General   Fundación para la Diabetes

Enfermedad celiaca y diabetes

Compartir: 
Serafín Murillo Por: Serafín Murillo
Asesor en Nutrición y Deporte de la Fundación para la Diabetes. Dietista-Nutricionista e Investigador del CIBERDEM (Hospital Clínic de Barcelona).
Fecha:

¿Qué es?

La enfermedad celiaca es una intolerancia al gluten que se produce en aquellos individuos genéticamente susceptibles. Puede aparecer a cualquier edad y en la actualidad se estima que afecta al 1% de la población española.

No obstante, es mucho más frecuente en el caso de las personas con diabetes tipo 1, de las cuales, casi el 10% estarían afectadas.

Las personas con esta intolerancia, al tomar gluten reaccionan mediante una respuesta inmunológica que causa la inflamación y la posterior destrucción de parte de las vellosidades intestinales. Éstas son imprescindibles para la correcta absorción de los nutrientes, por lo que se altera el estado nutricional al dificultar la absorción de nutrientes básicos para el desarrollo del individuo.

Se debe tener en cuenta que esta reacción se produce aunque se tome gluten en muy pequeñas cantidades. Además, la ingesta continuada de gluten podría ocasionar importantes trastornos, como anemia por déficit de hierro, osteoporosis por falta de calcio o carencia de vitaminas y minerales, así como una mayor probabilidad de sufrir cánceres digestivos.

Síntomas

La sintomatología de la enfermedad celíaca es uno de sus problemas para su diagnóstico pues muchas personas permanecen sin síntoma alguno durante muchos años, lo cual complica su diagnóstico rápido.

En algunos casos la enfermedad se presenta con síntomas digestivos poco específicos como dolor abdominal, gases, abdomen hinchado o pérdida de peso. En niños, la falta de nutrientes puede dar lugar a un enlentecimiento del ritmo normal de crecimiento o de ganancia de peso.

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad celíaca se basa exclusivamente en la exclusión total del gluten de la alimentación, lo cual elimina los síntomas y restablece la absorción normal de nutrientes.

Combinar la dieta de exclusión de gluten junto con las normas para el control de la diabetes se convierte en un reto tanto para los propios pacientes como para sus familias.

Alimentos con gluten

El gluten está contenido en una gran cantidad de alimentos de uso muy habitual, como trigo, avena, centeno, cebada, kamut, espelta y triticale. Si bien se pueden utilizar otras fuentes de hidratos de carbono como arroz, patata o legumbres, la dieta sin gluten reduce enormemente la variedad de alimentos disponible para confeccionar el menú diario.

Pero no se trata solamente de evitar tomar los cereales que contienen gluten, pues éste puede estar incluido en muchos otros alimentos como un ingrediente más. Por ejemplo, un embutido puede contener gluten al añadirse una pequeña parte de almidón en su elaboración. Para estar seguro, se debe buscar el símbolo en forma de espiga barrada, o bien, una mención directa “sin gluten” situada en el etiquetado del producto.

Además, es necesario evitar la contaminación de gluten en los alimentos, como por ejemplo, al utilizar la misma tostadora o utensilios de cocina para elaborar preparaciones con y sin gluten. Es necesario utilizar utensilios y zonas de la cocina diferencias para evitar esta contaminación.

Se debe desconfiar de los alimentos sin etiqueta o comprados a granel, pues pueden contener trazas de gluten según como hayan sido procesados o almacenados.

No olvidar que al usar productos a base de cereales sin gluten (como pan, pastas o galletas) es necesario revisar el etiquetado nutricional, ya que su diferente formulación puede dar lugar a alguna modificación en el contenido de nutrientes, especialmente de hidratos de carbono.

Control de la diabetes

Por otro lado, es importante conocer que el control de la diabetes se puede conseguir mediante una alimentación casi totalmente normalizada. Para ello es necesario interesarse y aprender a contar hidratos de carbono.

Se trata de conocer el contenido en hidratos de carbono que se van a tomar en cada comida y aplicar la insulina de acción rápida en función de esa cantidad.

Este punto es básico en aquellas personas que además de la diabetes padecen de enfermedad celiaca, pues ayudará a liberar su alimentación en relación a la diabetes con lo que podrá sobrellevar un poco mejor la dieta de exclusión que impone la celiaquía.

Para más información os recomendamos:

Federación de Asociaciones de Celiacos de España

FACE, Federación de Asociaciones de Celíacos de España

Comenta este artículo. Nos gustaría conocer tu opinión.

La Fundación para la Diabetes no se hace responsable de las opiniones o manifestaciones vertidas en este apartado.