General   Fundación para la Diabetes

Telemedicina y diabetes

Compartir: 
Fundación para la Diabetes Por: Fundación para la Diabetes
Introducción de Mercedes Galindo, Asesora en Educación Terapéutica de la Fundación para la Diabetes
Temas: Tratamiento
Fecha:

La telemedicina (griego τελε (tele) que significa 'distancia' + medicina) es la prestación de servicios sanitarios a distancia. Para su implantación se emplean tecnologías de la información y las comunicaciones. La telemedicina puede ser tan simple como dos profesionales de la salud debatiendo un caso por teléfono, hasta la utilización de avanzada tecnología en comunicaciones e informática para realizar consultas, diagnósticos o cirugías a distancia y en tiempo real. Y como servicio, puede beneficiar a todos los pacientes de un sistema sanitario, pero sobre todo a las personas con patologías crónicas.

La telemedicina incluye tanto diagnóstico y tratamiento, como también educación. Es un recurso tecnológico que posibilita la optimización de los servicios de atención en salud, ahorrando tiempo y dinero y facilitando el acceso a zonas distantes para tener atención.

"Las nuevas tecnologías permiten controlar mejor la diabetes a distancia, facilitan la comunicación con el paciente, evitan desplazamientos y ahorran costes".

Mercedes Galindo
Enfermera Especialista en Educación Terapéutica en Diabetes, Obesidad y Nutrición en el Hospital Clínico de San Carlos de Madrid.
Asesora en Educación Terapéutica de la Fundación para la Diabetes.


Ejemplo del Hospital Gregorio Marañón en la atención a mujeres embarazadas con diabetes:

Dentro de las muchas posibilidades y experiencias que existen en nuestro país, queremos trasladar la de Rosario Lara, una enfermera del Hospital Gregorio Marañón, en la atención a mujeres embarazadas con diabetes.


Entrevistamos a Rosario Lara, enfermera del Hospital Gregorio Marañón:

¿Desde cuándo ofrece al hospital el servicio de consultas de telemedicina personalizada?

Iniciamos este tipo de servicio en al año 2013, con el uso de correo electrónico y teléfono, que se amplió con descargas de datos de glucómetros y de microinfusoras de insulina en 2014 y desde marzo de 2015 hemos introducido el uso de la videoconferencia.

¿A cuántas personas se atienden con este servicio?

Atendemos a la población de gestantes con diabetes gestacional y pregestacional, es un servicio que se le ofrece a toda paciente que acude a la consulta, el uso depende de cada paciente, ya que no todas tienen las mismas capacidades y necesidades, pero inicialmente se le oferta a la paciente después de la primera visita presencial.

¿Qué ventajas tienen las consultas de telemedicina para los pacientes?

Si tenemos en cuenta que el 1% de todas las gestantes presenta una diabetes pregestacional, y dependiendo de la estrategia diagnóstica empleada, entre el 8-16% diabetes gestacional, y que las complicaciones de la diabetes durante la gestación se pueden prevenir con un seguimiento exhaustivo y control metabólico de la embarazada, creo que es imprescindible una activad prolongada en un corto espacio de tiempo –el que dura la gestación- lo que es bastante difícil de aplicar en la práctica clínica debido a la creciente prevalencia de la diabetes, es un instrumento eficaz para integrar el proceso de atención de enfermería con la vida laboral y personal de la gestante.

Es una forma de facilitar el acceso a los recursos y se pueden desarrollar e implantar programas sanitarios preventivos, con tratamiento precoz y continuado. Yo creo que esto favorecerá la adherencia al tratamiento y por tanto mejorara el control. Además conseguiremos que el paciente sea más activo en el cuidado de su salud e incluso que este más motivado y disminuyan sus temores, Actualmente se ha producido un cambio en el rol de los pacientes, que asumen el protagonismo en la gestión de su enfermedad, de forma que tendremos un paciente informado y comprometido con mejorar su calidad de vida.

¿Crees que la educación sobre la diabetes está valorada?

Por supuesto que sí. El cambio ha sido muy importante, no solo por parte de los profesionales que cada vez tienen más formación y desarrollan proyectos de investigación e intervienen a nivel internacional en estudios y foros sobre diabetes, lo que hace que su actividad sea muy respetada por el resto del equipo, que los consideran un pilar fundamental dentro de la atención integral a los pacientes con diabetes, hoy día no se entiende un tratamiento sin un educador.

Y si nos referimos a los pacientes, no es menos cierto que ocupamos un lugar fundamental en sus vidas, saben que pueden contar con nosotros de una forma diferente, comparten sus problemas y conocimientos y tienen en cuenta que forman parte de un equipo. Actualmente los roles están cambiando y pasamos de ser administradores de cuidados a consultores y formadores, eso se nota sobre todo en los pacientes más jóvenes, donde además se implica el núcleo familiar, y en las gestantes por el corto tiempo, y que además suelen transformarse en agentes de salud para su grupo familiar y social.

¿Qué mejoras cree que se pueden implantar en un futuro próximo a este servicio?

La incorporación de las TICS mejora el acceso a los cuidados y hará más eficiente el uso de los recursos humanos, optimizando los tiempos y reduciendo las distancias. Debemos seguir en la misma línea, utilizar todos los medios que tenemos al alcance. En este juego tienen un importante papel las empresas que se dedican al tratamiento en la diabetes y me refiero a todo tipo desde los productores de mecanismos para la medición de glucosa, cuerpos cetónicos, etc., como a aquellos que se encargan de los fármacos y de su forma de administración, ya sean parenterales u orales.

Nuestro reto es implicar cada vez más al paciente y darle la posibilidad de aprender a ser autosuficiente.

Deberían mejorarse los servicios telefónicos, los mensajes vía wassaps con posibilidad de mandar fotos, son tan interesantes como la videoconferencia el uso de aplicaciones en móviles… son infinitos los recursos y sus aplicaciones, lo importante es seleccionar aquel que sea el mejor para nuestros pacientes. No debemos caer en la tentación de considerar que todo sirve para todos.

¿Qué te parecen los nuevos prototipos de aplicaciones móviles para pacientes que dan acceso continuo a parámetros como el nivel de glucosa en sangre, el consumo de insulina o la nutrición? ¿crees que ayudan a mejorar la continuidad asistencial?

Como comentaba en la pregunta anterior, me parece fundamental, es el futuro, pero siempre sin creer que son la panacea y la solución a todos los problemas. Nunca debemos olvidar lo importante que es el profesional, y lo necesario que es el contacto físico, el cara a cara siempre será imprescindible. Establecer una relación de empatía y conectar con el paciente hace que las tecnologías funcionen.

¿Crees que hay algún proyecto en telemedicina que se pueda implementar en beneficio de la diabetes a corto/medio plazo?

Existen en la actualidad múltiples proyectos, pero creo que hacen falta estudios a más largo plazo, las conclusiones que aportan son muy interesantes y esperanzadoras, pero sería fundamental que el tiempo de estudio fuera mayor para que realmente sean concluyentes.

Las distintas asociaciones mundiales, centros asistenciales y grupos hospitalarios, han realizado estudios compartimentados, utilizando solo un método técnico, me refiero a aplicaciones para móviles, o internet, descargas de glucómetros con tendencias incluso de sensores dérmicos, pero no existen datos de fusión de varios TICS y comparativas entre ellos, lo cual deja el camino muy abierto.

A pesar de esto no me cabe duda de que a medio plazo, y hablo de 5-10 años, sí pueden existir este tipo de proyectos, ya que hay muchos profesionales de diferentes ámbitos implicados en ello.

¿Crees qué desde los servicios sanitarios se puede fomentar más este tipo de prácticas?

Es fundamental, sin el apoyo de estos no sería posible. De hecho creo que están muy implicados, al menos a nivel que yo conozco, que es en la Comunidad de Madrid, aunque ya sabemos que las cosas van más despacio de lo que deseamos, pero en los últimos años se ha puesto las pilas. Ha sido la dirección del centro donde yo trabajo, Hospital Materno Infantil “Gregorio Marañon”, el que ha impulsado la videoconferencia y ha puesto los medios físicos para conseguirlo.

Viendo cómo pueden ayudar... ¿las nuevas tecnologías son un aliado para nuestra salud?

Sí, pero con un uso adecuado y no un abuso o mal uso. Debemos siempre valorar para qué y para quién estamos trabajando y por qué lo hacemos, y siempre tener presente los logros que queremos obtener. Lo fundamental siempre será el paciente y su bienestar.

Tenemos también que tener en cuenta a los profesionales que van a utilizar estas herramientas, porque si estudiamos la evolución de las TICS, es esencial el desarrollo de competencias de informática en enfermería, que vendrían definidas por el conjunto de capacidades teóricas y prácticas que forman parte de las competencias de la teleenfermería, agrupadas en tres categorías principales para facilitar su uso (práctica profesional, ética y jurídica, prestación y gestión de los cuidados y desarrollo profesional) y de conformidad con el Marco de Competencias del Colegio Internacional de Enfermería.

Estas competencias se integrarían en los programas académicos de enfermería, y serían tanto técnicas (nivel de competencia en el empleo de sistemas informáticos, programas para recibir, enviar y almacenar datos, redes de comunicación, navegación por Internet, aplicaciones de videoconferencias, redes y cámaras), como clínicas (capacidad de comunicarse, capacidad de proyectar una atención cálida y personal a través de la conexión por cámara o telefónica, y evaluar al paciente estableciendo una relación terapéutica usando las TICS).