General   Fundación para la Diabetes

Veamos su importancia

Compartir: 

La diabetes en números

En Medicina, para describir en cifras la importancia de una enfermedad, en este caso la Diabetes, se utilizan básicamente los términos epidemiológicos incidencia y prevalencia.

  • La prevalencia es la proporción de personas que, en una población determinada y un tiempo concreto, están afectados por la enfermedad.
  • La incidencia es la proporción de personas, previamente sanas para esta patología, que desarrollan la enfermedad en una población determinada y durante un periodo de tiempo, generalmente un año.

PREVALENCIA DE DIABETES
(en millones de personas)

Se han recogido datos de personas con diabetes conocidas y de otras que han sido diagnosticadas a raíz del estudio, de los que se desprende que el 43,5 % de los afectados desconoce que padece la enfermedad.

Datos: Estudio di@bet.es. Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM)

La diabetes Tipo 2 es más frecuente en edades avanzadas, cuando existen antecedentes familiares con diabetes y en personas con obesidad. Por encima de los 75 años la prevalencia es del 41,3% en mujeres y de 37,4% en varones, mientras que la prevalencia media total en España en personas mayores de 18 años es del 13,8%.

En cuanto a la diabetes tipo 1 no se cuenta con un estudio epidemiológico reciente de la misma entidad del anteriormente mencionado. Estudios previos arrojaban una cifra de incidencia de:

de 0 a 15 años = 11,3 individuos cada 100.000 habitantes
de 15 a 29 años = 9,9 individuos cada 100.000 habitantes

Datos más recientes nos permiten afirmar que la incidencia ha experimentado un aumento progresivo en los últimos años en todas las regiones alcanzando en algunos casos valores del orden de 20 individuos por cada 100.000 habitantes, a pesar de que teóricamente la diabetes tipo 1 no guarda relación con el estilo de vida.

Aunque los datos reseñados a continuación han sido superados por el estudio di@bet.es , el siguiente cuadro, obtenido de estudios anteriores realizados en León, Lejona (Vizcaya), Aragón, Cataluña y Asturias, muestra la prevalencia de las complicaciones crónicas producidas por la diabetes:

PREVALENCIA DE COMPLICACIONES CRÓNICAS DE DIABETES
Fuente: Alberto Goday Arno

Según el Dr. Alberto Goday Arno, investigador que nos facilitó los datos, existe un cierto grado de inexactitud en estas cifras ya que se asumen como válidas en todo el territorio español, pero no tienen en cuenta las variaciones temporales, el envejecimiento de la población, la heterogeneidad territorial, etc. En cualquier caso, son una muestra de la importancia de la diabetes en España.

Los estudios científicos actuales, permiten predecir el escenario de la diabetes en el próximo siglo.

ESTIMACIÓN DE LA EVOLUCIÓN DE LA DIABETES EN ESPAÑA
Número de personas por año

Costes personales

El "coste" que le representa a cada persona con diabetes, y a sus familiares (o entorno más próximo), el diagnóstico de la enfermedad - como recordaremos la diabetes tiene tres características: crónica (que no se cura), persistente (para toda la vida), y requiere inexcusablemente una participación activa en el tratamiento por parte de quien la "soporta",- son unos costes que no se pueden calcular fácilmente ni cuantificar en términos numéricos.

Lo cierto es que la diabetes no aparece en la vida de una persona como si no pasara nada, al contrario. En todos los casos significa una ruptura con la vida anterior, así como un nuevo planteamiento del futuro. En el caso de que el "nuevo" diabético sea un niño, no muy consciente de real significado del diagnóstico, los que pasan por el proceso de asimilación y adaptación a la nueva realidad son los padres (y los familiares más próximos: hermanos, abuelos...).

En el proceso de adaptación a la enfermedad aparecen diferentes reacciones emocionales y el tiempo en superarlas es muy variable según cada persona.

La condición de diabético provoca un impacto en el estado anímico del paciente, en su entorno familiar, laboral y social. La importancia de este impacto dependerá fundamentalmente de tres cosas: la edad en el momento del diagnóstico, el apoyo del entorno familiar y la capacidad del individuo para afrontar los acontecimientos adversos.

Pensamientos más frecuentes Conductas más frecuentes

Negación:
"Seguro que es un error, esto es un episodio pasajero",  "Este médico no es especialista"

Duda de la competencia profesional del médico, búsqueda de otras opiniones o de medicinas alternativas con la esperanza de curación a corto plazo y poder olvidarse del tema.

Minimizar las acciones del tratamiento olvidando las limitaciones que impone la enfermedad y tendencia a comportarse como si no tuviera nada con el consecuente riesgo de descompensación aguda.

Resistencia:

  1. Búsqueda de culpables: ¿Por qué me ha sucedido esto precisamente a mí?
  2. Hipervaloración del estado de salud previo: Siempre me he encontrado bien, nunca he tenido nada, ¿cómo es posible que ahora...?

