación que contará en todo el mundo con más de 380 millones de personas afectadas en el año 2025. Como siempre, los intereses comerciales pueden influir publicitando algunos productos por encima de sus beneficios reales.

En relación a la suplementación nutricional existe una máxima: una alimentación variada y equilibrada aporta todos los nutrientes necesarios para el desarrollo y mantenimiento de un óptimo estado de salud. En este punto, cualquiera se puede formular las siguientes preguntas: ¿Es mi alimentación suficientemente variada y equilibrada? ¿Cómo puedo saberlo? Es aceptado que existen algunas situaciones en las que se debe prestar una especial atención a la alimentación. Así, durante el embarazo se recomiendan suplementos de ácido fólico o yodo, o aquellas personas que siguen pautas de alimentación con poca proteína animal pueden necesitar suplementos de vitamina B12. Del mismo modo, es habitual encontrar déficits nutricionales en personas de edad avanzada y en aquellas que siguen dietas de pérdida de peso, pues de una forma u otra la ingesta de nutrientes puede ser menor de la necesaria. Este puede ser el caso de muchas personas con diabetes, y el lugar donde los suplementos nutricionales podrían tener su utilidad.

¿Suplementos dietéticos para mejorar la diabetes? Lo que dice la ciencia.

El efecto beneficioso de los suplementos dietéticos y suplementos vegetales para el control de la diabetes está en entredicho. Para algunos pueden ser de gran utilidad, mientras que para otros solamente se les atribuye el llamado efecto placebo, por el cual se produce una mejora del estado de salud por el mero hecho de recibir un tratamiento, aunque el tratamiento en sí sea totalmente ineficaz.

Pero, ¿cómo saber si la ciencia ha demostrado la utilidad (o la inutilidad) de alguno de estos suplementos? Es muy fácil dejarse llevar por frases como: “un estudio dice que tomar X es bueno para bajar el azúcar”. Seguramente cualquier lector ha oído o leído alguna vez comentarios como este. Existen diferentes tipos de estudios, algunos solamente informan de cosas mientras que otros son los que realmente las demuestran. ¿Y en el caso de leer: “8 estudios dicen que tomar X es bueno para tomar el azúcar”? Tampoco. La cantidad no indica calidad.

Entender y poder juzgar los estudios es un trabajo reservado para los especialistas en el tema. Por ello, acudimos a las Sociedades Científicas de cada ámbito, las cuales evalúan los estudios publicados para cada tema en cuestión y nos dan las recomendaciones a seguir.

En el caso de la diabetes, la Asociación Americana de Diabetes es uno de los organismos de referencia, publicando de forma anual sus recomendaciones sobre el tratamiento de la diabetes elaboradas a partir de las investigaciones y consenso científico. Entre estas recomendaciones, son especialmente reconocidas las que realiza sobre el efecto de la alimentación en personas con diabetes. En las guías publicadas en este año 2014 se vuelve a hacer referencia al uso de suplementos dietéticos o preparados a base de vegetales en personas con diabetes. A continuación se resumen algunas de las recomendaciones incluidas en esta guía:

  • Omega 3: no se reconoce la recomendación de suplementar con ácidos grasos omega 3 a personas con diabetes para la prevención o tratamiento de problemas cardiovasculares. Además, no se obtienen mejoras sobre los niveles de glucemia en pacientes con diabetes.
     
  • Vitaminas y minerales: No se recomienza la suplementación rutinaria con vitaminas o minerales en el caso de personas con diabetes. Diferente es la situación de algunos grupos de población con un mayor riesgo de déficits nutricionales, como son las mujeres embarazadas o lactantes, ancianos, vegetarianos o aquellas personas que siguen dietas restrictivas. En estos casos, puede ser necesaria la suplementación con vitaminas y minerales de forma casi habitual.
     
  • Antioxidantes: a pesar del enorme interés demostrado por muchos investigadores, actualmente no se reconoce una buena relación entre riesgo y beneficio con la suplementación mediante substancias antioxidantes.Además, no está clara la seguridad a largo plazo de tomar suplementos de vitamina E, C o carotenos.
     
  • Cromo y magnesio: estos han sido suplementos muy estudiados en los últimos años encontrando resultados positivos para su utilidad en personas con diabetes tipo 2. De todas formas se necesitan estudios de mayor calidad para poder establecer una recomendación sobre su uso rutinario.
     
  • Canela: se trata de un alimento muy común en nuestra cocina Mediterránea. A pesar de ello tampoco existe información suficiente sobre los beneficios del uso de canela u otras hierbas medicinales.

Canela

Es cierto que existen otros muchos suplementos, como Ginseng, Aloe Vera o Stevia que se relacionan o han relacionado con una mejora en los valores de glucosa en sangre. De momento, los estudios publicados no son suficiente para establecer una recomendación pues, en todos los casos, se debe demostrar no solamente su beneficio sino también su seguridad.

En este sentido, la Asociación Americana de Diabetes remarca la dificultad en evaluar la relación entre beneficio y riesgo de estos suplementos, pues en muchos casos no contienen una dosis estable de principio activo. Es decir, no existe un control riguroso sobre las concentraciones que los suplementos a base de hierbas o extractos herbales contienen. Este hecho dificulta enormemente la atribución de efectos beneficiosos y, lo que es más peligroso, puede incrementar el riesgo de efectos secundarios asociados a algunos de ellos. Es especialmente importante aconsejar a todas las personas con diabetes que informen a sus médicos sobre el tipo de suplementos dietéticos que están tomando. Con ello podrán tener en cuenta las necesidades de cada individuo y las posibles interacciones que se puedan dar con los fármacos utilizados.

Etiquetas:

alimentación