General   Fundación para la Diabetes

Controlemos la diabetes

Compartir: 

¿Qué hay que controlar?

Para autogestionar la diabetes es deseable que cada persona esté en condiciones de reaccionar de la manera más favorable posible ante cualquier circunstancia de la vida, incluidas las inesperadas. Para ello es preciso conocer ampliamente la enfermedad y tener información.

Controles en sangre
Glucemia capilar o por punción en el dedo.
Es una técnica bastante sencilla que se puede hacer en casa. Se precisan tiras reactivas y un reflectómetro o medidor. Los resultados mantienen una correlación muy fiable con los análisis hechos en laboratorio. Hay que calibrar el medidor cada vez que se empieza una caja nueva de tiras.
Glucemia
Análisis que se hace en laboratorio. Hay que tener en cuenta que esta técnica mide la glucosa que hay en el suero no en la sangre total. El resultado es discretamente superior al de la glucemia capilar en ayunas, mientras que es similar en determinaciones después de comer.
Hemoglobina glicosilada
Análisis que se hace en laboratorio. Al medir este tipo de hemoglobina, el resultado refleja la glucemia media durante un periodo aproximado de 8 semanas previas a la determinación.
Cetonemia
Mide directamente en la sangre el beta-hidroxibutirato, que es el cuerpo cetónico predominante en situaciones de cetosis. Más precisa y fiable que la cetonuria.
Controles en orina
Glucosuria
Es una maniobra sencilla, que puede realizarse en casa con tiras reactivas que se colorean con la presencia de glucosa en la orina. En situación de sistema para controlar la glucosa en la orinanormalidad la orina NO contiene glucosa, si el análisis de glucosuria es positivo nos indica que la glucemia es superior al dintel renal (o lo que es lo mismo, superior a la cantidad de glucosa que puede pasar por el riñón antes de que éste empiece a eliminarla por la orina). La glucosuria es una medición que se usa sólo en algunos casos ya que las glucemias capilares son mucho más exactas.
Cetonuria
Es una maniobra sencilla, que puede realizarse en casa con tiras reactivas que se colorean con la presencia de acetona en la orina Si la cetonúria es positiva siempre significa una señal de alerta.
 

La frecuencia con que deben hacerse las glucemias capilares (o digitales) así como las cetonurias es diferente según cada persona. Generalmente es un acuerdo entre la persona con diabetes y el equipo asistencial en función del tipo de información que se necesita tener para ajustar el tratamiento.


Alimentos

Lo primero que hay que remarcar es que la alimentación de las personas con diabetes no es sustancialmente diferente a la alimentación de la población en general.

La mayoría de consejos son válidos para toda la familia. De todas las recomendaciones que aquí se mencionan sólo dos son especialmente para diabéticos, ¿adivina cuáles son?

 
Objetivo: el normopeso. Hay que llegar o mantener el peso normal.
Comer la cantidad de alimentos suficiente que garanticen la energía mínima necesaria.
El aceite de oliva debe usarse siempre para aliñar y guisar (en especial fritos).
Para cocinar, hay que disminuir o eliminar las grasas de origen animal (mantequilla, crema de leche, tocino...).
Comer legumbres a menudo (lentejas, garbanzos, judías, guisantes...). Cuando se come legumbres se puede suprimir la carne.
Las verduras y hortalizas (crudas o guisadas) son muy aconsejables, consumir al menos dos platos al día.
Las carnes, pescados y huevos, son ricos en proteínas y también contienen grasas, pero no hidratos de carbono.
Las carnes, pescados y huevos, deben consumirse con moderación procurando que el pescado sea más frecuente que la carne.
En personas adultas, las bebidas con alcohol (especialmente vino y cerveza) en cantidades moderadas (máximo dos vasos al día).
Comer poco y a menudo. Varias veces al día evitando comidas copiosas.
Evitar los azúcares de absorción rápida porque elevan de forma brusca los niveles de glucosa en la sangre.

El cuidado de la alimentación de la persona con diabetes forma parte de su tratamiento, por lo tanto no se puede hablar de tipos de alimentos y cantidades sin hablar también de actividad física, horarios habituales, medicamentos que toma, si padece o no otras enfermedades como colesterol o hipertensión... En definitiva, es un conjunto de factores que deben considerarse globalmente y que hacen que cada diabético tenga una dieta única y personalizada. Cada persona debe confeccionar, conjuntamente con el equipo sanitario, el modelo dietético a seguir.