En el caso de padres de niños con diabetes pueden darse conductas de superprotección y mimo desmesurado, o de una disciplina casi tiránica. Como compensación de los sentimientos de culpabilidad y deseando evitar "males mayores"

Depresión reactiva, pasividad absoluta, tristeza, se cree que ya nada tiene sentido, alteración del sueño, tendencia al aislamiento.

Rebeldía:
¡No es justo, yo no me merezco esto!

La persona con diabetes hace valer su condición de "enfermo y desvalido" y se comporta con exigencia, a veces irascible.

Temor:
Acompañado de sensación de amenaza constante, genera ansiedad y angustia. ¿Y ahora que me va a pasar? Ya no puedo hacer nada ni ir a ninguna parte!

Se evitan situaciones de conflicto, disminución de las relaciones sociales, alerta constante al posible empeoramiento, llanto de impotencia o sobrecarga, trastornos del apetito...

Costes sociales

Dentro de los costes sociales de la diabetes, estudiada ésta de forma objetiva y cuantificable, se incluyen: las pérdidas de productividad causadas por la incapacidad laboral y por las jubilaciones anticipadas, la mortalidad precoz del paciente, el tiempo empleado por familiares o acompañantes (por ejemplo, el tiempo de ausencia del trabajo de una madre de niño o niña diabético en periodos de ingreso hospitalario) y el transporte en ambulancia, entre otros. Puede decirse que, en general, estos datos son los menos estudiados debido a la gran dificultad que supone medirlos, tanto en términos de tiempo, como de coste económico.

En España los estudios más exhaustivos sobre el coste de la diabetes se llevaron a cabo en 2002, cuando se calculaba una prevalencia de la diabetes del 5-6 % (en la actualidad sabemos que el 13,8 % de las personas mayores de 18 años tienen diabetes). Entonces se calculó un coste de entre 2.400 y 2.675 millones de euros al año. Los propios autores ya reconocían que estas cifras eran conservadoras y que el coste real debiera ser sensiblemente superior. La Asociación Americana calcula que en el año 2007 la diabetes supuso un coste de 174 mil millones de dólares, de los cuales 116 mil millones eran costes médicos directos y los 58 mil millones restantes costes indirectos (incapacidades, pérdidas laborales, mortalidad prematura). Se considera que el hecho de padecer diabetes multiplica los gastos por 2,3.

Costes globales: 98,2 millardos de dólares (1.500 billones de pesetas)
Costes económicos globales, directos e indirectos y porcentuales, de la población diabética de Estados Unidos en 1997. Adaptado por la ADA (American Diabetes Association), 1998.

Se estima que los costes sociales superan a los sanitarios. No es de extrañar que la Organización Mundial de la Salud considere la diabetes como la epidemia del siglo XXI.

En España no hay muchos estudios sobre los costes indirectos de la diabetes, que en conjunto se podría calcular que podrían suponer la tercera parte o más del coste total. Un estudio en nuestro país achaca el 86 % de los costes indirectos a la jubilación precoz, el 9 % a la pérdida de productividad y el 6 % a bajas laborales. Comparado con otros países, se puede decir que en España desconocemos la magnitud del problema. En Estados Unidos un estudio demostró que la mortalidad precoz suponía casi la mitad de los costes indirectos.

Costes sanitarios

Se entiende por costes sanitarios (o costes directos) los derivados de hospitalizaciones, visitas ambulatorias, consumo de fármacos, consumibles como agujas tiras reactivas, dispositivos para el autocontrol, material para las bombas de insulina. La mayor parte del gasto total se debe a hospitalizaciones (en torno al 50-60 %). Luego vendrían los medicamentos (30-40 %), visitas médicas (10-15 %) y consumibles (2-12 %). El coste de las complicaciones agudas, como las hipoglucemias graves y los episodios de cetoacidosis, se aproxima a 3.000 euros por episodio y paciente. Lógicamente, el coste se multiplica si hablamos de las complicaciones crónicas avanzadas.

En España hay pocos estudios al respecto. Uno de los mejores, aunque ya antiguo, fue el CODE 2 sobre los costes de la diabetes tipo 2 en 8 países europeos, incluyendo España

Impacto de las complicaciones en el coste de la DM2 en España (CODE 2)
*: OCDE (gasto público y privado)

Previsiones de la OMS

La Organización Mundial de la Salud, publicó un informe titulado: "Global Burden of Diabetes 1995-2025: Prevalence, Numerical Estimates and Projections (Impacto global de la Diabetes 1995-2025: Prevalencia, Estimaciones cuantitativas y Previsiones futuras). En este informe y, basándose en los datos epidemiológicos disponibles en la actualidad, se estiman una serie de predicciones.

Éstas son algunas de ellas: