Artículos y Reportajes

Artículo publicado en el Anuario de la Diabetes 2006 | Escrito por Dra. Esmeralda Colino. Departamento de Endocrinología Pediátrica. Children Hospital. Los Ángeles.

El estudio del DCCT (Diabetes Control and Complication Trial) demostró, en 1993, que es necesario mantener un buen control metabólico para evitar o retrasar la aparición de las complicaciones crónicas de la diabetes tipo 1. Estas complicaciones comienzan a desarrollarse ya en la edad pediátrica, lo que hace imprescindible mantener un correcto control metabólico desde esta edad. Este mismo estudio evidenció que los pacientes tratados con bombas de infusión continua de insulina (BICI) obtenían mejor control glucémico que los tratados con regímenes de múltiples dosis de insulina (MDI).

Aunque las bombas de insulina se utilizan desde finales de los años 70 ha sido en los últimos 10 años cuando ha aumentado de forma significativa el número de pacientes, tanto niños como adultos, tratados con este tipo de terapia. En la actualidad, en USA, el 8% de la población adulta con DM1 es tratada con BICI y en la edad pediátrica el año 2001 más de 7.500 niños usaban este tipo de terapia . En nuestro medio la experiencia con este tratamiento en la edad pediátrica es escasa.


¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA UNA BOMBA DE INSULINA?


Una bomba de insulina es un dispositivo que permite infundir insulina de forma constante. Su tamaño es similar a un móvil. Consta en su interior de un reservorio de insulina (jeringa de insulina precargada), una pequeña batería y un chip con memoria que permite al usuario determinar la cantidad exacta de insulina que se quiere administrar. El reservorio de la bomba infunde la insulina a través de unos tubos finos de plástico llamados catéteres de infusión, que en un extremo están conectados a la bomba y el otro extremo tienen una pequeña aguja o una cánula blanda insertada en el tejido subcutáneo. El equipo de infusión (catéter y cánula) se debe cambiar aproximadamente cada dos o tres días.


La bomba se utiliza de manera permanente durante las 24 horas el día. Una pequeña cantidad de insulina es administrada de forma continua (tasa basal). Esta insulina se encarga de mantener los niveles de glucosa en sangre en el rango deseado entre las comidas y durante la noche. Cuando se come, el usuario programa la bomba para infundir un bolo de insulina ajustado a la cantidad de hidratos de carbono ingeridos. La bomba no mide la glucemia ni decide la cantidad de insulina que debe administrar, es el paciente quien determina la cantidad de insulina a administrar en cada momento, tanto la tasa basal, como los bolos con las comidas.

subirsubir

PRINCIPALES VENTAJAS DEL TRATAMIENTO CON BOMBA DE INSULINA.


  • Mejoría del control metabólico. Se ha demostrado en múltiples estudios que existe una disminución de la hemoglobina glicosilada y de las cifras de glucemia medias. Esta mejoría se ha manifestado en niños y adolescentes diabéticos de todas las edades. Nuestra experiencia, en un estudio realizado recientemente en la Unidad de Diabetes Pediátrica del hospital Ramón y Cajal confirma estos datos con una disminución de la HbA1c de 0,6% en un año.


  • Disminución del número de hipoglucemias graves, tanto diurnas como nocturnas.


  • Mejoría de la calidad de vida. Fundamentalmente porque permite flexibilizar el horario. Además permite la administración de insulina sin necesidad de inyecciones.


  • Administración de dosis más precisas de insulina ya que permite ajustar la perfusión basal de manera continua, y permite variaciones de insulina de 0,1 en 0,1 unidades de insulina.