Alimento
Pan, arroz, garbanzos...
Elemento basico
Glucosa
Alimentos que contienen Hidratos de Carbono
Deben ser más de la mitad (60%) del total de los alimentos consumidos en un día.

Alimentos de absorción rápida de consumo muy eventual
Azúcares refinados
Miel
Dulces (caramelos, turrones..)
Pasteles
Repostería en general

Alimentos de absorción rápida de consumo diario
Frutas frescas
Leche
Derivados lácteos: yogur, requesón, cuajada...

Alimentos de absorción lenta de consumo diario
Cereales
Arroz
Harina de trigo: pan blanco /integral, pasta de sopa, pasta italiana...
Patatas y boniatos
Legumbres: judías secas, garbanzos lentejas, habas, guisantes,...


¿Son importantes los análisis en casa?

En el caso de la diabetes, es una buena recomendación "hacerse amigo" de ella, ya que la condición de diabético es un acompañante para toda la vida.

Los autoanálisis (análisis que se hace uno mismo) realizados en cualquier momento del día, aportan información sobre la glucemia en el momento de la medición. Esta información permite actuar, aplicar las correcciones en la dieta, en la dosis de insulina, en el ejercicio que se propone realizar...

Es decir, pasar de la técnica del autoanálisis al verdadero AUTOCONTROL.

A mayor control, mayor información y mayor libertad de acción.

Para ello es necesario un cierto entrenamiento y un trabajo de aprendizaje conjunto con el equipo de profesionales sanitarios que le atienden. Se debe conocer:

  • cómo puede comportarse la diabetes
  • cuál es el estado de salud real y actual en que se encuentra
  • cuáles son los riesgos que existen
  • qué cambios son los más adecuados para conseguir el mejor control
  • el manejo de la dieta
  • el modo de ajustar con seguridad las dosis de insulina


Situaciones indeseables

Por situaciones indeseables se entiende aquellas complicaciones que:

  • pueden aparecer de forma brusca
  • pueden aparecer a largo plazo

 

DE APARICIÓN BRUSCA
Tipos Causas más frecuentes
Hipoglucemia
(se manifiesta en unos momentos)
Hiperglucemia
(se manifiesta en horas o días)
Transgresiones en la dieta
Otras enfermedades
  • Infecciones (anginas, gastroenteritis...)
  • Enfermedades víricas (gripe)
Recordemos que:

Para prevenir la Hipoglucemia es importante:

  • Ajustar la dosis de los medicamentos antidiabéticos a sus necesidades reales
  • Seguir un horario regular en las comidas
  • Tomar un complemento de hidratos de carbono antes de ejercicios físicos inusuales
  • Llevar siempre azúcar consigo

 

En cuanto a la Hiperglucemia:

La subida de glucemia a causa de enfermedades intercurrentes es difícil de prevenir, pero sí hay una serie de aspectos a tener en cuenta y algunas actuaciones muy recomendables:

La vigilancia de algunos signos nos permite valorar la "gravedad":

  1. Mucha sed y aumento de la emisión de orina
  2. Aparición de nauseas y vómitos que impiden una ingesta regular de líquidos y de alimentos
  3. Presencia de glucosuria (glucosa en orina) intensa o cifras de glucemia superiores a 300mg/dl
  4. Aparición de cetonuria (la acetona en orina es indetectable en condiciones normales)
Recomendaciones en caso de enfermedad intercurrente
  • Tratar la enfermedad desencadenante
  • Aumentar la cantidad de controles en sangre
  • Determinar la cetonuria
  • Tomar pequeñas y frecuentes cantidades de alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción fácil
  • Aumentar la ingesta de líquido (a pequeños sorbos)
  • Ajustar el tratamiento de la diabetes con insulina rápida
DE APARICIÓN A LARGO PLAZO
Niveles altos de glucemia de forma permanente, con el paso de los años
VASCULOPATÍA
Lesión en las paredes de venas y arterias
NEUROPATÍA
Lesión en la envoltura de los nervios sensitivos
De pequeños vasos
Retinopatía (retina del ojo)
Nefropatía (filtro del riñón)
De grandes vasos
Riesgo cardiovascular
Arteriosclerosis
Disminución de la sensibilidad

Estudios científicos de gran prestigio internacional han demostrado que mantener una glucemia dentro de la normalidad, desde el inicio de la enfermedad y de forma sostenida, previene de las complicaciones a largo plazo. Además, los mismos estudios han demostrado que aquellas personas que ya tenían lesiones, con la normoglucemia mantenida, éstas mejoraban de forma evidente.


Los pies

Los pies están habitualmente sometidos a un trabajo continuo, soportan el peso del cuerpo y van encerrados en el calzado. Además están lejos de los ojos (es difícil observar la planta de los pies para comprobar su buen estado) y del corazón (normalmente arterias y venas tienen que vencer resistencias para conseguir una correcta circulación de ida y retorno). Es preciso dedicarles una atención especial. Para su buen funcionamiento los pies necesitan una adecuada circulación sanguínea y percibir muy bien las sensaciones (tacto, dolor, temperatura...) Con el paso del tiempo, la diabetes mal controlada, puede producir una reducción del flujo sanguíneo y una disminución de la sensibilidad nerviosa. En consecuencia, un mayor riesgo de sufrir heridas que, justamente a causa de la circulación deficiente, serán de lenta y difícil curación, con gran peligro de infecciones.

VASCULOPATÍA (daño en venas y arterias) + NEUROPATÍA (daño en nervios sensitivos)
=
Mayor riesgo de lesiones en los pies

No todas las personas con diabetes tienen el mismo riesgo de padecer lesiones en los pies. Depende de varios factores:

  • Más de 10 años de evolución
  • Glucemias altas persistentes
  • Hábitos higiénicos deficientes
  • Tabaquismo
Las lesiones de los pies pueden prevenirse

Procure que el control de su glucosa sea lo mejor posible.

Vigile todos los días sus pies. Si tiene problemas visuales, solicite la ayuda de un familiar. Inspeccione la presencia de rozaduras, llagas, cortes, ampollas, durezas, áreas enrojecidas o hinchadas.

 

Lave diariamente sus pies con agua templada y jabón suave y neutro. El baño no debe durar más de 10 minutos. Séquese bien.

No utilice agentes irritantes como callicidas, cuchillas, alcohol, yodo, agua salada. Si se utiliza esparadrapo, debe ser hipoalérgico.

 

Evite que los pies estén demasiado húmedos o demasiado secos. Mantenga la piel suave e hidratada (puede utilizar una crema hidratante).

Lime sus uñas (no las corte) semanalmente o más a menudo si es necesario, en línea recta, con lima de cartón.

 

Protéjase del calor y el frío: no camine descalzo por la playa o superficies calientes, póngase calcetines por la noche si se le enfrían los pies, no se ponga mantas eléctricas, bolsas de agua caliente, hielo.

Utilice calzado adecuado tanto dentro como fuera de casa. Utilice gradualmente los zapatos nuevos. Los calcetines no deben oprimirle, no utilice tejidos sintéticos.

 

Camine diariamente (siempre calzado), eleve piernas y tobillos arriba y abajo 5 minutos 2 ó 3 veces al día, no fume. Practique deporte si no hay contraindicación.

Consulte a su podólogo y/o a su médico si aprecia cualquier lesión.

 

Actividad física y ejercicio

Hay que distinguir entre la actividad física y la práctica de deporte.

La actividad física es el movimiento o trabajo que hace el cuerpo humano, especialmente esqueleto y musculatura, pero también corazón, circulación, respiración....Puede ser desde moderada hasta muy intensa y de poca, media o larga duración. Todas las actividades de la vida cotidiana ya sean domesticas, laborales o de recreo , comportan una cierta actividad física. Al aumentar la actividad física se aumenta el consumo energético.

En términos generales, un ejercicio físico añadido a la actividad cotidiana, si se practica de forma regular, aunque sea moderado, se convierte, aún sin proponérselo, en un cierto entrenamiento con unos beneficios claros:

  • Mejora la fuerza y la elasticidad muscular.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Retrasa la desmineralización ósea que aparece con el paso del tiempo.
  • Ayuda al control del peso y de la Tensión Arterial.
  • Aporta mayor bienestar psíquico y tiene además
  • una acción desestresante.

Lo que se ha de saber para un buen autocontrol

El papel positivo del ejercicio sobre la diabetes se conoce desde hace muchos años. Actualmente se recomienda la práctica deportiva regular a las personas diabéticas porque junto con la propuesta alimentaria y el tratamiento farmacológico, es uno de los puntos importantes de su tratamiento.

Cualquier práctica deportiva debe efectuarse de forma regular y controlada, así se puede mantener un buen estado físico y psíquico. Al mismo tiempo se consigue un mejor control de la glucemia y una mejor calidad de vida. El ejercicio será un acto agradable y una práctica segura para la persona con diabetes, si se adoptan medidas correspondientes.

¿Qué pasa durante la práctica deportiva?

