Día mundial   Fundación para la Diabetes

2003: La diabetes y las complicaciones renales

Compartir: 

14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes 2003

La DIABETES puede COSTARTE un RIÑÓN, ¡ACTÚA YA!

El tema de la campaña del año 2003 se centró en "La diabetes y las complicaciones renales” y su lema fue: La DIABETES puede COSTARTE un RIÑÓN, ¡ ACTÚA YA !

A continuación os ofrecemos amplia información sobre el tema, no sin antes insistir en la importancia de detectar a tiempo la nefropatía, la afección renal, mediante la determinación rutinaria (y barata) de la microalbuminuria.


Más información sobre el Día Mundial de la Diabetes: www.idf.org/wdd-index

 

¿SABÍAS QUE...?
1 … hay en la actualidad más de 190 millones de personas con diabetes en todo el mundo?
  • Los pronósticos indican que esta cifra crecerá hasta alcanzar los 330 millones en el año 2025, debido principalmente al crecimiento y al envejecimiento de la población, la urbanización, los hábitos alimenticios poco saludables y la vida sedentaria.
2 … al menos el 50% de todas las personas con diabetes no es consciente de que padece dicha afección?
  • En algunos países esta cifra podría llegar hasta el 80%.
3 … todo el mundo corre el riesgo de desarrollar diabetes?
  • El historial familiar, la edad, el exceso de peso, la falta de ejercicio y los malos hábitos dietéticos, todo ello contribuye a la aparición de diabetes.
  • Padecer un considerable sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar diabetes (el 80% de las personas con diabetes tipo 2 tiene sobrepeso u obesidad).
4 … de no recibir tratamiento, la diabetes puede producir graves complicaciones a largo plazo?
  • enfermedades renales: la diabetes es la principal causa de insuficiencia renal en el mundo desarrollado y representa aproximadamente entre un 35% y un 40% de los nuevos casos cada año.
  • enfermedades visuales: La diabetes es la causa principal de ceguera y deficiencias visuales en adultos en los países desarrollados. La incidencia de ceguera es 25 veces superior en personas con diabetes de lo que lo es en la población general.
  • enfermedades nerviosas: Las lesiones nerviosas, en combinación con la enfermedad vascular periférica hacen de la diabetes la causa más común de amputación no resultante de un accidente. Las personas con diabetes tienen entre 15 y 40 veces más probabilidades de necesitar una amputación de los miembros inferiores en comparación con la población general.
  • enfermedades cardiovasculares: las personas con diabetes tienen entre dos y cuatro veces más posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las personas sin diabetes. Las personas con diabetes tipo 2 tienen el mismo riesgo de sufrir un infarto de miocardio que las personas sin diabetes que ya han sufrido un infarto de miocardio. El riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular es 40 veces superior que en personas sin diabetes.
5 … las etapas iniciales de la enfermedad renal (nefropatía) son frecuentes?
  • A lo largo de su vida, alrededor de un 50% de las personas con diabetes tipo 1 desarrolla microalbuminuria.
6 … aproximadamente el 20% de las personas con diabetes tipo 1 desarrollan insuficiencia renal?
  • En personas de raza caucásica con diabetes tipo 2, entre el 5 y el 10 % llega a desarrollar una insuficiencia renal crónica terminal (IRCT), mientras que entre los no caucásicos la proporción es aún mayor.
  • La insuficiencia renal diabética es la causa más común de ingreso en programas de sustitución renal (diálisis o transplantes) en la mayoría de los países del mundo.
  • En Alemania y en los EEUU, más del 40% de las personas con insuficiencia renal crónica terminal tiene diabetes. Se calcula que el número de pacientes con IRCT en todo el mundo que necesitan diálisis fue de 1.000,000 en 2000, 260.000 de los cuales residen en los EEUU. Se calcula que esta población crecerá a un ritmo anual del 8%.
7 … hasta un 40% de los nuevos casos de IRCT se pueden atribuir a la diabetes?
  • El riesgo de IRCT es 12 veces superior en personas con diabetes tipo 1 en comparación con quienes tienen diabetes tipo 2.
8 …existen dos opciones de tratamiento cuando fallan los riñones?
  • La diálisis (hemodiálisis y peritoneal) y transplante.
  • En los Estados Unidos, casi 300.000 personas están bajo diálisis crónica y más de 20.000 tienen un riñón transplantado en funcionamiento.
9 … los costes de la diálisis o el transplante son altos?
  • Los costes por diálisis rondan los 35.000 USD por persona al año.
  • Los costes por transplante de riñón rondan los 15.000 USD durante el primer año, y los 6.000 USD a partir del segundo.
  • Las devastadoras complicaciones de la diabetes están imponiendo una enorme carga sobre los servicios sanitarios. Se calcula que la diabetes representa entre un 5% y un 10% del presupuesto nacional sanitario.
10 … la insuficiencia renal por diabetes se desarrolla tan lentamente que podrías no sentirte enfermo durante varios años?
  • Sabrás que tienes problemas renales sólo si tu médico te hace un análisis de proteína en la orina. Todos los años, asegúrate de que tu médico te realiza un análisis de orina para ver si tus riñones segregan albúmina.
11 … un estrecho control del nivel de azúcar en sangre reduce el riesgo de microalbuminuria en un tercio?
  • Hay pruebas concluyentes de que unos buenos niveles de glucosa en sangre pueden reducir de modo importante el riesgo de desarrollo de complicaciones y ralentizar su progreso en todos los tipos de diabetes.
  • El control de la hipertensión y la hiperlipidemia (grasa en sangre) es igualmente importante.
12 … se calcula que un 25% de las naciones del mundo…
  • no han desarrollado ningún plan específico para la atención a la diabetes dentro de los planes nacionales sanitarios, a pesar de que los costes humanos y económicos de la diabetes podrían reducirse de modo importante mediante la inversión en prevención, particularmente en detención precoz para evitar la aparición de complicaciones diabéticas?
I.D.F. FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE DIABETES