INDICACIONES PARA TRATAMIENTO CON BICI


Las principales indicaciones son:

INDICACIONES PARA TRATAMIENTO CON BICI
1. Control glucémico inadecuado, definido como una hemoglobina glicosilada mayor de 7%, la presencia de fenómeno del alba (niveles de glucemia mayores de 160 mg/dl en ayunas a pesar de adecuados niveles de glucemia durante la noche), o variabilidad en los niveles de glucemia diarios.
2. Historia de hipoglucemias graves o repetidas.
3. Necesidad de flexibilizar el estilo de vida.
4. Embarazo o planes de quedarse embarazada en una adolescente.
5. Bajos requerimientos de insulina al día (< 20 Unidades/día).
6. Historia de episodios frecuentes de cetoacidosis diabética.


DESVENTAJAS / EFECTOS SECUNDARIOS


El efecto secundario más importante referido hasta el momento es el incremento de episodios de cetoacidosis. Si la bomba falla y no se detecta precozmente se entra en cetosis de manera más rápida debido a que no existe un deposito de insulina en el tejido celular subcutáneo. Sin embargo, en estudios más recientes, se ha demostrado que este riesgo se reduce a medida que aumenta la experiencia del equipo diabetológico y de los pacientes.

En los últimos años se ha demostrado que el uso de BICI no incrementa el riesgo de hipoglucemia. Otra de las desventajas del uso de la BICI es el incremento de peso. Esto que fue evidenciado en los primeros estudios, no se ha encontrado en los más recientes. Un factor positivo con el uso de BICI es que con este tipo de tratamiento se necesita con menor frecuencia administrar suplementos de hidratos de carbono por presentar un menor número de hipoglucemias lo que permite disminuir el aporte calórico.

Otro de los riesgos con esta terapia es el de la infección en la zona de inyección, este se minimiza con medidas de asepsia al realizar el cambio del catéter y al no prolongar más de 2-3 días su uso.

Algunos pacientes refieren sentirse más atados a su diabetes, por el hecho de tener que llevar la bomba durante las 24 horas del día.

subirsubir

REQUISITOS AL PACIENTE A LA HORA DE INICIAR EL TRATAMIENTO CON BICI


A la hora de iniciar la terapia con BICI es importante que el paciente cumpla con una serie de requisitos, así como de que tenga el respaldo y ayuda de un equipo diabetológico durante las 24 horas del día.

Los principales requisitos son:

PRINCIPALES REQUISITOS AL PACIENTE
A LA HORA DE INICIAR EL TRATAMIENTO CON BICI
1. Realizarse al día al menos 6 controles de glucemia capilar.
2. Saber contar hidratos de carbono y calcular la insulina necesaria.
3. Saber corregir una hiperglucemia.
4. Saber corregir la tasa basal ante el ejercicio.
5. Saber utilizar correctamente la bomba (técnicamente).
6. Los pacientes menores de 7 años deben tener la supervisión constante de un adulto.
7. Tener un equipo diabetológico de ayuda durante las 24 horas al día.


EL FUTURO DE LAS BOMBAS DE INSULINA


La investigación en el tratamiento con BICI es bastante activa. Actualmente se está investigando la posibilidad de poder utilizar los sistemas de infusión cerrada con bomba implantable. Se trata de implantar una bomba de insulina en el abdomen de un individuo diabético que permita infundir insulina directamente. A su vez, a esta bomba le llegaría información de un reflectómetro que estaría determinando la glucemia de manera continua. La bomba, mediante una serie de algoritmos que se habrían introducido en ella previamente, sería capaz de decidir por si sola la cantidad de insulina a administrar.


CONCLUSIONES


La bomba de insulina es una buena herramienta de tratamiento de la diabetes tipo 1 en niños y adolescentes de cualquier edad, ya que permite mejorar el control metabólico sin aumentar la incidencia de complicaciones agudas. Hoy por hoy, la bomba no “decide” por si sola, sino que es el paciente el que tiene que determinar la cantidad de insulina a infundir en cada momento. Sin embargo, se está investigando la posibilidad de que sea la bomba la que en un futuro sea capaz de determinar la cantidad de insulina a administrar según las glucemias que el paciente tenga en cada momento.



subirsubir