Durante la práctica del ejercicio

Se produce un aumento del consumo del combustible por parte del músculo. En los primeros treinta minutos el músculo consume la glucosa de sus depósitos de glucógeno (glucosa almacenada). Una vez agotados dichos depósitos, pasa a consumir glucosa de la sangre.
A continuación se establece un suministro continuo desde el hígado, que también produce glucosa, hasta la sangre y de la sangre al músculo.

Si el ejercicio se prolonga, se obtiene combustible de las grasas.

Frente a un ejercicio prolongado

El organismo disminuye la secreción de insulina. Dicho fenómeno facilita la producción hepática de glucosa; es decir, el aporte de glucosa del hígado a la sangre y la utilización de este azúcar por el músculo. Las personas con diabetes también tienen que adaptarse reduciendo la dosis de insulina para conseguir el mismo efecto.

Ejercicios de larga duración:

Maratón, montañismo, natación, ciclismo...

El consumo de glucosa es superior que la producción de hormonas hiperglucemiantes (catecolaminas, cortisol), por lo tanto predomina el efecto hipoglucemiante.

Ejercicios de corta duración:

Culturismo, pruebas de velocidad...

El consumo de glucosa es menor que la producción de hormonas hiperglucemiantes (catecolaminas, cortisol), por lo tanto predomina el efecto hiperglucemiante.

Limitaciones

Frente a las siguientes situaciones hay que pedir consejos específicos al equipo sanitario para poder gozar de la práctica deportiva:

  • Enfermedades cardiovasculares (infarto, argor)
  • Lesiones del sistema nervioso (neuropatía)
  • Lesiones en los riñones (nefropatía)
  • Diabetes descontrolada
  • Si no se tienen en cuenta las medidas de: dieta-ejercicio-insulina, adaptando los hidratos de carbono y/o la reducción de la insulina según la actividad propuesta.

Tipos de ejercicio y las medidas a tomar

Ejercicios de larga duración:

(Más de 2 horas): maratón, marcha atlética, montañismo, ciclismo, natación...

  • Disminuir la insulina retardada.
  • Disminuir la insulina rápida.
  • Disminuir la insulina retardada antes de ir a dormir (1/3 parte, la noche que sigue a la práctica deportiva).
  • Ingerir suplementos de hidratos de carbono durante el ejercicio: Líquidos en una maratón. Pueden ser solidos, como pátano o galletas, en actividades que no requieren tanto esfuerzo. Cada suplemento tiene que contener aproximadamente de 10 a 20 gr de carbono y consumirlo cada 30-45 minutos.

Ejercicios de mediana duración:

(60-90 min.): deportes de equipo; fútbol, basquet, hockey, rugby...

  • Control de la glucemia antes del partido.
  • Ingerir un suplemento de 15-20 gr de hidratos de carbono si existe glucemia baja.
  • Control de la glucemia a la mitad del partido.
  • Control de la glucemia al finalizar el partido.
  • No es necesario modificar previamente la dosis de insulina.

Ejercicios breves, con mucho esfuerzo:

Especialidades de atletismo, pruebas de velocidad de natación, deportes de lucha...

No hace falta ninguna medida en especial, aparte de los controles de glucemia antes y despues del ejercicio. Es probable que la glucemia aumente más al finalizar la actividad.

Ejercicios con sesiones de larga duración pero con actividad irregular e intermitente:

Esquí.

  • Disminuir la dosis matinal de insulina retardada.
  • Disminuir la insulina rápida antes de desayunar.
  • No se inyectará más insulina hasta finalizar la actividad.
  • Es aconsejable hacer pequeños suplementos (cada 2h) mejor que una comida copiosa.
  • Autocontrol de la glucemia cada 2 horas para prevenir hipoglucemia y hacer las medias correctoras, si es el caso.

Tipos de suplementos alimentarios

Contenidos de hidratos de carbono por volumen
Bebida / volumen 100 ml 25 cl 33 cl
ISOSTAR 7 g HC 18 g HC  
GATORADE 6 g HC   20 g HC
AQUARIUS 6 g HC   20 g HC
Zumo de fruta 12 g HC    
 
Contenidos de hidratos de carbono por peso
Relación peso / HC 10 g HC
Naranja 100 g
Manzana 80 g
Plátano 50 g
Galletas "María" 15 g
Chocolate 20 g
Fruto secos 60 g
Relación peso / HC 15 g HC
Barrita cereales 25 g
Barrita frutas 25 g

HC= Hidratos de carbono

La información aquí publicada sobre actividad física y ejercicio fue facilitada por la Fundación Sardà Farriol.

Logo Fundació Sandà Farriol