 

Documentación elaborada y difundida por la F.I.D. con motivo del Día Mundial

La nefropatía diabética

Escrito por el Doctor José Ramón Calle

Entre las complicaciones de la diabetes, una de las más características es la nefropatía, es decir, la afectación renal. Se puede considerar que la manera de afectarse el riñón en la diabetes es patognomónica, es decir, que presenta unas características particulares que la diferencian de cualquier otra enfermedad. Por otra parte, la diabetes se ha convertido en la primera causa de enfermedad renal terminal en los países desarrollados.

Para darnos cuenta de la importancia del problema, queremos destacar algunas cifras: en España, al igual que en los países de nuestro entorno, la diabetes afecta a al menos el seis por ciento de la población, lo que significa que en nuestro país hay más de dos millones de personas que padecen la enfermedad, de las que aproximadamente el 10 % corresponden a la diabetes tipo1 (la que debe tratarse necesariamente con varias inyecciones diarias de insulina) y el resto a la tipo 2 (pueden tratarse sin tener que pincharse, aunque muchos de estos pacientes con el tiempo también necesiten la insulina). Hay algunos otros tipos de diabetes, mucho menos frecuentes, pero que se escapan del alcance de esta pequeña revisión.

La nefropatía diabética se presenta con una frecuencia que varía notablemente en función de las características raciales y étnicas. Por lo que se refiere a la raza caucásica, afecta al 15-20 % de los diabéticos tipo 2 y al 20-35 % de los tipo 1. Aunque porcentualmente es algo menos frecuente en la tipo 2, al ser este tipo mucho más frecuente la mayoría de los diabéticos que inician programas de diálisis-trasplante son tipo 2. Si tenemos en cuenta que la diabetes tipo 2, junto con la obesidad, se consideran la “epidemia del siglo XXI”, por su fuerte asociación con el estilo de vida occidental, nos podemos dar cuenta de que es un problema cuya tendencia está claramente al alza.

