Cetoacidosis diabética

Sección realizada por: Esmeralda Colino | Endocrinólogo pediatra. Madrid
Ilustraciones: Lucrecia Herranz

¿Qué son los cuerpos cetónicos o cetonas y por qué se producen?

Los cuerpos cetónicos o cetonas son unos productos de desecho de las grasas. Se producen cuando el cuerpo utiliza las grasas en lugar de los azúcares para generar energía. En una persona con diabetes se producen cuando no hay suficiente insulina para meter la glucosa dentro de las células. Las células creerán entonces que no hay azúcar y utilizarán las grasas como fuente de energía.

Cuando una persona sin diabetes está en ayunas durante muchas horas o está vomitando mucho, también se pueden producir cetonas. En este caso se producen por falta de glucosa. Al faltar el azúcar las células quemarán las grasas para obtener la energía que necesitan.

¿Cuándo se deben medir los cuerpos cetónicos?

La medición de los cuerpos cetónicos es muy importante. Es fundamental que todos los niños con diabetes sepan medirse los cuerpos cetónicos. La acetona se debe determinar siempre que un niño tenga un valor de glucemia mayor de 250 mg/dl en ayunas, o si durante el día se mantiene persistentemente alto. También es muy importante medir los cuerpos cetónicos cuando uno se siente mal o está nauseoso y durante enfermedades agudas como gripe, catarros, infecciones de orina, etc.

¿Cómo se pueden medir los cuerpos cetónicos?

Se pueden medir en sangre o en orina. La determinación en sangre es relativamente nueva, es cara y sólo hay un medidor que la realiza. Por lo que en la mayoría de los niños con diabetes se sigue utilizando la determinación en orina. Existen diferentes tipos de “tiras de orina”. Es muy importante leer las instrucciones de cada tipo para poder interpretar los datos de forma adecuada.

La determinación en sangre es más precoz ya que las cetonas se producen inicialmente en sangre y posteriormente son filtradas a la orina. La interpretación de las cetonas en sangre es la siguiente:

  • Menor de 0,6 mmol/L: Normal o negativo.
  • 0,6 – 1,0 mmol/L: Ligeramente elevado.
  • 1,1 – 3,0 mmol/L: Riesgo de cetoacidosis.
  • > 3mmol/L: Acudir a Servicio de Urgencias.

subirsubir

Causas de cetosis

  • Enfermedades intercurrentes e infecciones. Las necesidades de insulina están aumentadas durante estos periodos.
  • Olvidos de dosis de insulina.
  • Periodos de estrés.

Síntomas de cetosis y de acidosis

  • Inapetencia
  • Dolor de estómago.
  • Nauseas o vómitos.
  • Olor afrutado del aliento.
  • Dificultad de la respiración.
  • Boca seca.
  • Decaimiento general.

Si la situación sigue sin corregirse, aparecerán la tendencia al sueño y la disminución del nivel de conciencia. Si la evolución persiste se llegará al coma.


Tratamiento de la cetosis y prevención de la acidosis

  • INSULINA. Además de poner la dosis correspondiente de insulina, se deben poner suplementos. La cantidad de suplemento se puede calcular utilizando el índice de sensibilidad. A la hora de corregir la hiperglucemia, es importante tener en cuenta que no se debe bajar la glucemia más de 100 mg/dl a la hora. Los suplementos se pondrán siempre en forma de insulina ultrarrápida (Humalog o Novorrapid) y se podrá poner un suplemento cada 2-3 horas, teniendo en cuenta la cantidad de insulina que queda remanente del pinchazo anterior.

  • ALIMENTACIÓN: Inicialmente si la glucemia es superior a 250 mg/dl, no se deben dar hidratos de carbono. Sólo se administrarán líquidos sin azúcar (agua, bebidas light, caldo desgrasado...). Si la glucemia es menor de 250 mg/dl se administrarán líquidos que contengan hidratos de carbono de absorción rápida (leche desnatada, zumos,...). Se darán 1 ó 2 raciones a la hora, y se administrará la cantidad de insulina necesaria para esos hidratos de carbono. Poco a poco, a medida que el niño se encuentre mejor y pueda tolerar los alimentos sólidos, se le irán ofreciendo raciones de hidratos de carbono semisólidas (yogures, puré de patata, fruta...)

  • REPOSO. El niño no debe hacer ejercicio ni ir al colegio hasta que la cetosis desaparezca. El ejercicio haría que las células precisasen más energía que tomarían de las grasas, aumentando de esta manera los cuerpos cetónicos.

  • CONTROLES. Se deben realizar determinaciones de glucemia cada hora y de cuerpos cetónicos cada 2 horas.

subirsubir