Día mundial   Fundación para la Diabetes

Campaña 2007

Compartir: 

14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes 2007

El Día Mundial de la Diabetes, una iniciativa de la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se creó en 1991 como medio para aumentar la concienciación global sobre la diabetes y dirigir la atención del público hacia las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de esta grave afección, que se encuentra en constante aumento en todo el mundo.

La campaña del Día Mundial de la Diabetes de este año 2007 va a estar centrada en los niños y los adolescentes con diabetes.

 

Una resolución designa el Día Mundial de la Diabetes como Día de la ONU

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado en diciembre de 2006 una resolución de referencia reconociendo la amenaza global de la epidemia de la diabetes. La resolución designa el Día Mundial de la Diabetes, el 14 de noviembre, como un día que la ONU celebrará cada año a partir de 2007.

Para festejar que el Día Mundial de la Diabetes va a ser desde el actual año un día observado por las Naciones Unidas, se ha presentado un nuevo logotipo para este año con el círculo azul de la diabetes, el icono establecido por la campaña “Unidos por la diabetes”.

Ficheros

  Comunicado de prensa

  Resolución de las Naciones Unidas sobre la diabetes

 

La diabetes en niños y adolescentes

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más comunes en la infancia. Alcanza a niños de todas las edades, incluidos aquellos que todavía van a la guardería y a los bebes. A menudo la diabetes en niños pasa desapercibida o se diagnostica tarde, cuando el niño sufre una cetoacidosis diabética. En muchas partes del mundo, la insulina, la principal medicación que puede asegurar la supervivencia de éstos niños, no está disponible (o está disponible pero no puede accederse a ella por razones económicas, geográficas o debido a restricciones de los suministros). Como consecuencia, muchos niños fallecen de diabetes, especialmente en los países de rentas medias y bajas. Aquellos más cercanos al niño – familia, profesores, médico de familia- puede que no sean conscientes de las señales y síntomas de la enfermedad.

El Día Mundial de la Diabetes 2007 persigue erradicar estas circunstancias y establece firmemente el mensaje de que “ningún niño debería morir de diabetes”.

Hoy en día, más de 240 millones de personas conviven con la diabetes en todo el mundo. En aproximadamente 20 años, se espera que esta cifra alcance los 380 millones. Los niños no están al margen de esta epidemia global, con sus debilitadoras y amenazantes complicaciones. La diabetes tipo 1 está creciendo al ritmo del 3% por año en niños y adolescentes, y a un alarmante 5% por año entre niños en edad preescolar. Se estima que 70.000 niños de menos de 15 años contraen diabetes tipo 1 cada año (al menos 200 niños al día). De los 440.000 casos de diabetes tipo 1 en niños de todo el mundo, más de un cuarto vive en el sudeste asiático, y más de una quinta parte en Europa.

La diabetes tipo 2 se consideró durante un tiempo como una enfermedad de los adultos. Hoy, este tipo de diabetes está creciendo en alarmantes porcentajes entre los niños y adolescentes. En los Estados Unidos, se estima que la diabetes tipo 2 representa entre un 8 y un 45% de los nuevos casos de diabetes en niños, dependiendo de la localización geográfica. A lo largo de un período de 20 años, los casos de diabetes tipo 2 se han duplicado en Japón, y es más común que la de tipo 1. En niños aborígenes de Norte América y Australia, la prevalencia de diabetes tipo 2 se mueve entre un 1,3 y un 5,3%.

La diabetes es diferente para los niños

La diabetes tiene un impacto único en los niños y sus familias. La vida diaria del niño se ve alterada por la necesidad de monitorizar los niveles de glucosa en sangre, tomar medicación y equilibrar el efecto de la actividad y la ingesta realizadas. La diabetes puede interferir en el desarrollo normal de las tareas propias de la infancia y la adolescencia, incluidos el buen seguimiento escolar y la transición a la vida adulta.

Para ayudar a los niños y familias en ello y para asegurar la mejor salud física y emocional del niño, la atención debería ser ofrecida por un equipo multidisciplinar con buenos conocimientos pediátricos. También debe apoyarse a los profesores y al resto de las personas que están proporcionando la necesaria atención.

De este modo, los niños con diabetes tipo 1 y tipo 2 podrán alcanzar la edad adulta con el menor impacto posible en su bienestar. Para los niños en los países en vías de desarrollo, esta situación es actualmente precaria.

La campaña del 2007 quiere aumentar la concienciación acerca de la creciente prevalencia de los dos tipos de diabetes en niños y adolescentes. Un diagnóstico a tiempo y una buena educación son cruciales para reducir las complicaciones y salvar vidas. Los médicos de la comunidad, los educadores y los padres deben unir sus fuerzas para ayudar a los niños con diabetes, prevenir la enfermedad en aquellos bajo riesgo y evitar fallecimientos y discapacidades.
 

Fuente: FID, Federación Internacional de Diabetes (www.idf.org)

 

Folleto Día Mundial de la Diabetes 2007