En la historia natural de la nefropatía diabética lo primero que da la cara es el aumento de la excreción de albúmina por la orina y la elevación del filtrado glomerular. En esta fase inicial, estas alteraciones pueden ser totalmente reversibles con un buen control de la glucemia. Según va evolucionando la enfermedad, la nefropatía se hace más independiente del control metabólico. Cuando la excreción de albúmina por la orina oscila entre 30 y 300 mg/24 horas se denomina microalbuminuria, situación que implica daño renal, aunque incipiente.

Si no se establece tratamiento, la mayoría de estos pacientes va a evolucionar a proteinuria, entrando en fase de nefropatía diabética establecida. Cuando disminuye el filtrado glomerular, en casi todos los casos habrá progresión a enfermedad renal terminal, precisándose tratamiento con diálisis o trasplante. En el caso de la diabetes tipo 2, hay que tener en cuenta que es muy frecuente que se asocie hipertensión arterial (HTA), precediendo muchas veces a la microalbuminuria y que puede dañar al riñón, además de otro tipo de enfermedades renales diferentes a la nefropatía diabética y a la hipertensiva.

Las medidas preventivas son de vital importancia para evitar la nefropatía diabética. En primer lugar, el buen control de la diabetes es fundamental para prevenirla e incluso, si está en fases iniciales, revertirla. Esto está avalado por múltiples estudios, pero debemos mencionar especialmente el DCCT (Diabetes Control and Complications Trial) en la diabetes tipo 1 y los estudios UKPDS (United Kingdom Prospective Diabetes Study) y Steno en los tipo 2. Sin embargo, hemos de matizar un hecho importante que ya hemos apuntado anteriormente: mientras que en la diabetes tipo 1 la mejor manera de prevenir la nefropatía es mediante un buen control glucémico, en la tipo 2 son igual o aún más importantes otros factores de riesgo y, muy especialmente, la HTA. Si la prevención se hace de manera adecuada se puede reducir considerablemente la mortalidad y la aparición y progresión de las complicaciones. Hay que destacar que los pacientes con diabetes e insuficiencia renal presentan una mortalidad un 50 % mayor que los no diabéticos, aparte de una calidad de vida muy deteriorada por la frecuente asociación de complicaciones tan limitantes como afectación de la vista o amputaciones de miembros inferiores.

Dado que es mucho más eficaz prevenir que curar las complicaciones de la diabetes, es evidente que tenemos que intentar intervenir en estadíos precoces de la enfermedad. Afortunadamente, por lo que se refiere a la nefropatía, contamos con la determinación de la microalbuminuria como marcador de afectación renal. Más del 40 % de las personas con diabetes tipo 2 y al menos el 50 % de las tipo 1 van a desarrollar microalbuminuria. Los pacientes con diabetes mellitus tipo 1, como norma general, deben monitorizar su nivel de microalbuminuria a partir de los 5 años de la fecha del diagnóstico. Respecto a los tipo 2, debe medirse desde el diagnóstico ya que es frecuente que en el momento de dicho diagnóstico la diabetes lleve varios años de evolución. De hecho, varios estudios han demostrado que cuando se diagnostica la diabetes tipo 2 la mitad de los pacientes ya tiene alguna complicación. Nunca insistiremos lo suficiente en la necesidad de que la diabetes desconocida, que puede representar cerca de la mitad del total de los diabéticos tipo 2, se diagnostique lo antes posible.

En el momento en que aparezca la microalbuminuria, debemos intensificar el régimen terapéutico de la diabetes, ya que está demostrado que la mejoría de las glucemias va a frenar e incluso, en fases precoces, revertir la complicación. Además del control metabólico también debemos ajustar la dieta, disminuyendo el aporte de proteínas para que no suponga una sobrecarga para el riñón, y procurar que el control de la tensión arterial sea lo más estricto posible. Como ya hemos comentado anteriormente, en la diabetes tipo 2 el control de la HTA es aún más importante que el de la glucosa para prevenir las complicaciones. Debemos destacar que existen dos familias de medicamentos antihipertensivos que se consideran de primera línea en la diabetes, especialmente si va acompañada de afectación renal: los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina (IECA) y los antagonistas de los receptores AT1 de la angiotensina II (ARA II). Los beneficios de estos dos grupos son dobles: por un lado a través del control de la HTA y por otro la disminución directa de la microalbuminuria, además del efecto que se consigue por la disminución de la tensión arterial. Por esta razón, se recomienda su empleo en pacientes con microalbuminuria aunque tengan la tensión normal. Si no se instaura ningún tratamiento, el 80 % de los diabéticos tipo 1 evolucionan a fases más avanzadas de nefropatía y la mitad de éstos a enfermedad renal terminal, que debe tratarse con diálisis o trasplante de riñón. Para los tipo 2, las proporciones respectivas serían del 20-40 % a nefropatía franca y el 20 % de éstos a enfermedad renal terminal.

La nefropatía hace que suba la tensión arterial y este incremento, a su vez, favorece el deterioro de la función renal. La nefropatía también influye a la hora de seleccionar un tratamiento antidiabético: muchos pacientes con diabetes tipo 2 que teóricamente podrían tratarse con hipoglucemiantes orales deben pincharse insulina, ya que la nefropatía se considera una contraindicación para estos fármacos, aunque hay algunos que son mejor tolerados que otros.

Además de la carga que representa para la persona que padece complicaciones de la diabetes, también la sociedad se resiente. Desde un punto de vista estrictamente económico, la diabetes multiplica los gastos sanitarios, tanto más cuanto mayor sean sus complicaciones. Por ejemplo, un paciente que entra en diálisis cuesta 42000 euros. En el momento actual, en España hay 25000 pacientes en diálisis, la mitad de los cuales presentan nefropatía diabética. El 30 % de estos enfermos acabará requiriendo un trasplante renal.

En definitiva, la nefropatía diabética supone una complicación muy importante para la persona que la padece y para la sociedad. Es de vital importancia detectarla precozmente, lo que es posible mediante la determinación rutinaria (y barata) de la microalbuminuria.

Campaña de cribado

La Federación Internacional de Diabetes (IDF), La Sociedad Internacional de Nefrología (ISN), Sanofi- Synthelabo y Bristol Myers Squibb están trabajando conjuntamente para llevar a cabo una campaña de cribado de la enfermedad renal diabética por todo el mundo.Dicho proyecto se relaciona con el tema del Día Mundial de la Diabetes de este año, “Diabetes y complicaciones renales”, y con el lema de la campaña:

La DIABETES puede COSTARTE un RIÑÓN ¡ ACTÚA YA !

El proyecto pretende determinar la prevalencia de microalbuminuria (la secreción de pequeñas cantidades de proteína por la orina)en personas que padecen diabetes tipo 2, así como provocar una toma de conciencia sobre la enfermedad renal diabética y sobre los riesgos cardiovasculares. La pérdida anómala de proteínas a través del riñón es una indicación precoz de alteración de la función renal en las personas afectadas de diabetes y también es un marcador de riesgo de padecer enfermedad cardiovascular.

Más del 40 % de los pacientes con diabetes tipo 2 presentan microalbuminuria. La detección precoz de la misma es importante para que pueda instaurarse el tratamiento que permita prevenir o enlentecer la progresión hacia complicaciones renales o cardiovasculares.

Se espera que el cribado se realice en una serie de países de las siete regiones en las que está dividida la IDF. El número total de personas que se beneficiarán de esta campaña se espera que alcance una cifra de 25,000 en todo el mundo.

Los resultados del cribado estarán a disposición de futuras campañas de concienciación y actividades de prensa en el Congreso de la IDF de París y en el Día Mundial de la Diabetes.También puede adaptarse para algunos acontecimientos que las asociaciones miembros de la IDF quieran organizar a nivel nacional.

www.idf.org